observatorio

PROPIEDADES DEL ZINC

Puede parecer lo contrario, pero una cubierta de zinc, en lo que al material se refiere tiene más importancia de la que se le suele dar,  es preciso conocer bien las propiedades y comportamiento del zinc para terminar haciendo un trabajo sin riesgos de acelerada ruina.

____________………….__________

 

Según Cohen, el zinc es un metal metaestable, es decir, que todas sus constantes físicas y mecánicas hasta ahora determinadas exceptuando su peso atómico, se refieren a sistema indefinidos. La modificación que se forma después de 330 y seis horas de calefacción en solución saturada de sulfato de zinc, de densidad 7,102, sólo se convierte  muy lentamente en la estable a la temperatura ordinaria, Según Benedick, además del punto de transformación a unos 340° tiene otros segundo análogo a unos 170°.

Se ha dicho del zinc que es un metal trimorfo: el zinc x existiría hasta 170°,  el zinc b de 170 a 330° y el zinc y de 330 hasta 419°. La polimorfia del zinc no está indicada cualitativamente de modo claro en las marcadas variaciones de la resistencia eléctrica del zinc comercial a temperaturas creciente. Por encima de 300 a 310°el coeficiente de temperatura es marcadamente negativo. Pero Arpi afirma que estos cambios no deben atribuirse propiamente al zinc , sino que son consecuencias de estar impurificado con el cadmio.

Benedick ha sostenido también que las variaciones bruscas que se observan en las curvas de resistencia del zinc a 170, 270 y 320° solo aparecen en presencia de cadmio . Sobre la superficie pulimentada de zinc que se deja enfriar desde una temperatura superior a la del punto de fusión lentamente hasta 180° aparecen grandes poliedros sobre los cuales se hallan otros mezclados más pequeños. Estos últimos son numerosos cuando se enfria el metal entre 360 y 330° y recubren toda la superficie de los grandes cuando el enfriamiento es por debajo de los 330°.

  1. Kalischer encontró que la del zinc a 0° era 7,1817 ascendiendo después de calentar a 320 hasta 330° a 7,1841. Kuhlbaum, Roth y Siedler encontraron que para el zinc destilado no prensado a 20° referido al agua a 4°la densidad de 6,1225 y después de prensado a 4000 hasta 10000 atmósferas 7,12722. En cambio, un exceso de presión y estirado en frío disminuyen la densidad. Al pasar del estado sólido al líquido el zinc se dilata, volviéndose por tanto más ligero.

La dureza del zinc es algo mayor que la de la plata y algo inferior a la del cobre. El prensado endurece el zinc, entre 80 y 90° el zinc se ablanda marcadamente, por encima de 90° se va endureciendo con rapidez, de modo que el metal a 110°se comporta como a 30° fuera de que es más quebradizo. El endurecimiento cerca de 110° requiere algún tiempo y no se presenta en el zinc puro. De 110° en adelante el zinc va ablandándose  ligeramente, al subier la temperatura hasta 200°y probablemente hasta 250°El zinc puro solo muestra endurecimiento cerca de 200°, al principiar a fundir la dureza del zinc todavía es 1½ por 100 de la que tiene a temperatura ordinaria. La dureza del zinc disminuye cuando tiene estaño y aumenta con el antimonio, aluminio, cadmio y magnesio. La acción del 4% de cobre equivale a la 0,25% de magnesio. La misma cantidad de cadmio aumenta la dureza del zinc en un 50%, el aluminio ablanda el zinc y el fósforo lo endurece.

Se consigue que el zinc adquiera maleabilidad y flexibilidad de que carece en las condiciones ordinarias a causa de su estructura cristalina, por calefacción a temperatura elevada. A temperatura ordinaria el zinc es más quebradizo y puede romperse al golpearlo con el martillo.

La maleabilidad del zinc es mucho menor que la del hierro, en cambio la plasticidad , sobre todo la del metal fundido es mucho mayor de lo que muchos creen.

El zinc se  trabaja mejor en caliente, hasta unos 150° pero a más elevada cada vez es más difícil de trabajar de modo que a 200° es más quebradizo que a la temperatura ordinaria. Hasta el punto de que se puede pulverizar en un mortero.

La dilatabilidad a diferentes temperaturas es la siguiente:

A                                                                     19°    70°   150°   250°   300°

Dilatación %                                                    1,65  300    500     3          2

Límite de carga en Kg. por mm. cuadrado        12,4  3,6     2,4     0,7       0,6.

El zinc tiene un color blanco agrisado con viso azulado y lustre metálico intenso, que se conserva si se guarda en sulfuro de carbono.

Por calefacción es el metal más dilatable, algo más que el plomo y dos veces y media más que el hierro forjado.

El coeficiente de dilatación lineal del zinc por el calor es de 0,00002905 y el cúbico entre 0 y 100° 0,000089.

Las varillas de zinc calentadas no recobran su longitud primitiva por enfriamiento.

El punto de ebullición del zinc a la presión de 760 mm. es de 920° cómo temperatura de fusión se indica la de 417°

Destacar que en contacto con el aire seco el zinc conserva su brillo a la temperatura ordinaria, en el aire húmedo se cubre de una película gris que preserva a las capas inferiores de ulterior oxidación. Esta película está formada por una mezcla de hidróxido y metal; al cabo de algún tiempo toma un color blanco por la acción del ácido carbónico formándose carbonato bárico hidratado. Este se adhiere bien pero es soluble en el agua que contenga anhídrido carbónico y amoniaco.

El aire en movimiento oxida más al zinc que el aire en reposo , según la proporción de gas carbónico que contenga el aire húmedo actúa con distinta intensidad; la acción es más enérgica en presencia de gas sulfuroso.

 

Cuando la superficie del zinc esta oxidada cesa la acción del oxigeno seco por debajo de los 150° a mayor temperatura sigue.

 

El hidrógeno sulfurado a la temperatura ordinaria actúa primero sobre el zinc hasta que se ha formado una capa protectora de sulfuro, con el vapor de zinc forma sulfuro de zinc cristalizado. Mezclado con el aire, el hidrógeno sulfurado actúa rápidamente sobre el zinc.

Los alójenos húmedos atacan al zinc.

El cloro puede ser desposeído de todo indicio de agua haciéndolo pasar por limaduras de zinc.

El cloro seco no ataca al zinc y tampoco el cloro húmedo.

chapa y madera después de 17 años
chapa y madera después de 17 años

En el agua el zinc es estable, mientras el agua este en todo exenta de gases y el zinc sea puro. En cambio, el agua actúa con energía sobre el zinc en  presencia de oxigeno, sobre todo cuando el metal unas veces está mojado y otras no. En estas condiciones se forma algo de hidróxido que es ligeramente soluble. Destaco la certeza de estos datos, puesto que en algunas de las probetas que se están analizando en Cumalsa, S.l. Durante 17 años, vamos evidenciando que en una superficie de aproximadamente 1000 m², el zinc por su parte interior está sometido a una humedad constante siendo esta humedad provocada por vapor de agua suficientemente clorada y no se aprecia ninguna corrosión. Destacar que la chapa está instalada directamente sobre entablado de madera de pino, llegando a mantener también las tablas un altísimo grado de humedad a esta consecuencia si se aprecia una exagerada corrosión en el clavazón, por el contrario el zinc no acusa ninguna corrosión mas lejos de algunas manchas de hidróxido en zonas puntuales. 

