CURSO SUPERIOR DE GESTIÓN DE OBRAS DE REHABILITACIÓN

CIENCIA Y ESTUDIO,
conocimiento propio de las cosas por sus principios y causas para enseñar sobre ellas. 

Desde Cumalsa, S.l. por cuarto año consecutivo,  Manuel Álvarez, director de la empresa, perito y experto en cubiertas metálicas,  sigue impartiendo clases en materia de funcionamiento y comportamiento físico-químico de los materiales zinc y cobre en cubiertas a un selecto grupo de alumnos y alumnas del Curso Superior de Gestión de obras de rehabilitación que gestiona el Consorcio junto con la Fundación laboral de la Construcción  en Santiago de Compostela.


Este tipo de clases de postgrado, están orientadas a enseñar el comportamiento físico-químico  de los metales zinc y cobre en cubiertas y sus adyacentes, a la vez que medidas han de tomarse para conseguir su máxima vida útil. Todo basado en un conocimiento propio de los materiales que se trata, por  sus principios y causas, de  una ciencia empírica que  proviene  de investigaciones de campo y laboratorio  realizadas por el propio autor durante su carrera profesional.
Investigaciones de campo, ensayos de laboratorio y una amplísima  trayectoria profesional permiten al autor  adquirir datos inéditos y conocimientos dignos de compartir. Lo que a la vez da paso a manejar cierta ciencia forense que permite auditar y peritar cubriciones con una precisión muy aproximada del origen de las patologías que sufren las cubiertas. y como no, su posibles soluciones.

Diversas universidades, entre otras,  como la UANL , universidad autónoma de Nuevo león en su Facultad de Ciencias Biológicas, o  la UJAP de La ciudad de Venezuela en su facultad de ingeniería mecánica se hacen eco de algunos de los diversos  artículos de Manuel Álvarez  incluyéndolos en sus programas de estudio.

Cumalsa, S.l.

CAMBIO DE TONALIDAD EN LA CHAPA DE ZINC

UNA VERDADERA ODISEA , DECIDIRSE POR UN ACABADO U OTRO EN LA CHAPA DE ZINC

Hay que empezar por decir que los fabricantes nos tienen absolutamente confundidos con su interminable paleta de colores (acabados en la chapa de zinc). Es tal la propaganda de unos y otros que hasta hacen creer que la calidad del zinc va en sintonía con el nombre propagandístico, puro marketing, con el que identifican las tonalidades. Ejemplo: Muchos  creen que  en  el zinc al  cuarzo, otros en el zinc al grafito,  etc, etc, uno por ser de color gris y otro de color negro, ya no digamos de otros nombres, que no se entienden de donde pueden salir ni que significan, al final  todo una pantomima,  solo se trata de una tonalidad  superficial que dependiendo del pigmento se logra un color u otro. Sí, por muchas vueltas que les den, es una aplicación superficial aplicada una vez el zinc laminado, vamos que como si de pintar la chapa de un coche se tratase, aunque con otras características. Solo hay que preguntar si esta garantizada la tonalidad del zinc en el tiempo, nos van a decir que si, pero no nos lo va a certificar, es que ni tan siquiera aseguran una igualdad de tonalidad si se piden partidas diferentes.

Nos hemos encontrado con casos en los que pasados unos, pocos años, zinc de color negro en origen se ha tornado en gris, con el de color gris no hay que decir nada  ya que el zinc natural va a adquirir ese color final, con otros coloridos ya lo explicamos en adelante.
Cientificamente está  demostrado que el zinc, a la intemperie, torna a adquirir su tonalidad característica, es decir, la que adquiere si se utiliza chapa simple, el de siempre, sin ningún tipo de acabado superficial. El caso es que el zinc, se ponga como se ponga es zinc y la pintura lo único que hace es satisfacer la vista, bueno y los bolsillos. No hay que perder de vista que el precio final del zinc, por eso de resultar más atractivo, resulta también mucho mas caro por ir pintado. Un dato importante. la mayoría de nuestros peritajes surgen en cubiertas de zinc pre patinado, ¿por qué será?

Casi siempre que nos disponemos a realizar una cubierta de zinc, se nos hace   la misma pregunta. ¿cómo va a ir variando el color del zinc ?. ¿Cuánto tiempo va a durar ese color natural característico blanco agrisado con viso azulado y lustre metálico intenso?  Respuestas inconcretas pueden conducirnos a la elección de un zinc prepatinado para salvar esa transición obligada que va a ir sufriendo el zinc. Sin duda, el zinc prepatinado ofrece una apariencia visual totalmente diferente, más homogénea. Llega a obra provisto de un film, que no con poco trabajo   una vez instalado se retira, ofreciendo un aspecto espectacular que casi justifica el elevado precio.
El que el zinc sea prepatinado, no garantiza la perpetuidad ni tan siquiera la homogeneidad del color, ni exime al metal de ulteriores reacciones por mucho que nos lo aseguren, pues los resultados que vamos viendo en nuestras investigaciones  nos confirman  las preocupantes alteraciones que podemos razonar. Pero el objetivo de este artículo es el explicar como se va tornando el color de la chapa en el tiempo, y.
 

