Categoría: <span>Noticias recientes</span>

DIFERENTES REACCIONES DE LA HOJA DE ZINC

FENÓMENOS AMBIENTALES O ATMOSFÉRICOS PUEDEN LLEGAR A DESTRUIR LA CHAPA DE ZINC

Es lamentable tener que decir que seguimos viendo cubiertas de zinc con diferentes patologías muchas veces difíciles de explicar.
Venimos hablando con frecuencia de las corrosiones que derivan principalmente de la incompatibilidad de la chapa de zinc con los soportes,  también de las corrosiones por tensión, sin embargo, en nuevas auditorias nos van apareciendo fenómenos diferentes, para nosotros inéditos. 
A medida que va pasando el tiempo, cada vez con más frecuencia,  verificamos cubiertas de zinc en mal estado y vamos viendo, al menos para nosotros, nuevas patologías que nos invitan a un estudio en profundidad sobre el comportamiento del metal.  Patologías que nada tienen que ver con los soportes y ni tan siquiera con un mal empleo del metal, pues aún cuidando meticulosamente la instalación, eligiendo la calidad que más nos convence, vemos resultados de muy difícil razonamiento científico, sin embargo son de tal calado que llevan la cubierta o partes de la misma a su total ruina.

Roturas en la chapa de zinc por presencia de amoniaco.

Poco nos habíamos parado, por desconocidas, a hablar de las roturas que inexplicablemente se producen en las chapas cuando estas gozan de libertad de movimientos, roturas que surgen en cualquier parte de las chapa sin ninguna explicación, y en muy cortos periodos de vida. Podemos aseverar  que en  un  año de vida se pueden presentar roturas irreparables en las chapas.
Estamos trabajando en la investigación de estas patologías extrañas. A priori si tenemos algún dato claro y es que;  antes de disponerse a hacer una cubierta hay que tener  bien en cuenta, su ubicación, la zona geográfica y la atmósfera reinante. Esto nos conducirá a planificar el sistema de instalación más adecuado, elegir el grosor más idóneo o sencillamente desechar la utilización del material.
Aunque ya habíamos visto con anterioridad roturas extrañas en algunas chapas,    siempre lo hemos asociado con tensiones. Sin embargo, en una inspección reciente, nos llamó poderosamente la atención lo dañadas que estaban algunas chapas con un año de vida en la cubierta. Una cubierta realizada con esmero que  acusa preocupantes roturas.
Aún no tenemos la certeza exacta  de cuales son los fenómenos que dan pie a algunas patologías, pero la realidad está ahí, por tanto,  algún fenómeno la provoca. Barajamos aún muchas incógnitas, si podemos adelantar que la chapa de  zinc no lo puede todo, fenómenos ambientales o atmosféricos pueden llegar a hacerla inservible. por ejemplo el alto contenido de amoniaco en la atmósfera. 
M. Álvarez

Nota: Imágenes y texto protegidas por derechos de autor

 

AHORA NOS SORPRENDE EL AISLAMIENTO

TENEMOS RAZONES PARA INVESTIGAR.

AISLAMIENTO CARCOMIDO POR LAS HORMIGAS

la necesidad de dotar de aislamientos térmicos las edificaciones está más que justificada, pero ¿Son inalterables los aislamientos para estar siempre a pleno rendimiento?.

Recientemente, desmontando una cubierta, nos hemos encontrado algo realmente inédito para nosotros y es que el aislamiento térmico que completa el panel sándwich, en muchas zonas está inservible, sin masa a consecuencia de la destrucción que le provocan las hormigas.

Estamos realizando estudios sobre el fenómeno destructivo que no deja de ser alarmante ya que a la vez, en la misma cubierta nos hemos encontrado otros fenómenos que la han llevado a la ruina total  con el consiguiente riesgo de desprenderse de no haber acudido a tiempo.

Lamentablemente, muchas cubiertas realizadas con chapas metálicas sobre soportes inadecuados están manifestando serios problemas.

Esperamos obtener  pronto resultados sobre el estudio de estas nuevas patologías, que nos han pillado despistados.  Los daremos a conocer.

Manuel . Álvarez

EL ZINC, 141 AÑOS PROTEGIENDO VILLA ANDREA


VILLA ANDREA O CASA DEL MARQUÉS

En pleno centro de la Ciudad de Sarria ( lugo ) se encuentra una histórica  edificación que destaca mayormente por la singularidad  de su cubierta  de zinc.
Curioso, Villa Adrea fue el  lugar en el que los vecinos de Sarria pudieron ver por primera vez la televisión allá por 1958. Los moradores de la casa en  aquella época pusieron la caja receptora en una de las galerías , así los vecinos espectadores pudieron ver una pantalla en blanco, acompañada de un ruido del que místicamente cada cual extraería lo que le convenía. La realidad era que solo en Madrid y en Barcelona se emitía la televisión y como no, también en Sarria nada menos que en Villa Andrea, allí bajo su magnífica cubierta de zinc.


Según nuestras referencias data del año 1880  (siglo XIX). A la fecha, alzados y cubiertas, estructuralmente,  siguen siendo los originales.