A.De la Rive, hizo detenidos estudios sobre la acción de los ácidos sobre el zinc. Esta acción está favorecida por la presencia de impurezas en el metal y el zinc puro se disuelve con alguna dificultad aún en los ácidos más enérgicos.

En sus combinaciones funciona el zinc como divalente.

El zinc no es separado de sus soluciones directamente por ningún metal, pero se separa de ellas por la corriente eléctrica.

M. Álvarez

CORROSIÓN BAJO TENSIÓN

CORROSIÓN BAJO TENSIÓN EN LA CHAPA DE ZINC INSTALADA EN CUBIERTAS

Uno de los fenómenos de corrosión que más estamos viendo en la chapa de zinc instalada en  cubiertas, además de las corrosiones por picadura y otras, es el agrietamiento por corrosión bajo tensión, quizás este último es  el más abundante y probablemente del que menos se habla. Es muy común ver zonas resquebrajadas en situación similar a la que figura en la primera imagen. El factor dilatación viene sirviendo para justificar el fenómeno, pero la ciencia, bastante rica en este sentido, nos da otros datos más a tener en cuenta. Bien es sabido  los principales dos estados a los   que obedecen las moléculas,  muy a tener en cuenta en las aleaciones para este tipo de metales que de perpétuo van a estar a la intemperie. Meridianamente conocemos fenómenos que llevan a la chapa de zinc al estado corrosivo, este de la corrosión bajo tensión lo hemos ido pasando por alto pero,  al verlo tan estendido nos animamos a escudriñar sobre cuales pueden ser las causas que obligan al zinc al estado de tal corrosión destructiva para la cubierta. Siempre hemos buscado en agentes lejos del propio metal, en este caso nos tenemos que parar precisamente a indagar sobre el metal en cuanto a a sus aleaciones y mecanización, si bien entendemos que el fenómeno de la corrosión se ha de poder evitar.

La chapa de zinc, al igual que todos los materiales de ingeniería,  es  reactiva químicamente y su resistencia depende totalmente de la medida en que los entornos influyen en la reactividad y posterior degradación.

Son muchos los factores que influyen en las reacciones de corrosión, tales como factor material, factor entorno, factor estrés, factor geometría, factor temperatura, factor de tiempo etc.

La corrosión bajo tensión puede provenir de esfuerzos internos  del propio material. La acción conjunta de un esfuerzo de tensión y un medio ambiente corrosivo  dará como resultado en algunos casos la fractura de una aleación metálica, tales como la chapa de zinc empleada en cubiertas, roturas que pueden ser caminos intercristalinos  o transcristalinos que a menudo presentan una tendencia a la  ramificación.Los esfuerzos que  causan roturas provienen generalmente de trabajos en frío.

Este tipo de corrosiones bajo tensión se producen en las aleaciones, difícilmente en los metales puros según algunas fuentes si se pueden conseguir en laboratorio y bajo condiciones muy extremas.  Se da la circunstancia de que la chapa de zinc viene surtida de algunas aleaciones muy nombradas tales como cobre y titanio, estás que sepamos, por tanto propenso a dichas reacciones.

Las imágenes de la derecha nos muestran dos momentos del tipo de corrosión que comentamos. En la primera imagen vemos como la grieta iniciada. En la segunda una grieta que ya ha sido reparada con estaño. Ocurre con este tipo de corrosiones que pueden pasar largos periodos de tiempo sin que se manifiesten visiblemente, pero un vez que se presentan se propagan a mucha velocidad con resultados de fallas inesperadas. 

Para seguir viendo este artículo se necesita estar registrado.

Nota: Todas nuestros artículos provienen de nuestras propias fuentes de investigación contrastadas con diversas investigaciones asociadas. imágenes y contenido están protegidas por derechos de autor.

M.A.

madera de pino

EL SOPORTE, VITAL PARA LA CUBIERTA DE ZINC

El soporte, junto con  los cuidados a tener en cuenta en el momento de la instalación,  tiene una importancia vital para la ulterior vida del zinc. Se vienen manteniendo una serie de teorías respecto al comportamiento interior de la chapa de zinc y se da como solución más fiable la de procurar una mal llamada cámara de ventilación, se suele aconsejar  lámina alveolar u otras ,   mal llamadas también  láminas de ventilación . Entenderíamos mejor si precisásemos diciendo por ejemplo que son  láminas de polietileno de nódulos intercalados ( erosiones)     que permiten, a duras penas, cierta circulación de aire entre la lámina y la chapa. No todas llevan como componente único el polietileno, eso si, el nombre comercial en muy importante, pues parece ser que no todas las láminas tienen las mismas prestaciones, algunas son algo así como mágicas. Ha surgido un gran dilema de  si unas son mejores que otras, todo a consecuencia de que se están manifestando corrosiones importantes en las hojas de zinc,  no falta algún alquimista que atribuye a las corrosiones, como causa, algunas marcas de la dichosa lámina, si bien tienen la solución  recomendando otras como majestuosas que para darle más ímpetu y credibilidad las etiquetan con unos precios desorbitados. El caso que los vendedores les atribuyen resultados magistrales a cada cual venden. Cuando surge  este tipo de debates, se llega a la conclusión de que algo de turbio hay,   si unas son mejores que otras y de ellas puede depender en cierto modo la durabilidad del zinc. Si entendemos la cubierta de zinc como duradera, que pasa con las que ya tienen puesta  esa lámina “mala ” o no tan buena . Los diversos estudios, las numerosas pruebas y ensayos, la numerosa información que llevo contrastando me van haciendo llegar a ciertas conclusiones que en otros textos voy desgranando,  como avance puedo decir que igual los que hablan de la lámina como posible elemento causante de las corrosiones, sin tener en cuenta lo que se entiende como corrosión polimérica, carecen de razón, aunque sí, algo puede tener que ver la lámina, pero no tanto como los ayunos creen. Si desgranamos teniendo  en cuenta diversos factores químicos y físicos muy complicados, que no son desconocidos,  puede que encontremos alguna reacción entre la lámina y el zinc, pero vamos a ser claros y decir que la verdadera misión  de la lámina es separar el zinc del soporte y eso es lo que debe mantener, mantenerse inalterable para conseguir en el tiempo un perpetuo  aislamiento entre los elementos madera, tableros u otros incompatibles y zinc.    En el contraste de información me he encontrado algunas empresas se atreven a promulgar que la cámara de ventilación es imprescindible sin dar el más mínimo  razonamiento, aportando como aval  científico el de la auto alabanza de decir que se llevan “x” años el sector.            