HE AQUÍ LA RESPUESTA

Ese color brillante va a permanecer muy poco tiempo, en algunas atmósferas pude cambiar el color en  horas coincidiendo con la noche,  así se puede entender de que el proceso sea más o menos largo va a depender de la atmósfera reinante y de los contaminantes que porte, en cualquier caso es más cuestión de días,  que de meses o años como algunos aseveran.

Entre muchas otras, tiene esa propiedad el zinc de que en contacto con el aire seco él  conserva su color y  brillo a la temperatura ordinaria; en el aire húmedo se cubre de una película gris, que preserva a las capas inferiores de ulterior oxidación. Esta película está formada por una mezcla de hidróxido y metal; al cavo de algún tiempo toma  color blanco por la acción del ácido carbónico, formándose carbonato bárico hidratado, este se adhiere bien pero es soluble en el agua que contenga anhídrido carbónico y amoniaco. La oxidación del zinc es tanto mayor cuanto  más grosera   es su estructura cristalina.

Como producto secundario se forma peróxido de hidrógeno. El aire en movimiento oxida más el zinc que el aire en reposo. Según la proporción de gas carbónico que contenga, el aire húmedo actúa con distinta intensidad; la acción es más enérgica en presencia de gas sulfuroso.

Curiosamente ya W.H. Seamón  investigo sobre este proceso de transformación dictaminando que el mismo zinc resulta protegido por la capa que en él se forma por la acción del aire, parece que esta capa hace al zinc muy resistente aún para el agua que contenga 0,5 gr. de anhídrido sulfuroso o de anhídrido carbónico por litro.

En atmósferas contaminadas, el hidróxido de zinc formado inicialmente reacciona con los contaminantes para formar sales básicas. Estas sales se van formando por zonas y aumentando progresivamente hasta unirse todas ellas dando lugar a esa capa protectora que protegerá la chapa.

En las dos imágenes anteriores vemos la primera que se corresponde a zinc natural, la siguiente a zinc pre-patinado.

Podemos deducir que el proceso de cambio de color en la chapa  es relativamente corto. En algunas zonas geográficas el cambio de tonalidad se puede producir en un par de días siempre que se coincida con la atmósfera adecuada. En cualquier caso el zinc natural  va a dejar su brillo en tiempo muy breve.

En las imágenes siguientes podemos ver, además de otros fenómenos, como cambia radicalmente el color de la chapa de zinc. La imagen de la derecha nos muestra una chapa que  en origen era de color negro, color que aún sigue conservando en su parte interior, todo lo contrario a la exterior que no se diferencia si en origen fue natural o de color negro. Resultado más llamativo vemos en la imagen de la izquierda, en este caso la chapa era de color rojo, de manera, a primera vista, inexplicable se va desprendiendo  del pigmento dejándose ver el color natural. Se da la circunstancia de que en la cubierta que se puso chapa con este acabado rojo o granate, se hizo una secuencia de coloridos diferentes con otras chapas de tonalidad gris, verde y alguna más. Curiosamente, todas las chapas presentan el mismo estado de decoloración y no solo eso, lo más lamentable, la cubierta requiere de su recogida.
Parece que este zinc nadie lo fabricó y ningún técnico da explicaciones de como pueden suceder tales cosas. Nosotros si sabemos y así lo hemos explicado, porqué hubo esas pérdidas de color y llega el zinc incluso a la corrosión. 

chapa de color negro, después de unos años, en origen era como vemos la parte interior

 

estado de chapa pigmentada pasando 10 años
Chapa que fue de color rojo, véase el estado después de 10 años

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Para evitar este proceso visual de cambio de tonalidad se suele acudir a la elección de chapa pre-patinada de nombres comerciales conocidos,  a priori no tienen más que  un color diferente desde el inicio, a parte del precio significativamente  mayor, el color ,similar al que la chapa de color natural va a adquirir en breve plazo de tiempo. Nos referimos siempre a pre-patinados que se asemejan al  color final del zinc natural, las demás ofertas de colores tienen otro comportamiento si bien la tendencia hasta ahora es la de ir perdiendo el pigmento, así lo podemos observar en la imagen siguiente.
Podemos observar otra imagen, un zinc pigmentado del que es difícil deducir el color  se intuye que fue de tono rojizo. Lo que   si sabemos que no es natural.
Han pasado a penas 10 años y  vemos claramente   como va desapareciendo  parcialmente  el pigmento dejándose ver el color natural  . De esta forma, el zinc empieza con su proceso natural e ira manifestando chorretones blancos sobre la chapa, terminando por presentar una tonalidad más bien desagradable, es decir,  no teniendo nada que ver con esa tonalidad perpetua que se le presumía cuando se instaló. Por otra parte, estas alteraciones pueden acarrear algunas consecuencias más graves que la simple perdida de color. En algún otro artículo hablamos de las patologías que pueden devenir a consecuencia de la pérdida deshomogeneizada del pigmento.

la siguiente imagen corresponde a la misma cubierta de la que se extrajo la muestra de la imagen anterior. En esta última se ve claramente la diferencia de tonalidades cuando va desapareciendo el pigmento. 

 Nota: todos los artículos y publicaciones que se hacen en la Página Web de Cumalsa, S.l. proceden de sus propias investigaciones tanto de campo como de informaciones recopiladas de diferentes textos asociados con la materia. Por lo que están amparadas por derechos de autor.  Se prohíbe  el copiado o la difusión por otro cualquier medio sin permiso expreso del autor.