A sabiendas de que la ventilación se puede dividir en tres clases, natural, por diferencia de temperatura y mecánica. La primera es aquella en que la renovación del aire se efectúa por el poder difusivo de todo gas que que tiende a penetrar por cualquier orificio que encuentre mezclándose con el que encuentra inmediato,. la segunda es la que trata de encauzar  este movimiento de aire manteniendo una diferencia de temperatura que hace que el movimiento se efectúe de la zona más fría a la más caliente y la tercera, como su nombre indica, se vale de elementos mecánicos. A mínimo que reflexionemos un poco sobre la teoría, nos daremos cuenta que la ventilación natural, que es la podría ocurrir en lo que nos ocupa, no puede ejercer su acción más que por aspiración y eso es tan escaso en una cubierta que podríamos concluir en que  de cámara de ventilación nada de nada, así de tajante, esto sin tener en cuenta que las erosiones de la dichosa lámina oponen resistencia incluso llegan a detener los ínfimos movimientos del aire .No tengo ningún reparo en decir que en un principio he aconsejado lo de que la cámara de ventilación era absolutamente necesaria, como igualmente era  absolutamente profano en el conocimiento del zinc, seguía las indicaciones de  la providencia divina alentada por las indicaciones de vendedores de reconocidas firmas, bien es cierto que siempre realice, inconscientemente, cubiertas sobre maderas que al final me he dado cuenta que son compatibles, eso sí, sin tener idea. Después de diversos estudios, prácticas y años de investigación, se llega a la conclusión de que los que aconsejaban no tenían ni puñetera idea y si la tenía la ocultaban. Era más importante adornar el producto zinc,, del que la madre Marketing cada poco  paria una novedad más novedosa, asistiendole de las infalibles herramientas, las máquinas y los adyacentes homologados, todo homologado y con ello se conseguiría una cubierta inigualable, Permítase una expresión  muy utilizada en las redes sociales, ” ja,ja y muchos jas” ¿ y cuando el zinc se corroe  que?, nadie se atreve a difundir conclusiones mínimamente concretas, puede que la lámina, agentes atmosféricos. instalaciones deficientes o algún espíritu toca narices.

Lo de que el zinc es un material apto para cubiertas jamás lo vamos a poner en duda, ni vamos a entrar en este apartado en el organismo del mismo para destripar todos sus componentes,  aburrirían sabiendo que estamos ante un metal de calidad y eso encierra suficiente como para fiarse de él. Claro, si se ven resultados negativos hay que averiguar el porqué y dignamente informar, pese lo que pese y a quien le pese.  Igual si los fabricantes se dedicasen a vender zinc informando debidamente y dejarse de aconsejar hasta casi imponer complementos mágicos sin contrastar en el tiempo, quien sabe, posiblemente los resultados podían ser otros.   Ya desde 1805  en que Jean–Jacques Dony Daniel, estableció el sistema belga de producción,  investigadores de prestigio dan como óptima la hoja de zinc para su empleo en cubiertas advirtiendo que no debía  sujetarse con clavos a las maderas pues resultaría pronto corroído por los ácidos de esta última. si bien daban como buenas las pináceas. No eran muy claros a la hora de dar detalles, sabido es cómo se lleva esto de las investigaciones y cómo actúa cada investigador a la hora de dar a conocer sus tesis,  pero no estaban  ayunos de razón ya que es verídica la repercusión negativa de algunas maderas hacia el zinc. Por otra parte, podemos asegurar que lo de ser imprescindible la cámara de ventilación en sentido genérico es  rigurosamente falso, pues tenemos probetas  de cubierta sometida a humedad constante durante años suficientes para poder asegurar que no a tenido la más mínima repercusión negativa, sin embargo si tenemos datos que con la majestuosa lámina de ventilación en corto periodo de tiempo el zinc terminó corroído en diversas zonas.    Por el simple hecho de dotar la parte interior de esta lámina parece ser que queda todo resuelto, pero la realidad es, en muchos casos, bien distinta, pues vamos encontrando cubiertas con corrosiones importantes y en su mayoría están dotadas de este sistema de lámina intermedia. Nuestra opinión es que estas láminas sirven únicamente para separar la chapa del soporte que generalmente suele ser tablero aglomerado. Pues es bien sabido que la mayoría de los tableros portan un PH muy alto en acidez muy por debajo  por debajo de 5 y ello termina repercutiendo en la chapa si hay algún tipo de comunicación acuosa, pues ella terminará haciendo de electrolito y se formara una pila entre el tablero y la chapa, cediendo electrones el zinc y quedando con carga positiva, a la postre corrosión garantizada.  Si atendemos a las indicaciones de antiguos investigadores, no hay conclusión definitiva si de no existir solución acuosa puede incluso repercutir la negatividad. 

Resaltar, alguna firma de prestigio reconoce lo de los soportes incompatibles cuando aseveran  que la lámina, que ellos fabrican claro, ” permitir” así “realizar cubiertas sobre soportes tradicionalmente incompatibles” Es decir que la lámina no neutraliza el elemento incompatible, solo lo aísla ¿Y si deja de funcionar? ahí queda la pregunta

Nuestras recomendación es procurar un soporte a base de tablas de madera de pino, sabido es, por estar así demostrado, que la madera de pino está con un PH entre 5 y 7, por ello es perfectamente compatible y se puede poner el zinc directamente sobre ella, si conviene que la tabla  este un poco separada para favorecer el paso de aire. Se está observando que aunque se produzcan condensaciones no afectan negativamente al zinc. Sin duda que el soporte de tabla puede resultar un poco más costoso que el tablero, pero el resultado justifica con creces la diferencia de precio que pueda haber. La formula más recomendable es instalar rastreles de madera en el mimo sentido de las pendientes, estos rastreles de 40 x 30 mm.  fijados al soporte estructural, bien sea hormigón, o incluso tableros tipo sándwich, llevarán una separación entre 35 y 50 cm. Posteriormente y en sentido perpendicular se realizará el entablado con tablas de no más de 15 cm. de ancho por 22 mm. de grueso, clavadas convenientemente de tal forma que las cabezas de las puntas queden incrustadas  y separadas las tablas entre si  no más de 20 mm. De esta forma quedara garantida una cámara de aire. Se debe de tener en cuenta, que el zinc no debe de estar en contacto con otros metales, ejemplo el hierro y a ser posible se debe de evitar que reciba aguas procedentes de otros metales, pues ellas pueden transportar iones y repercutir negativamente en la chapa.

M. Alvarez

EL ZINC, SU FASCINANTE HISTORIA

UN POCO DE HISTORIA

Independientemente de otras muchas aplicaciones,  el zinc es uno de los metales laminados más empleados en cubiertas singulares. Una serie de circunstancias me  han invitado a estudiar e investigar  el  comportamiento de este metal, quise empezar desde el principio y así tuve que indagar  en la historia, pude encontrar datos fascinantes,  muy interesantes. En los estudios a través de multitud de textos, de diferentes autores, se palpa un gran interés por el zinc ya desde los primeros tiempos por parte de los descubridores que fueron encontrando fórmulas, poniéndolas en práctica y así llegar a la actualidad.