M. Álvarez

EL ZINC TAMBIÉN LUCE EN LA  U.C.A.V. (UNIVERSIDAD CATÓLICA DE ÁVILA)  

La Universidad que rinde con su nombre homenaje a la Santa de la Tierra, Santa Teresa de Jesús, Universidad Católica de Ávila. Un    colosal edificio, antiguo colegio de huérfanos ferroviarios, en la actualidad Universidad. Perimetrado por paredes de granito y tejado de pizarra requería de escaleras de servicio que se has situado en la parte posterior del edificio. Un proyecto complejo, pues se trataba de conjugar lo moderno con lo clásico. las escalera se elevan desde el suelo hasta el tejado en la fachada posterior del edificio creando un impresionante impacto visual. Y como no, nada mejor que la chapa de zinc para vestir y proteger tales añadidos. Son dos las escaleras que rompen por completo la línea natural de la fachada, pero se ha logrado   tal la suntuosidad, que da la sensación de ser esa la fachada principal, la entrada más noble del edificio.

 

Se ha elegido zinc natural de 0,7 mm “ELZINC” que se instaló sobre entablado de madera de pino,  estudiado escrupulosamente la instalación, dándole a las chapas longitudes y formas  teniendo en cuenta, distancia espacio.  Se han tenido en cuenta un factor crucial para definir la instalación, conscientes de lo significativo del edificio. Miles de alumnos en periodo de estudios, de observación, cientos de profesores van a ver día tras día esas cubriciones de zinc, teníamos que conseguir atraer todas las miradas, crear inquietud  y no defraudar. Finalmente se consiguió un trabajo espectacular que invita a su diaria contemplación. Tiene esa ventaja el zinc, de ser dinámico y cambiante.

Manuel Álvarez

 

 

 

 

 

 

 

 

ZINC- MADERA

UNA APUESTA SIN RIESGO.

Se nos conoce por ser críticos, lo tenemos que hacer ante resultados adversos de un metal como es el zinc,el zinc, se deja trabajar, permite que se le amolde a cualquier geometría sin perder su   esplendor, sin embargo, algunas manos sin escrúpulos, sin conocimientos, condenan al metal desde su instalación a la más absoluta destrucción, sin dejar de mencionar a quienes hacen reparaciones chapuceras.
No nos cabe menos también que destacar esa magnificencia del zinc, esa bondad  , de adaptarse a los proyectos más exigentes, además de garantizar una vida útil muy longeva codeándose con cualquier otro material de los que se emplean en cubiertas.

Es emocionante tener la posibilidad de escribir este artículo que se refiere a una construcción en las entrañas de la sierra.
En plena sierra madrileña, en una urbanización de lujo no podía faltar el zinc y allí lo pusimos, en un chalet que se sale totalmente de lo tradicional de la zona, en donde priman sobre todo sobrias construcciones de piedra y tejados mayormente de pizarra.

Se trata de una construcción de última generación, realizada íntegramente en madera. Nada mejor que la chapa de zinc para cubrir el coqueto y singular chalet.  El zinc encontró su sitio en la cubierta y en los bordes, superando en belleza los demás materiales a la vista. El zinc servirá de escudo   protector ante las inclemencias temporales que reinan en la zona, vientos, lluvias, granizadas, nevadas, superará a los  meteoros más adversos permaneciendo  definitivamente inalterable aportando a la vez luz y esplendor.  Eligieron a Cumalsa, S.l. y nosotros   elegimos  chapa de zinc natural de 0,7 mm “Elzinc”, que instalamos como mandan nuestros cánones, sobre un sólido enrastrelado y entablado de madera de pino. La instalación requirió de una minuciosa planificación para lograr una armonía acorde con la línea del edificio y una plena conjugación con los recubrimientos de madera. Definitivamente se consiguió darle a la edificación, rodeada de vegetación,  ese aporte de distinción inigualable que ofrece el zinc en una cubierta de este estilo. Termina atrayendo, encantando  las miradas más exigentes, por el atractivo que expresa, se hace difícil no pararse a contemplarlo.

Manuel Álvarez

SOLUCIÓN A UNA CUBIERTA DE ZINC EN MAL ESTADO

 

Muy frecuente es ver cubiertas de zinc en mal estado. la primera pregunta sería ¿ por qué está en mal estado?  pero,  ¿Tienen remedio, se pueden reparar?.
El primer episodio es que nos salta la alarma   cuando vemos humedad en el interior de la vivienda, generalmente en los techos, humedad que se puede manifestar de formas muy diversas, generalmente manchas negras o de tonalidad marrón que se presentan en forma de lágrimas que se van extendiendo, muy diferente es cuando se produce la gotera.
las manchas negras se originan después de entradas de humedad cíclicas, muy tenues que quedando custodiadas por los materiales de fábrica, los irán descomponiendo y floreciendo así como manchas de moho polvorientas una vez secas. las de tonalidad marrón, al igual que las otras, también corresponden a entradas de agua cíclicas en pequeñas cantidades, en este caso, el agua se vaporiza y se termina condensando entre el raseado y la pintura de acabado, al descomponerse la pintura se originan esas manchas del color citado. Se presenten como se presenten las manchas, lo cierto es que son de humedad y ella tienen que venir de algún sitio y es ahí cuando llegamos a desconfiar de que algo está pasando en la cubierta.
Lo peor en una cubierta de zinc es cuando se empiezan a producir esas filtraciones   ínfimas, que ni nos imaginamos. Aquí es cuando entra en juego la función de los complementos,  Ya sabemos que se suelen recomendar láminas que endulzan la vista de cualquiera. Pues si por algún motivo dejase de funcionar la cubierta, ahí está la lámina que, entre otras cosas” va actuar como una “segunda cubierta”. Falso, todo falso, la lámina puede sacar de algún apuro pero nunca, nunca actuar como un cubierta de perpetuo.