Todo este trabajo se va articulando desde la extracción de   datos de numerosos artículos incluso de textos antiguos, no ha sido nada fácil encadenarlos, pues hay relativas contradicciones entre los diferentes autores. Definitivamente  hacen llegar a una redacción obligadamente engorrosa pero creo que amena,  la que quiero compartir con los visitantes de nuestra WEB

Paracelso,  (Felipe Aureolos Teofrasto Bombast de Hohenheim) médico y alquimista suizo, quien conoció algunas propiedades del zinc, a él se le atribuye haberle dado nombre al zinc llamándolo zincum.

                       paracelso

A pesar de que respecto a sus obras no esta aún bien definido cuales son ciertas y cuales no.

Modernos investigadores concluyen que la palabra zinc deriva de persa Seng, que significa piedra o mineral, los antiguos lo denominan como espianter, deriva según unos de la antigua India y según otros de la voz árabe sbiadar, nombre del estaño, esta última palabra sería el sepidrui  (seprido) arabizada, que significa de aspecto blanco brillante. También serian de origen indio o árabe las denominaciones para el zinc, yukena (relacionado con tutia, que es el óxido de zinc) y de calaem.

En Europa llega a confundirse con el estaño en una época que los metales llegaban a ella desde la India y no podían distinguirse bien el uno del otro.

El zinc metálico fue conocido en Europa algo más tarde que otros metales que se le asemejan, como el bismuto y el antimonio, en cambio los indios y los chinos lo conocieron desde tiempos muy lejanos.

Parece que los griegos ya tuvieron conocimiento del zinc muy pronto en la historia. Cuenta el geógrafo y escritor griego Estrabón (nacido allá por el 63 o 64 aC, aunque en algunos textos se afirma no conocer la fecha de su nacimiento, a su muerte se le sitúa hacia el año 20 de nuestra era) que en la comarca de Andeira y de Troas se encontraba una piedra que quemada se convertía en hierro (adquiría un aspecto semejante al hierro) fundiéndola con una piedra especial, tal vez sería carbón, goteaba de ella una suerte de plata.Aunque se le atribuye a Estrabón lo de que algunas descripciones sean poco exactas y que acoja ideas inverosímiles, defecto que en verdad no sólo imputable a Estabrón, porque en el incurrían todos los escritores de la época, sin embargo la geografía de Estrabón es una de las obras de consulta más útil para el conocimiento de la antigüedad.

Un ídolo procedente de la época de Estrabón o tal vez aún más antiguo de origen tercio, está formado por zinc impuro.

Marco Polo, en la descripción de sus viajes publicada en 1298 aunque no menciona el zinc, si habla de la fabricación de Pompholyx (óxido de zinc) lo describe en Persia, como los persas preparaban tutia, solución de vitrolo de zinc para curación de los ojos.

En el siglo XV, vuelve a hablar del zinc el alquimista Basilio Valentino y más adelante conoció Paracelso algunas propiedades importantes del metal. Precisamente a este últimos se le atribuye haberle dado nombre al zinc llamándolo zincum.

Durante mucho tiempo se confundió al zinc con otros metales tales como el bronce.

Henquel, manifestó en 1721 que se podía obtener zinc de la calamina por el flogisto, pero mantuvo en secreto el proceso. Sin embargo Swad en 1742 y Marggraf en 1746 obtuvieron el zinc por reducción de la calamina.

Hasta finales del siglo XVIII, la mayor parte del zinc empleado en Europa procedía de la India.

Se describe la producción del zinc metálico en el libro hindú Rasarnava. Posiblemente escrito hacía el 1200 de nuestra era y de autor desconocido.En Zawar (asentamiento ubicado en el distrito de Udaipur Rajasthan) municipio creado por la empresa minera Hindustan Zinc Limited, para la extracción de zinc y plomo, aquí existe una de las minas de zinc más antiguas del mundo . En esta zona grandes réplicas dan testimonio de la abundante producción de zinc desde el siglo XII al XVI. En la imagen vemos una reproducción del  aparato de obtención  que aparece ilustrado el citado libro.2017-03-03 23.04.30

Los chinos también aprendieron en algún momento sobre la producción de zinc, seguramente allá por el 1600.

El conocimiento de la fundición de zinc deliberada de una  retorta fue adquirida por un ingles en una visita a China antes de 1740. Un procedimiento de retorta vertical, fue desarrollado por willian Champon ( 1709-1789).

En 1730 Isaac Lawson, fundó la primera fábrica de zinc en Inglaterra, para obtenerlo a gran escala en crisoles.

En 1743. J. Champion obtuvo una patente para la destilación y en 1745 fundó en Bristol una fábrica para la destilación por descensum. Que debía producir unas 200 Ton de zinc a partir de la blenda.

El método para llevar a la práctica el principio en que se funda el moderno procedimiento de obtención del zinc fue descubierto por el año 1798 el Silesia. Ruberg construyo hornos de mufla en wessola ( Silesia). En 1805 Jeam-Jacques Dony Daniel, estableció el sistema belga. En 1810 se desarrollo una planta más grande. Concretamente el precursor de la Societe de la Vieille Montagne  convirtiéndose unos años más tarde en la mayor empresa productora de zinc del mundo.

La excelente resistencia del zinc hacia la corrosión atmosférica, invitó a la producción de la hoja de zinc. Así en 1812. Se construye el primer tren de laminado en Bélgica. Los molinos se construyeron en Silesia a partir de 1821.

El galvanizado por inmersión en caliente, que es el proceso más antiguo, se introdujo en Francia allá por el 1836.

Muchas fueron las contribuciones de científicos a la industria del zinc, pero se reconoce como pionero a Sylvester Y Hobson,que dictamino que a 100° el zinc es quebradizo.

En 1833, Krieger dio a conocer que el metal zinc podía emplearse para la obtención de toda suerte de objetos huecos, pronto se extendió la fabricación de estos elementos desde Berlín a toda Alemania.

DIVERSOS ENSAYOS 

El zinc ordinario del comercio nunca es puro, así que siempre contiene mayor o menor proporción de plomo, cadmio, hierro, arsénico y a veces también azufre, carbono y fosforo.  Los metales extraños especialmente el plomo y el cadmio, quedan de residuo, como masa negra esponjosa, cuando se disuelve el zinc en pequeños fragmentos en ácido sulfúrico diluido y se tiene cuidado de que quede sin disolver un pedacito de zinc metálico. Conduciendo el gas hidrógeno sulfurado que se desprende eventualmente en esta operación a una solución de acetato de plomo, no debe ennegrecerse ésta por formarse en ella sulfuro de plomo. (azufre) El reconocimiento del arsénico y del antimonio puede efectuarse mediante el aparato de March. El Fósforo se reconoce por la coloración verde de la llama del hidrógeno. La solución obtenida disolviendo por completo zinc casi puro en ácido clorhídrico no ha de precipitar so solo débilmente, saturándola con Sulfhídrico ( plomo, cadmio,cobre).