la triquiñuela está en que no vamos a saber que la cubierta da problemas hasta que la lámina los da también y esto hay que explicarlo bien:   Una cubierta de chapa de zinc es fiable, por tanto sobran los complementos  impermeabilizantes.   la chapa de zinc unida a una instalación eficaz  tiene que rendir. Eso de poner algo “por si acaso” ya genera alguna duda, se concibe de antemano que el zinc puede llegar a dar problemas.  Es como si nos compramos una gabardina  de última moda,  y como complemento nos ponemos un impermeable por si cala la gabardina, no tiene sentido. Tampoco estamos en contra de que se ponga algún complemento, eso sí, ¡Ojo con lo que se hace! ya que esos complementos pueden ser  los que destruyan el zinc. Está comprobado y sentenciado que en muchos casos, por no decir la inmensa mayoría,   los complementos son los que arruinan la chapa de  zinc.

Muy importante; Veamos: generalmente, cuando  la chapa de zinc permite la filtración es más bien por leves roturas, por algún desajuste o por picaduras localizadas.  cuando por cualquier de estas causa  se inician  filtraciones , empiezan siendo muy ínfimas, se traducen en leves gotas de agua que muchas veces ni se separan de la cara interior de la  chapa, evaporándose contra la misma dejando un pequeño residuo de hidróxido. Claro, es imposible que esto se sepa, ya que no hay ninguna alarma que nos los indique ni ningún indicio del que podamos deducir que algo está pasando. (Me paro aquí para decir que; cuando se producen roturas, desajustes o picaduras, suele ser mayormente porque la cubierta ya nació viciada, y está interaccionando desde el primer día, por tanto, me permito decir que es muy recomendable que un experto audite la cubierta no más allá de pasados los dos primeros años de vida, el experto, por su ciencia ha de saber si la cubierta presenta algún síntoma )

Reparaciones con masillas que dan lugar a la corrosión de la chapa
Chapas destruidas a causa de la corrosión (Instalación y reparación deficientes)

Precisamente, esas pequeñas grietas, o picaduras que comienzan siendo casi microscópicas van a ir aumentando a consecuencia de las corrosiones que en ellas mismas van a ir generando,   esos pequeños residuos de hidróxido que he mencionado,  van aumentando y quedando atrapados entre la cara interior del zinc y las láminas, empezándose  generar una masa de carbonato que ella misma interacciona de forma electrolítica con la chapa llevándola a la destrucción total hasta el punto de hacerla desaparecer.
Explicado por encima uno de los principales episodios que pueden ocurrir en una cubierta, llega la pregunta. ¿EXISTEN SOLUCIONES ?  Si se acude a tiempo, hay muchos casos en los que se puede dar solución. Aunque aquí también tengo que mencionar que muchas veces acudiendo a tiempo, más que solucionar se agrava el problema. Me refiero a que cuando se detecta algún problema en la cubierta de zinc, ha de ser un profesional quien estudie debidamente la solución y trabaje con los materiales adecuados, es decir ZINC Y ESTAÑO. En aquellos casos que con un estudio minucioso se pudo planificar una solución ideal, acude el atrevido el alquimista con sus productos fantásticos ( telas, pinturas, amalgamas ) y a la porra la cubierta, lo peor es que se llevan una pasta por hacer un mal trabajo. (veamos unas imágenes en la que en un conjunto de cubiertas, dos se pueden mantener, sin embargo a una no se llego a tiempo, precisamente por haber utilizado productos inadecuados)

una de las cubiertas exigía de su cambio total. Se planifico el soporte adecuado. las otras cubiertas se pueden mantener.
Cubierta realizada nuevamente con chapa de zinc sobre un entablado de madera de pino

Pese a quien le pese, Una cubierta de zinc no se puede reparar en ningún caso con telas, con pinturas ni con masillas. Una cubierta de zinc se repara con zinc y estaño. Bien se sabe que reparando con estos materiales los problemas se van sucediendo años tras año, hasta que se llega a la desesperación y es entonces cuando el agraviado entra en desesperación y empieza a documentarse. En la mayoría de los casos, el único remedio es la retirada total de la cubierta asumiendo íntegramente los costes, con pocas posibilidades de reclamación.  

Manuel Álvarez

LA SINGULARIDAD DEL COBRE

Según la leyenda, el cobre fue descubierto por Ciniras hijo de Agriopas, en Chipre, o por Ionos Rey de Tesalia. En Roma se conservan vestigios de la importancia que tuvo el cobre en la antigüedad.  la mayoría de los objetos de culto eran de cobre.

Metal  duro, brilante, tenaz, muy maleable de color rojo amarillento , el que ya figuraba entre los siete metales conocidos de los antiguos. Precisamente, para los antiguos, Venus engendraba el cobre.  Es tal la importancia del cobre desde la antigüedad que ya se menciona en el Antiguo Testamento llamándolo Nehósheth, de Nohásh,  es  la traducción de los Setenta chalkos y el la Vulgata aes. las primeras noticias relativas al aes, se encuentran en el segundo libro de Moisés, capitulo 27 y 30 “Cornua autem  per quator  angulos ex ipso erunt; et operies ilud aere ( y de el saldrán unos remates a las cuatro esquinas, y lo cubrirás de cobre).  En Egipto corresponden a la edad del cobre las sepulturas descubiertas en Nagada y Ballas que se refieren al 4º o 5º millar antes de J.C.  pero todavía el Cetro de Pepi l era de de cobre.
En el siglo X el valor del cobre era tal, que con siete peniques se podían comprar 60 libras de trigo. Los albañiles de la catedral de Müster cobraban de uno y medio a dos peniques al día.

Los más  destacados maestros de obras y arquitectos  ancestrales han sabido ver  que el hoy  histórico y noble metal ensalzaría sus majestuosas edificaciones, haciéndolas perdurar protegiéndolas por siglos . Eligieron el cobre con sabiduría, pues a buen seguro que veían en él no solo su atractivo, su sobriedad, sino que el metal presumiblemente más duradero que tenían al alcance, sustituto nada menos que del oro, o la plata. Lo eligieron  sobre todo para coronar singulares cubiertas y esbeltas cúpulas ornamentadas que en la actualidad ofrecen esa belleza,  belleza inigualable inimitable por cualquier otro material, esplendor sumado a infinita durabilidad. Tiene esa generosidad el cobre de reflejar  las tonalidades circundantes dentro de su escrupuloso cartel de coloridos propios que va adquiriendo a diario.
“la libertad iluminando al mundo” la Estatua de la libertad, uno de los monumentos más famosos diseñado por Bartholdi estructurado por Gustave Eiffel, está vestida de cobre. De esa vestimenta se encargó Eugéne Viollet, el fue quién rebuscó en los diferentes tipos de cobre para  su aplicación  en el histórico monumento.

Después de leer el preludio , podría a cualquiera,  dar la sensación de que , pensar  en el cobre como para cubrir una construcción actual, se sale del alcance. Pues no, no es inalcanzable, evidentemente difiere mucho en precio de los materiales tradicionales. Conscientes de que muchas veces se rebusca entre los materiales más novedosos y que valen una pasta para significar envidiosas algunas edificaciones, se deja un poco de lado la cubierta o se pone en ella menos empeño sin tener en cuenta de que el último tramo de cualquier edificación es la cubierta.  Hacia  la cubierta    se terminan dirigiendo todas las miradas, no solo eso, es la que de perpetuo va a cobijar el edificio sea cual sea. Por tanto, la cubierta debería ir en armonía con el resto de materiales que se empleen vistos, no solo eso, ha de superar la cubierta la calidad de cualesquiera de los materiales que se empleen en la construcción.

El cobre, metal  noble, a priori más caro que otros materiales al uso, se puede valorar para hacer una cubierta. Se dan infinitos  casos en los que soluciones aparentemente más económicas terminan siendo sustantivamente más caras, incluso disfuncionales, lo que significa mucho más caras aún.  Hay que decir que una cubierta de cobre ,realizada por  expertos , tiene todas las garantías de durabilidad, pero para su lucimiento requiere de que  la edificación   ofrezca cierta singularidad. Definitivamente cualquier cubierta de cobre, además de ofrecer una belleza inigualable,  se irá sumando a las majestuosidades ya existentes.

La chapa de cobre, de un inicio brillante que roza lo escandaloso , pronto se va enrareciendo,   tornado  en una paleta de coloridos indescriptibles e irrepetibles ya que día a día va adquiriendo nuevas y diversas tonalidades que responden a la luz solar según la intensidad con la que le  impacte. En un breve espacio de contemplación, el cobre, puede ofrecernos multitud de  coloridos abstractos, distorsionados que enganchan la curiosidad de los más exigentes.
Hay que destacar que el cobre es un metal generoso, noble, maleable, se deja trabajar. Él, es servido principalmente en bobinas laminadas en determinados grosores. Para su aplicación todo depende de la mano del hombre, el hombre que lo tiene que tratar como él se muestra, mimándolo, trabajándolo con especial profesionalidad, buscando las formas más idóneas para que termine ofreciendo todo su esplendor.
Lo que no pasa con otros materiales. Ya empieza a llamar la atención el soporte,

soporte; techo de madera de castaño, doble aislamiento y tabla de pino
soporte; techo de madera de castaño, doble aislamiento y tabla de pino
soporte de madera de pino. inicio de instalación de chapa de cobre

comienzan a surgir las primeras dudas, un entablado de madera en una cubierta llama mucho la atención, hasta el punto de que algunos opinan que es el material definitivo. El caos llega cuando se empieza a ver el cobre,    muchos no saben ni lo que es, o no se atreven a identificarlo. Algo que brilla tanto en un tejado…..  y así. los más curiosos van siguiendo la obra a ver que resulta, no pierden detalle haciendo un seguimiento diario. Día a día van viendo que la cubierta cambia de color . Una vez que el cobre instalado comienza el espectáculo, todo comienza por las miradas populistas que se atreven a las opiniones más diversas, y a las preguntas más inverosímiles.  ¿Ese qué material será?, Parece cobre, pero no será porque es muy caro.  y ¿Qué le pondrán por encima?o también, algunos no saben que hacer con los cuartos…..  hoy ponen una cosa y a los dos días la cambian. Comentarios de estos los hemos podido escuchar cuando hacemos este tipo de trabajos.