Cantidades muy pequeñas de plomo y cadmio pueden reconocerse en el zinc mezclando la solución clorhídrica del mismo con acetato sódico y añadiendo un poco de agua sulfhídrica. Dejando sedimentar el precipitado que se forma se da a conocer la presencia de estos metales extraños por la coloración del mismo. El liquido separado por filtración de estos precipitados, adicionado de amoniaco y agua sulfhídrica, deben dar un precipitado blanco, en caso de existir hierro tendría un color verde sucio.

La presencia de hierro en el zinc puede reconocerse también fácilmente en la solución clorhídrica, después de hervirlo con una pequeña cantidad de clorato potásico, por la coloración roja que toma el líquido frio añadiéndole solución de sulfuro potásico.

USOS DEL ZINC

El zinc metálico tiene muchas aplicaciones a causa de alterarse poco, en las condiciones ordinarias  por la acción del aire y el agua así como por su fácil fusibilidad para obtener objetos de fundición. Para cubiertas, canalones, bajantes, vasijas, en los buques y  un largo etc.

Respecto a sus muchos otros usos, la mayor parte se emplea en la obtención de aleaciones y en el cincado o galvanización.

Merece citarse que el hierro en presencia de humedad, puede preservarse de la oxidación por medio del zinc , fuertemente electropositivo, poniéndolo en contacto con este metal, porque del par hierro-zinc formado se desprende hidrógeno. En este caso es preciso que el agua contenga bastante cantidad de electrolitos, para que sea pequeña la resistencia opuesta al paso de la corriente eléctrica.

Según investigadores de D.Phillips, para que el zinc surta efecto sobre los materiales que ha de proteger, el contacto entre él y el metal a proteger ha de ser continuo.

Desde mediados del siglo XIX, se emplearon bandas de zinc para proteger los cascos de los barcos por la acción del agua de mar.

M.Müller observo corrosión en tubos de zinc por donde escurría el agua de lluvia de un techo de cobre, a causa  de este último metal disuelto por el amoniaco atmosférico contenido en el agua. Las láminas de zinc aplicadas directamente sobre ladrillos que contenían 1,4 % de sales solubles en tiempo húmedo fueron pronto corroídas, mientras que poniendo entre las dos materias una capa de fieltro o cualquier otro separador compatible, el zinc no era atacado.

Según W.H Seamon, el zinc mismo resulta protegido por la capa que él se forma por la acción del aire. Parece que esta capa hace al zinc más resistente aún para el agua que contenga 0,5 gr. De anhídrido carbónico por litro. Las cantidades de azufre, carbono, arsénico, antimonio, cadmio, estaño y cobre que ordinariamente contiene el zinc no lo perjudican en su empleo. Si tiene más de 0,13% de hierro, el zinc es quebradizo. Hasta el 1% de plomo favorece al zinc, pero más de 1,5% es perjudicial. Se asevera que  La lámina de zinc  sujetarse con clavos de hierro a la madera, pues resultará pronto corroída por los ácidos de esta última.

Respecto a las conducciones de agua  para las que se empleen tubos de zinc solo, según las investigaciones hechas por Nichols y Boarman, las cantidades de zinc que pasan de los tubos al agua son tan pequeñas que no pueden ser nocivas para la salud. Sin embargo Schwarz y Drosk, consideran que el empleo de tubos zincados pueden tener sus inconvenientes, sobre todo cuando el agua que circula por ellos contiene anhídrido carbónico libre y oxigeno.

Según Roman y Delluc, los recipientes de zinc o de hierro galvanizado no son apropiados para conservar o transportar  alcohol, pues el alcohol puede disolverse hasta 0,4 miligramos por litro de zinc del hierro galvanizado.  Esto es de temer a que los alcoholes metílico y etílico rectificados del comercio a menudo tienen reacción ligeramente ácida. Según Heinzeleman, este peligro solo existe cuando se trata de alcohol desnaturalizado de 90% en volumen., pero no respecto al alcohol puro o desnaturalizado de 95 a 96% en volumen.

Para el mosto de cerveza el zinc parece ser un veneno enérgico. Por el contrario J. Brand dice que la cerveza que se pone en contacto con la lámina de zinc permanece limpia. Desmonta así la teoría de que no se deben fabricar filtros para la clarificación de cerveza , se decía de estos que la enturbiaban, sobre todo a las cervezas jóvenes.

Si se considera que se perjudica el vino y el vinagre. Para la conservación de estos líquidos, los recipientes de zinc no son apropiados.

Si parecen recomendables los recipientes de zinc para destinarlos a los aceites refinados. Las grasas para cuero actúan según J.Paesslr, sobre el zinc, porque durante su conservación se forman en ellos ácidos grasos.

Nota: todos los artículos y publicaciones que se hacen en la Página Web de Cumalsa, S.l. proceden de sus propias investigaciones tanto de campo como de informaciones recopiladas de diferentes textos asociados con la materia. Por lo que están amparadas por derechos de autor.  Se prohíbe  el copiado o la difusión por otro cualquier medio sin permiso expreso del autor.

Manuel Álvarez Sandez

 

FERCAM DE MANZANARES

LA CÚPULA DEL FERCAM  DE MANZANARES SE VISTE DE GALA, CON DISEÑO DE CUMALSA, S.L. .

22 toneladas de madera de pino y cercanas las 10 toneladas de chapa de zinc han sido necesarias para proteger, para vestir con chapa de zinc a modo de  traje de gala, la  soberbia estructura del pabellón del  FERCAM DE MANZANARES.

Cumalsa , S.l. ha sido la encargada de diseñar,  desarrollar, planificar y ejecutar la instalación de la nueva

cubierta de chapa de zinc que luce la prestigiosa edificación.  Un resultado final que cautiva las miradas más exigentes.

A 170 km. De Madrid, con acceso desde la N-IV, se encuentra Manzanares, Un pueblo que se acerca a los  19.000 habitantes. Situado en una inmensa llanura,  muy vinculado a la vid y a los cereales. Cuenta con importantes polígonos industriales, infraestructuras y lugares de ocio envidiables.

Integrado en el casco urbano, a escasos minutos del centro se encuentra el  RECINTO FERIAL FERCAM, (FERIA NACIONAL DEL CAMPO DE MANZANARES)  en pleno aire libre, ocupa una superficie de 120.000 metros cuadrados. Se valoran sus eventos feriales de exposición de maquinaria agrícola, obra pública, riegos, automoción  y sector alimentario, dentro de los más importantes de España. Celebro la 1º edición allá por el año 1960, El pasado año   la 57ª edición con 185 expositores, representados por 781 marcas comerciales , con un  valor de maquinaria de más de 29 millones de euros. Según  los estadistas, más de 100.000 visitantes acudieron a visitar la prestigiosa exposición en pleno mes de julio, que es cuando  se celebran estas jornadas.   El recinto recoge diversos actos durante todo el año. Destacar que permanece abierto a diario sirviendo como lugar de paseo, son innumerables las personas que caminando, haciendo de porte o en bici, se pueden ver a lo largo del  día.

El recinto cuenta con buen número de infraestructuras, distraídas entre una  abundante arboleda .  Destaca sobre todo un pabellón en planta de cruz  cubierto de 3.000 m/2. Formando parte del amplio espacio ,  entre los brazos y el final   del stipes. Perfectamente integrado irrumpe   lo más singular y poco visto en lugares de estas características. Un edificio de planta circular coronado por un domo geodésico que supera los 1000 metros cuadrados, descompuesto en 32 gajos y 4 cambios de pendiente, todo ello de presencia poligonal. La singular edificación, en su origen fue cubierta con chapa de zinc. Motivos que no vienen al caso han obligado a retirar toda la  cubierta y realizarla nuevo.

No ha sido fácil encontrar una solución constructiva partiendo de la base de que tiene que ser funcional  y duradera y a la vez favorecer en belleza al recinto. Se han  tenido muy en cuenta  todos los factores enumerados. Se busco darle a la cubierta un significado diferente, algo   poco visto hasta la fecha  en edificaciones de este tipo. Buscamos impresionar a  quienes sencillamente le dirijan la mirada. Sabemos que por la importancia del recinto,  el trabajo va a estar expuesto a todo tipo de ojo crítico,   todo  se tuvo en cuenta  a la hora de diseñar la instalación. No es esta la primera vez que el técnico que desarrollo este sistema interviene en similares edificaciones, de la misma forma desarrollo entre muchas otras la instalación del  MUSEO DEL JURASICO y la ESTACIÓN DE FERROCARRIL DE CÁDIZ, matizar que esta última están sus 22000 metros cuadrados de cobre  instalados con junta de listón, no junta alzada como alguien asevera, solo hay que mirar tímidamente una imagen para darse cuenta. 

Mes y medio de trabajo real  ha sido suficiente  para dar vida a todo ese  trabajo que  realizó a la antigua usanza, tenemos muy claro que así responden eficazmente las cubiertas de zinc. Confiamos en el soporte de tabla de pino. Por las investigaciones que vamos realizando, nos decidimos por la chapa de zinc natural de 0,65 mm. de espesor  de la marca ELZINC, conocemos de primera mano sus vanguardistas sistemas de fundición tratamiento y laminación, hasta el momento se ajustan a nuestras exigencias.

Cuando están tan de moda los sistemas de junta alzada, belga y tantas artimañas constructivas. En cumalsa hemos tenido como nunca la oportunidad de realizar el trabajo como lo hacían nuestros antepasados, aquellos que con sus manos y unas simples herramientas realizaban sus trabajos que aún se pueden contemplar por todo el mundo. En el FERCAM, como a modo de homenaje, hemos querido seguir esos sistemas tradicionales.

El tonelaje de zinc se sirvió en bobinas de un par de coladas diferentes. Se han descompuesto en nada menos que 2492 piezas individuales que no superan ninguna de ellas los 2 metros de longitud ni los 65 cm. de ancho.  Todas las chapas se han cortado y plegado a mano  utilizando más de 10.000 medidas.

Todo se hizo armonizado para terminar con un aspecto soberbio. Por este aspecto que ofrece se puede codear con las mejores obras de zinc realizadas hasta la fecha en nuestro país.

EN MANZANARES SE ENCUENTRA.  MERECE LA PENA VERLA.

VER IMÁGENES DEL PROCESO DE INSTALACIÓN

CUMALSA, S.L.

CORROSIONES EN LA PLANCHA DE PLOMO

PODRÍA SER ETERNO Y ASI LO DEMUESTRAN MUCHOS OBJETOS ENCONTRADOS.

 

No es la plancha de plomo un producto que en la actualidad se emplee ampliamente en cubiertas,  los metales más empleados son la chapa de zinc o plancha de cobre.

En la actualidad, el empleo del plomo, va más destinado a la rehabilitación de cubriciones realizadas de muy antiguo u otras cubriciones de edificios que por su singularidad lo requieren, bien para las propias cubiertas o para la protección de ornamentos cornisas u otros muy escogidos.

Siempre hemos entendido el plomo , por sus características, como  uno de los más duraderos, ello a juzgar por la longevidad que presentan la mayoría de las cubiertas realizadas con este metal.

Nuestra larga trayectoria, el movernos por infinidad de lugares  nos da  esa gratitud de poder ver de primera mano comportamientos en los metales de cubrición que en la lejanía nos podian parecer hasta imposibles. Mantenemos de siempre que   el mejor laboratorio de ensayos es el tiempo. Solo hace falta el paso del tiempo, inquietudes y buenos conocimientos para llegar en muchos casos a conclusiones firmes.  Poco o nada habíamos deparado en la investigación del plomo mas allá de conocer lo básico con datos muy vagos . A la vista de algunos resultados nos hemos dado cuenta de nuestro exagerado ayuno en el conocimiento y comportamiento del plomo en cubriciones.  en el catastrófico resultado que puede llegar a dar.    Lo he dicho antes, lo vemos como uno de los mejores. Vamos llegando a importantes conclusiones, en la mayoría de los casos, ocurre también en otro tipo de cubiertas, concluimos en que la causa principal que lleva a la ruina a los materiales es el desconocimiento absoluto a la hora de instalarlos.

 Nunca nos  hemos  atrevido a hablar del posible comportamiento negativo del plomo, pues los datos  que hemos  ido teniendo hasta la fecha han sido muy escasos y siempre que hicimos alguna intervención en este tipo de cubriciones, la impresión ha sido buena y no nos provoco a profundizar en el estudio.