Así va pasando el tiempo, mudándose el cobre a diario con   diferentes tonalidades,

Cabezal de cobre recién instalado
pasados unos días desde a instalación
Aspecto general de una cubierta después de pasados 20 días

desiguales dependiendo de la hora o momento en que se mire, ofreciendo   su espectacular belleza, cautivando y endulzando las miradas de propios y extraños. Así irá permaneciendo en el tiempo hasta llegar a interminable vejez vistiéndose de definitivo verde intenso.

Manuel Álvarez

QUIERE UNA CUBIERTA DE ZINC O LA TIENE, LE PUEDE INTERESAR ESTE ARTÍCULO

  ¡ LÉALO ¡

Para empezar: Creemos en el zinc. Sabemos que el metal, salvo que investigaciones que estamos realizando sobre el material actual nos demuestren lo contrario, reúne condiciones suficientes para su empleo en cubiertas.
Cubiertas con más de 100 años están en perfecto estado de funcionalidad , con su exigente necesidad de control y mantenimiento, en la actualidad siguen ofreciendo su espectacular belleza.

¿Somos conscientes de que problemas muy  serios de disfuncionalidad están terminando con demasiadas  cubiertas de zinc? Principalmente, las corrosiones en la chapa están arruinando muchas cubiertas. Quiero decir con esto que muchas cubiertas de zinc están en estado crítico, inservibles y sus propietarios ni se lo imaginan.

Son ya muchos años y muchos artículos los que venimos publicando sobre el resultado de algunas cubiertas de hoja de zinc. Son cada vez más las personas que nos llaman desde diferentes puntos de nuestra geografía   para preguntarnos sobre rarezas que presentan sus cubiertas tanto de zinc como de cobre. (el comportamiento de las cubiertas de cobre merece de otro apartado diferente) Cubiertas que se pueden encontrar entre los 15 años de vida y que presentan  un  estado enfermo totalmente ruinoso. la pregunta de siempre ¿ Como el zinc, metal de toda confianza ,  termina pudriéndose ?. Lo más llamativo es que a pesar de ser de sobra conocidos  los  comportamientos adversos, nada puntuales, del zinc, nadie se pronuncie sobre ello y se sigan recomendando y realizando los mismos sistemas de instalación que presumiblemente llevan la chapa de zinc a la ruina, es decir, que muchas cubiertas nacen viciadas y no se estudia sobre ellas   para evitar lo evidente. ¿ o se sabe del origen del daño y no interesa atajarlo ? En CUMALSA, S.L. venimos estudiando el comportamiento físico, químico y mecánico  de las cubiertas metálicas desde hace unos 20 años, contamos con datos fiables y damos una información veraz  sobre los resultados que vamos obteniendo.

No nos pronunciamos en vano ya que algunas reclamaciones han llegado ya a los Tribunales. No deberían  pasar desapercibido en el sector de los techadores  Sentencias judiciales publicadas, en las que Tribunales, a pesar de no ser expertos en la materia, se esfuerzan en el estudio  y reconocen las periciales de este autor  haciendo valer datos científicos, pronunciándose     sobre el comportamiento del zinc definiendo  muy bien en términos jurídicos  y científicos  las causas de sus ruinas, es llamativo también que los fallos terminen culpando, recayendo en los instaladores, o tímidamente a los facultativos básicos. ( vaya por delante un reconocimiento a todos los techadores que día a día a día afrontan tantas inclemencias, frío, calor, lluvia y lo que venga dejándose llevar muchas veces por las recomendaciones de sus proveedores, los que finalmente y en caso de adversidad “levantan el ala y vuelan”).  Pues bien, a pesar de ello, siguiendo, creo yo, las recomendaciones de los proveedores, son a quienes les “encaloman el muerto” . los vendedores, entrenados para vender más que para dar soluciones técnicas,  los que lo promocionan, los que se hacen llamar fabricantes las esquivan todas, es decir, quedan impunes, cuando ellos deberían de ser, salvo incuria en la instalación,que no carece,en algunos casos , de ella,  quienes diesen las verdaderas razones de porque el zinc, su zinc, termina arruinado, con las consecuencias económicas, incluso emocionales que eso conlleva.No haría falta repetir, pero insisto que   en principio, la chapa de zinc es perfectamente apta para ese trabajo de impermeabilización que se le encomienda, además, está de sobra contrastada su longevidad útil. Pero hay que recalcar ¿ Porque se corroe el zinc, porqué no se habla de este fenómeno, que intereses hay para ocultar lo que es evidente? . Pero si es tan sencillo como realizar una cubierta en debidas condiciones para tener una cubierta como las de antes, digo como las realizadas unos 30 años atrás. ¿porqué no se hacen así y sigue el empeño en recomendar esos soportes que muchos de ellos son precisamente los que acaban con el zinc?
Catálogos por aquí y por allá surtidos de imágenes  adornadas de pura poesía. Que si las condensaciones, que si las láminas de “ventilación” varias marcas, varios tipos, que si cubiertas frías, cubiertas calientes y no sé si también templadas, es decir; que siendo de tanta calidad la chapa de zinc, por qué se  recomiendan adyacentes para que funcione y resulta que precisamente algunos de esos adyacentes son los que las destruyen ¿falta de conocimientos o interés económico a costa de lo que sea? ¿Porqué no se enseñan imágenes de cubiertas en mal estado y se reflexiona sobre ellas ? Estoy en condiciones de poder señalar alguna cubierta totalmente inservible,  realizada con lámina bajo el zinc, lamina   serigrafiada a conveniencia
y por tanto recomendada. También estoy en condiciones de defender que la ruina del zinc viene a causa de esa lámina que se utilizó.