Recientemente hemos realizado una intervención en cubierta de plomo que nos alarmó, pues la corrosión, lo que nunca imaginamos, fue  de tal gravedad que termino arruinando completamente la cubierta y afectando sustancialmente al soporte. Imaginémonos una cubrición con un soporte hecho a conciencia, podíamos decir que hasta exagerado, realizado con los mejores materiales, materiales que conocemos y los entendemos de alta calidad. Podríamos decir que el soporte sin más podría resolver la impermeabilización por muchos años, lo paradójico es que se instaló plancha de plomo para asegurar fielmente la cobertura. Tratándose de un espacio noble, que mejor que el plomo para cubrirlo de perpetuo . Lamentablemente el plomo, en pocos años se destruyo y de no haber acudido a tiempo hubiese terminado de destruir el magnífico soporte y hasta los elementos estructurales, a los que afecto gravemente. En este caso, el material que se consideraba tenía que llegar a viejo no paso ni la adolescencia.  Nació gravemente enfermo, pero eso nadie lo sabía. Apelamos mucho en nuestros articulos al término desconocimiento.     llamamos desconocimiento, a desarrollar sistemas constructivos sin tener contrastado su comportamiento. Hacer las cosas con la ceguera de que como los materiales son buenos sirven para todo no siempre da buen resultado.  

soporte descompuesto

El fenómeno no puedo ser  más interesante. Ello nos ha incitado a hacer una investigación a fondo de los elementos causantes. Hemos realizado un minucioso trabajo de investigación basandonos  en el comportamiento físico-químico del plomo en combinación con cada uno de los elementos que conformaban el soporte. A resultas de una combinación de elementos empleados de la máxima calidad de lo que a priori se podía entender com una cubrición eterna, con garántias absolutas de impermeabilidad, Nunca nos lo hubiesemos imaginado, lo  que puede ocurrir cuando se combinan algunos elementos metálicos y no metálicos, o se hace una instalación basándose en que al ser el material tan bueno, hágase como se haga va a rendir. El resultado es puramente imprevisible , ni  llegamos a pensar, ni acertamos a entender   como ciertos   fenómenos tan simples puede acabar destruyendo un metal del que se han encontrado restos de miles de años enterrados y en perfecto estado. Podemos poner el simple  el ejemplo visible de  los estanques de las fuentes en el Real sitio de la Granja o su empleo en el palacio de Carlos V en Granada  . La realidad, como siempre, nos termino mostrando la parte más negativa de algo que tenemos por muy bueno.pero no por él, no, provocado por los adyacentes.  Todas nuestras conclusiones nos hacen inclinar hacia lo mismo , no es el culpable de la ruina el material finalmente empleado, que va, es el desconocimiento a la hora de instalarlo.

El trabajo de estudio que hemos realizado se basa, como todos los que presentamos, en un minucioso estudio que concluye en deshilar los motivos reales por los que el plomo llega a corroerse hasta tales extremos que lo dejan totalmente inservible.

 Nota: Para la recopilación delos  datos que nos han llevado a esta publicación  se han tenido en cuenta varios trabajos en obras perfectamente identificadas.

Por la importancia que creemos que tienen nuestro trabajo de investigación realizado en este caso, tenemos un amplio reportaje a disposición de los interesados en nuestro departamento técnico.

CUMALSA, S.L.

 

REPARACIÓN DE CUBIERTAS DE COBRE

En Cumalsa, s.l, trabajamos con los materiales de cobre, plomo, zinc  y pizarra . De Todos ellos es sobradamente conocido su resultado en  cubiertas de edificaciones.

Si tuviésemos que mantener un orden por su durabilidad, según nuestras propias investigaciones, situaríamos como más longevo el cobre, siguiendo el orden mencionado al principio. No cabe en este artículo hablar de las excelencias del material, que si las tiene. Corresponde hablar de porqué a pesar de ser un metal al que se le presume una durabilidad extraordinaria,  en no pocas ocasiones exige de importantes reparaciones, superándole los demás en resultado efectivo en el tiempo.

En comparación con los otros metales con los que trabajamos, nunca hemos llegado a ver una chapa de cobre corroída hasta el punto de estar perforada. Hemos hablado mucho de las corrosiones que por diversos motivos sufren los metales. En el caso del cobre, si vemos corrosiones, pero en ningún caso  hemos llegado a ver la chapa destruida o inservible. Para apoyar más la insistencia de que el cobre es duradero, hemos comprobado cubriciones de cientos de años y están perfectamente servibles, es más, son la mayoría de extraodinaria dificultad de ejecución, sin embargo, no solo permanecen incorruptas sino que ofrecen una peculiar belleza.

¿Cuál es entonces la causa o causas que obligan a tener que hacer reparaciones en las cubiertas de cobre?. Nuestra respuesta es muy sencilla. Una precaria instalación. Es así. De lo anterior dicho, cualquier profano puede concluir, que si el cobre no ofrece absolutamente ninguna duda para su empleo, si a priori descartamos las corrosión de origen químico y en breve plazo permite filtraciones de  agua. ¿ qué sucede y porqué ? Insistimos, una instalación incorrecta es la causa, no cabe otra. Pero que entendemos por    incorrecto, en este caso instalar el material aplicando técnicas chapuceramente vanguardistas,  a terminar pronto y salvar el presupuesto presumiendo de oficio, a lo que ayuda un  desconocimiento absoluto del  comportamiento físico del metal en   el tiempo. Es repugnante ver como una cubierta de considerable  precio, de calidad inigualable, necesita de reparaciones   hasta el punto de llegar a desesperar por impotencia  a quienes tienen que soportar los daños y afrontar los gastos.

No podemos descartar que en una instalación, por cualquier motivo, ocurra algún desajuste que termine dando algún susto, eso sería pasajero. Lo grave es cuando los desajustes se suceden y se reparan asistidos por la misma  similar ignorancia que cuando se realizo el trabajo.

Los metales están sometidos a importantes dilataciones, en el caso del cobre es buen conductor y acumulador, lo que  Sumado  a su importante coeficiente de dilatación ya tenemos suficientes datos  a tener en cuenta  en la instalación. Si sabemos de las dilataciones, no se pueden  poner obstáculos a los seguros movimientos clavando las chapas de forma incontrolada.    Cuando empleamos adyacentes para hacer efectiva la estanqueidad de la chapa en algunos encuentros, pasamos por alto las condiciones a las que van a estar sometidos estos complementos y que son desconocidos los que resisten en el mismo orden del metal.

La mayor parte de los defectos que observamos en una cubierta de cobre, derivan de roturas por fatiga o descomposición de amalgamas que se utilizan en defecto del estaño. Igualmente nos encontramos estañados corroídos, aquí también conocemos la causa y es aleación de estaño plomo baja en estaño.

No podemos termina este artículo sin decir que la mayoría de cubiertas de cobre están instaladas sobre tableros, que aún llevando láminas separadoras, la humedad que se filtre va a ir a parar en algunos puntos al tablero, con la consiguiente degradación de este.

A diferencia de otros metales, el cobre, aún con muchos años admite reparaciones efectivas a base de estañados o pequeñas prótesis en aquellas zonas que lo precisen y por ser la grieta excesiva no garantice solo el estañado. Lo mismo ocurre en encuentros o quiebros. Cuando se vea una rotura, hay que averiguar la causa y repararla de raíz. Lo que nunca se debería hacer es reparar con amalgamas, telas u otros complementos. UNA CUBIERTA DE COBRE, SI SE ACUDE A TIEMPO, SE PUEDE REPARAR DE FORMA EFECTIVA Y DEFINITIVA. PARA ELLO SE REQUIERE DE UN MINUCIOSO ESTUDIO, ANALIZANDO HASTA EL EXTREMO LAS CAUSAS QUE OBLIGAN A LA REPARACIÓN Y ASI PODER LA FORMA EFECTIVA DE HACER LA REPARACIÓN.