Reparaciones preventivas previas a la ruina de la chapa

Algunos propietarios,  todos los que nos llaman, les ha pasado lo siguiente: algún día, por casualidad aparece una mancha en el techo, aunque empieza la inquietud, no se le da mucha importancia pero, cada vez que llueve la vista ya se dirige a ese punto y se ve que la mancha va a más, automáticamente se asocia con la cubierta y ya se pone en marcha el mecanismo de la reparación llamando a alguien, generalmente   de confianza. Generalmente el cercano o de confianza, con la mejor voluntad hace un apaño haciéndolo creer que es definitivo. De momento, se aletarga la inquietud, pero no tarda en sucumbir y se vuelve a ver la mancha con más intensidad y ya algunos se atreven a subir a la cubierta,   pasan de inmediato de lo que fue inquietud   a la desesperación, ven con sus propios ojos que las chapas están descompuestas, algunas ya ni existen. Ojo a este dato y vuelvo a las láminas. las láminas son muy prestativas, pues se suelen recomendar con el añadido de por si acaso, es decir, que además de todo eso de actuar como barreras de vapor, favorecer una cámara de ventilación y otras majestuosidades, si no funciona el zinc, no pasa nada, funciona la lámina. Pero claro, no sabemos que el zinc no funciona ya que la lámina es su escudo, lámina, este último elemento es preventivo y dejará también de funcionar, cuando ya no lo hace   la humedad aflora en el interior, ya, ya, este proceso dura unos años. al final, cuando la lámina ya no funciona, el zinc en muchos casos  ni existe, que es cuando puede aparecer el experto dictaminando que hay que retirar la cubierta, el propietario entra en desesperación y no le queda más remedio que apechugar con el daño ya que muchas veces ya han prescrito las responsabilidades, bueno o no. El caso que la lámina, o algunos de los soportes recomendados sirven también para enmascarar y pueden llegar a permitir evitar responsabilidades.

VER IMÁGENES RECIENTE5S.

Manuel Álvarez.

Este artículo está protegido por derechos de autor.. No se permite el copiado, el empleo ni su difusión sin permiso expreso y por escrito del autor.

PUEDE UNA CUBIERTA DE ZINC RESULTAR INEFICAZ

¡CLARO QUE SÍ!

Hay que significar que la chapa de zinc, en principio, dado que se debe fabricar bajo unos parámetros específicos, presumiendo que así se hace,  cumple con   los requisitos que le permitirán  ofrecer una vida útil una vez  instalada profesionalmente.

La realidad, en numerosos casos que nos encontramos, es muy distinta. Pese a quienes les pese,   numerosas cubiertas de zinc acusan problemas. Entre otros, los que mayormente vemos son corrosiones en el metal, corrosiones de las que bien conocemos su origen.

Quienes hayan proyectado o  adquirido una cubierta de zinc, podrán recordar qué más que la recomendación, se impone la necesidad de poner una lámina intermedia   para que la chapa de zinc sea durable, se dice de esta lámina que favorece la ventilación, que elimina las condensaciones y a la vez es impermeable, es decir, que si hay alguna filtración de agua,  la lámina, como es impermeable la va a custodiar hasta su evaporación o la conducirá fuera de la zona de riesgo. Que majestuosidades tendrá la lámina que si o sí se debe de poner aún sobre un entablado de madera separado. Pero si la lámina sirve como elemento de ventilación y la “ventilación es necesaria” como si de un organismo viviente se tratase, eso dicen o dan a entender, ¿ no se logra mejor ventilación con un entablado separado  realizado con madera compatible con la chapa de zinc, que por si fuera poco, el entablado dista centímetros del soporte continuo?   Sencillamente no tienen sentido, pudiéndose calificar de aberrantes alguna  de  las recomendaciones.  Siendo conseguida  una cámara de aire generosa y fuera de dudas, con todo ello atreverse aún así a seguir recomendando   la lámina X, para ventilar. ( llamo x para no citar nombres comerciales)   Por si esto fuera poco, se la atribuyen también a la lámina otras prestaciones como la de favorecer la ventilación interior del zinc, dicen algunos que el zinc   necesita de una cámara de ventilación para su buen funcionamiento, es decir de una lámina alveolar, de nódulos, o como narices se la quiera llamar. Resulta que en la cara interior de la chapa se producen condensaciones, ellas pueden llegar a destruir el zinc y con la lámina no pasa nada, todo resuelto.  Una ligera explicación científica nos podría ilustrar de como se originan las condensaciones en las superficies ocultas de la cubierta que a ningún ilustrado de facultad se le puede escapar, a  modo de resumen, podríamos decir que las condensaciones se originan por la destilación del aire húmedo, vapor o gas que se concentra en los diferentes espacios bajo la chapa de zinc y ahí se te queda eso.
En cualquier caso, los recomendantes de esas especiales láminas tienen la alternativa de que no se les vaya abajo el negocio, ” chiringuito” siempre pueden recomendarlas como intermedias entre las posaderas o espalda en diferentes elementos de asiento o respaldo, que bien necesaria sería una cámara de are, no de ventilación, para no sufrir esos sudores que muchos conocemos cuando pasamos horas sentados en los sillones de nuestros despachos u otros.