CUMALSA, S.L

Todos nuestros artículos son redactados por nuestro personal  utilizando nuestros propias fuentes de investigación, cualquier parecido con otros similares son mera coincidencia,  Nuestras publicaciones   están protegidas por derechos de autor, no se permite ni el copiado ni la difusión completa o incompleta sin autorización por escrito del autor.

M.A

 

Reparación de cubiertas de zinc


¿Cuál es la causa que obliga a las reparaciones en cubiertas de zinc?

la chapa de zinc necesita de ulteriores transformaciones superficiales para rendir exitosa en el tiempo. la teoría confirma que, un envejecimiento no acosado por la agresividad de materiales adyacentes es lo sustancial para que el metal de sus máximas prestaciones de funcionalidad y estética a lo largo de los años. Desafortunadamente la realidad difiere rebosante de la teoría, penoso es contemplar  el comportamiento de muchas cubiertas de chapa de zinc que con muy pocos años presentan un estado ruinoso. 

Concebimos el ZINC como  duradero optimo para su empleo en cubiertas , que además da un aspecto singular    a cualquier edificación. Por otra parte,  hay una variada oferta de acabados, que se amoldan a las necesidades estéticas más exigentes imaginables para cualquier facultativo de la construcción que quiera dar una nota añadida de singularidad a sus obras. ¿ pero que está ocurriendo?.

Con el paso del tiempo,  vamos asistiendo a ritmos cada vez más agigantados a la vista de cubiertas que están dando serios problemas de agrietamientos ,corrosiones u otros. En cumalsa, s.l. hemos tomado en serio  estos fenómenos, tenemos la más magnífica de las  oportunidades, que es la poder  estudiar multitud de cubiertas utilizando como laboratorio el paso de los años, de hacer nuestros propìos ensayos e ir llegando a conclusiones inéditas.  Imprescindible es  analizar  en profundidad para averiguar las principales causas y así poder configurar soluciones  eficaces. Lamentablemente muchas veces se llega tarde y la solución conlleva únicamente al desmontaje integral de la cubierta y su soporte.

No acertamos a entender como nadie se atreve a hablar del nefasto resultado de muchas y relevantes cubiertas que se han ido realizando siguiendo las pautas marcadas por “técnicos” incluso fabricantes e instaladores que presumen de llevar en sus  alforjas años de historia en el montaje. El caso es que los resultados son patentes y la necesidad de reparaciones abundan en demasía. Es complicado de entender como el fenómeno de la corrosión en muchos de sus sentidos científicos, es la principal causante de la ruina de la chapa hasta límites dificilmente en un principio sospechados, es decir: la destrucción integra del metal. No nos referimos a casos puntuales o aislados, no, se da la fatidica circunstancia de que abundan en demasía  por toda la geografía.

Con frecuencia venimos informando de una de las causas más evidentes que provocan  corrosión en la chapa de zinc . Lamentablemente seguimos viendo como se siguen realizando cubiertas con el mismo criterio de instalación que las  que están en estado ruinoso. Es difícil de entender que  a la vista de corrosiones se llegue a cambiar una chapa utilizando el mismo soporte, o peor: poner una chapa nueva sobre la destruida. Esto nos puede llevar a pensar que la desconfianza se centra en el mal resultado de la chapa, por eso; cambiándola queda todo resuelto. Pero no, no es asi, ya que al cabo de poco tiempo el desastre generalmente no solo reaparece, también se extiende.

El ZINC: hemos hablado hasta la saciedad de que el zinc  está perfectamente concebido para su utilización como material de cubrición y así lo demuestran infinidad de obras realizadas por todo el mundo. Son conocidas cubiertas  de zinc muy longevas y sin acusar más problemas extraordinarios que los típicos de cualquier cubierta, quizá que por falta de mantenimiento, en algunas cubiertas  haya engroses de elementos sólidos sobre la chapa  o en los canalones, o algún ínfimo fallo en remates complicados.Tenemos que diferenciar esos resultados negativos provenientes de causas típicas de otros más preocupantes como pueden ser las roturas, soldaduras reventadas o  corrosiones, siendo estas últimas las más preocupantes.

Es penoso ver  como en nuestra actualidad alguien se atreva a resolver reparaciones o  algunos remates con siliconas  masillas, láminas asfálticas  o pinturas de caucho, sabido es que eso no funciona en el tiempo. Los remates han de resolverse con plegados o soldando con estaño al  50%, atendiendo siempre a las posibles dilataciones y realizados por   oficio que sepa de soldadura, pues para este tipo de prácticas hay que disponer de un buen oficio con mucha pericia.

(Vista de diferentes reparaciones , corrosiones en la chapa y catas)

 

Vemos con frecuencia Canalones unidos con elementos sintéticos al igual que juntas de dilatación resueltas con materiales de caucho o neopreno. Estos, por cierto exageradamente caros, por lo que vamos viendo tienen una vida muy limitada . Aunque también nos encontramos con soldaduras de estaño resquebrajadas. En el primer caso, ya sabemos que las soluciones con elementos sintéticos no son las optimas ni van acordes con la durabilidad de la chapa de zinc. En el segundo , si  el estaño se resquebraja  es causa de déficit en la aplicación. Leer más

Concatedral de Ferrol

UNA CUBIERTA PARA LA HISTORIA

Linterna realizada en cobre de 2 mm. toda ella diseñada por Manuel Álvarez, junto con el Arquitecto Antonio Bouza Pita, allá por el año  2003. No fué esta la única obra en la que coincidieron, pues antes lo hicieron en la Iglesia de Santa Rita de Xubia  (Narón),  En su origen  tenía la cubierta de pizarra, esta se cambió por chapa de zinc, para lo que se preparó un soporte poco habitual, entablado de alerce de 30 mm. de espesor.

El diseño de la cúpula fue pura inspiración desarrollada por los autores.  Se partió de la base original de hormigón, un octógono irregular, sobre el cual se proyecto un subestructura compatible a base de acero inox. Toda el trabajo de  fabricación de la linterna, de 6 metros de diámetro, se hizo en taller, previo diseño en gráfico en tres dimensiones. Se repartió en varios tramos para poder efectuar el traslado, de tal manera que la puesta en obra se materializo ensamblando las diferentes piezas previamente estudiadas para que los puntos de unión puedan absorber  íntegramente los ulteriores movimientos de la chapa, Los puntos críticos de unión se soldaron en taller, para lo que se utilizó soldadura eléctrica, fundiendo los elementos a unir con pequeños aportes de cobre.   las  la aguja se hizo en acero inox en la que se puede contemplar una sólida cruz, trabajada en los talleres Delpon de O Barco,  previa una bola de cobre repujado, realizada por los hermanos Mondelo de As casas Baratas ( O barco de Valdeorras). Todo rematado finalmente por un pararrayos perfectamente integrado.

Una maravilla de obra que puede pasar desapercibida, pèro según se empieza a contemplar  va resultando de  un impresionante interés artístico.