Vamos a lo serio.: Nos podríamos plantear la siguiente pregunta. Si se siguen la recomendaciones, ¿porqué muchas cubiertas de zinc llegan a la ruina?  Y lo peor, que los perjudicados no se dan  cuenta hasta que el daño ya es irreversible, sí, muchas cubiertas están en estado ruinoso y sus propietarios no lo saben o se creen lo contrario. Precisamente, una de las fabulosas prestaciones de esas láminas recomendables es la de evitar la alarma cuando la cubierta permite filtraciones de agua. hay que resaltar, que las roturas o picaduras en la chapa de zinc comienzan siendo microscópicas, invisibles, ella vienen dadas por algo conocido como corrosión electrolítica en la mayoría de los casos. Tenemos casos, no pocos,  de quienes han entrado  en la desconfianza de su cubierta cuando han visto restos de zinc en el jardín. En esto, tienen ventaja los responsables ya que cuando de forma macroscópica,  se manifiestan las grietas y los afectados se dan cuenta, ya han prescrito las responsabilidades, aunque hay que decir que  Jueces Españoles  ya se han pronunciado en sentencias reconociendo   que el vicio de cubierta proviene de origen y “Ojo al dato” ya se pronuncian sobre la ineficacia de los directores facultativos(1)

Chapa de zinc impregnada de residuos de combustión de gasóleo después de 24 años

Es preciso poner un ejemplo real. Conocemos una cubierta de zinc que cuenta con 24 años de antigüedad, cubierta en la que este autor intervino en asesoramiento y ejecución. la dicha cubierta, de unos 2000 m/2 de superficie aproximada, está realizada desde una estructura de madera laminada, sobre un entablado de madera de pino sin más, sometida a una humedad constante aproximada del 75%. a temperatura de de unos 32 grados. Se han llegado a pudrir el clavazón, se han podrido vigas de madera laminada y  herrajes de las mismas, sin embargo la chapa de zinc sigue intacta, es más, una chimenea de calefacción vomita sobre la chapa y lo único que provocó fue su cambio de color.

En la misma ubicación y en aledaños de la citada instalación se realizó otra cubierta de chapa de zinc, esta cuenta con unos 6 años,

Corrosión en la chapa de zinc ( chapa instalada sobre tablero y lámina intermedia)

precisamente este mismo autor preciso que la instalación no era la adecuada, pues la chapa de zinc se instalo sobre un tablero hidrófugo con una lámina intermedia, el resultado, catastrófico, la mayoría de las chapas están inservibles. lo sabemos porque regularmente visitamos la cubierta, eso sí, de momento no pasa nada, está la lámina por debajo.

Una cubierta de zinc, bien planificada, realizada de la forma adecuada nos dará la satisfacción de disfrutarla contemplándola y una vida útil para  generaciones futuras.

Manuel  Álvarez

(1) contamos con sentencias  que   así lo confirmas, en las que como perito asistió este autor.

EL ZINC Y LA NATURALEZA

Un paraje natural extraordinario,  ARTIGA DE LIN , lleno de vegetación en el que impera un silencio sepulcral irrumpido únicamente por el armonioso sonido del viento, el canto de los pájaros, el rugir de las aguas coincidiendo con las múltiples cascadas. Allí se asienta un solitario refugio, nos han confiado participar en su construcción dejándonos hacer lo que nos gusta, con lo que disfrutamos y nos sentimos identificados en nuestro trabajo. Hemos realizado su envoltura cubriéndola con chapa   de zinc, no una calidad cualquiera sino zinc natural de fabricación nacional “elzinc”.

El refugio es sencillamente espectacular,  sorprende a la multitud de visitantes que a diario acuden al lugar. Imposible  pasar desapercibido, invita sin más a acercarse a él para contemplar o tocar su envoltura, dificil hacer una panorámica sin que aparezca la singular edificación. La chapa de zinc natural lo dignifica integrándose plenamente en el ambiente, ofreciendo una tonalidad  sorpresivamente  cambiante, resistiendo a la vez la climatología más extrema.

Una instalación realizada con el máximo esmero que complace la vista más exigente de cualquiera que se acerque al lugar.

 

BOLSA DE TRABAJO

En Cumalsa, S.L.  a pesar de las dificultades seguimos creciendo. Nuestra mayor dificultad se repite desde los  inicios y  no es otra que la falta de personal, en todos los apartados,  para afrontar la continuidad de trabajos que se nos van presentando.
Hemos abierto este espacio para ofrecer la oportunidad a todos aquellos que les invada la ilusión de iniciarse en el oficio de techadores, abarcamos las especialidades de instalación de cubiertas de zinc, cobre, plomo y pizarra. No necesariamente hay que ser profesionales para trabajar con nosotros, mas bien hay que tener ilusión, nosotros nos encargamos del resto.
Es tan fácil como enviarnos un currículum con los datos básicos a nuestro correo cumalsa@cumalsa.com