La edificación se podría identificar comúnmente como “casa de indianos”. Se diferencian estas edificaciones por su singularidad, por ser más portentosas que el resto  en el radio más amplio posible, suelen tener tintes constructivos de otras culturas y  muy ricas en ornamentaciones. las fachadas y cubiertas son lo  propicio para mostrar de perpetuo las diferencias y así las enriquecían con  rebuscados ornamentos. la cercanía del ferrocarril permitía a los adinerados poner a pie de obra los más exquisitos materiales como en este caso el zinc y los ornamentos singulares que venían de las lejanías, de algunos sobrantes de interior o zonas portuarias.

las cubiertas, siendo la parte final del edificio, las más visibles, eran las  indicadas para demostrar el poder económico, la diferencia. Así, algunas edificaciones, como es el caso, las cubrían con chapa de zinc. Algo muy difícil de alcanzar en la época a menos que se gozase de muy buena economía. Se hacían así las cubiertas muy llamativas, pero no bastaba solo la cubierta, había que darle más vistosidad surtiéndola de ornamentaciones también de zinc. Daban así mayor majestuosidad al edificio.

 

No nos hubiésemos parado a hablar de este edificio si no fuese por lo llamativo de su cubierta de zinc. Hemos tenido la  suerte de que desde el Consistorio Municipal su Alcalde D. Claudio Garrido junto con la Concejalía de Cultura   nos permitiesen estudiar la cubierta. Hemos realizado un riguroso estudio científico de la estructura, la chapa de zinc y su comportamiento. Hemos obtenido resultados sorprendentes que nos permiten seguir  hablando con mucho acierto sobre el comportamiento del zinc. No podemos olvidar que el zinc lleva instalado nada menos que 141 años, no le han hecho falta ni tableros, ni láminas, ni cumbreras o lagrimeros de ventilación ni “farrapos de gaita“,   ahí sigue resistiendo el zinc  vientos y tempestades sobre una estructura de madera con un entablado de madera que lo sostiene. Lógicamente, ante tantos años,  el zinc acusa un visible desgaste y como no algunas roturas propias por el paso del tiempo, pero sí no fuese por   infructuosas reparaciones no  podríamos ni aventurar  su final de vida útil.

Al estilo de la época, toda la chapa de zinc se apoya sobre un entablado de madera maciza de pino que perpendiculariza sobre cabios de madera. La instalación difiere mucho de los sistemas actuales y  es de lo más sencilla, sigue el sistema de junta contra listón ( que era el que se podía emplear en la época )  en chapas de dos metros de longitud siguiendo un riguroso orden para permitir cualquier movimiento que se produzca en las chapas. Interesa ver la escasez de soldaduras, prácticamente todos los remates y encuentros están resueltos con minuciosos pliegues, dando vida ellos mismos a las ornamentaciones que muchas de ellas esconden engorrosos encuentros resueltos con envidiable artesanía. Las mansardas están cubiertas con  chapas romboidales individuales (tipo teja) gozan de un meticuloso ensamblaje que las hace definitivamente impermeables, todas ellas van fijadas individualmente  al entablado de la forma más peculiar ( impensable en nuestro tiempo ) .  Nada menos que 11 buhardas sobresalen de las cuatro mansardas. Estas buhardillas están totalmente cubiertas de zinc ornamentado, son de una singular belleza, dan a entender que han sido realizadas a propósito para esta empresa, pues las hemos llegado a ver similares en troquelados pero no en fabricación artesanal. Igualmente destacan las cumbreras y otros apliques que sí son de serie, tal vez llegados de algún taller Belga a juzgar por otros similares que hemos encontrado. Como de Flandes posiblemente hayan venido los techadores encargados de realizar la cubierta.

M.  Álvarez

EL ZINC, LA MEJOR OPCIÓN PARA SUSTITUIR UNA CUBIERTA

EL ZINC TERMINA SIENDO LA MEJOR OPCIÓN

Estado inicial de la cubierta de placas asfálticas

Una vivienda situada en un entorno  de construcciones  utilizadas mayormente  como segundas residencias.  En esta zona, como en muchas otras de nuestra geografía,  antaño la pizarra era el material que predominaba,  a parte de su indiscutible calidad, le daba un aporte de belleza distinto a las edificaciones.

La diversidad de modelos de construcción impera también en estos lugares de descanso,  tienen  su sitio construcciones más bien ligeras, no por ello exentas de calidad. Quizás por ese afán de ver algo novedoso,  con toque  de distinción ,  fueron haciéndose hueco las cubriciones asfálticas imitando la pizarra.  las láminas asfálticas, con una importante oferta de acabados,   se ponía en el mercado con las máximas garantías de funcionalidad y durabilidad.
El inexorable paso del tiempo pone a prueba cualquier material, es el tiempo el mejor laboratorio de ensayos. Es el paso del tiempo quién determina y expide acta del comportamiento de los materiales que se utilizan en cubiertas. En este caso, el breve tiempo  fue determinante, poniendo  fin a una cubierta obligando a su cambio, a su restitución por inservible .

Materiales suficientemente contrastados como puede ser el zinc no ofrecen dudas ni hay que acudir a ensayos para disponerle confianza asegurada en que nos va a ofrecer una vida útil muy larga.  Aunque  hablamos muchas veces de los resultados negativos que ofrece el zinc,  lo hacemos razonadamente pero, no hablamos del zinc como tal, sino que hablamos de los soportes que se utilizan para su instalación, ellos, junto con algunas incurias, son los que dan origen a la mayoría de las patologías que también en tiempo breve pueden terminar con el zinc.

Si se instala el zinc sobre un soporte adecuado, seguido de un esmerado oficio, conseguiremos un trabajo duradero y agradecido. Una cubierta de zinc, dentro de su gama, puede ofrecer una belleza inigualable.

Entablado de madera sobre las placas asfálticas

Nos encontramos una vivienda cubierta con láminas asfálticas instaladas directamente sobre un tablero. Descomponer  en este articulo la ruina de la cubierta no viene al caso, simplemente decir que la cubierta no estaba funcionado y había que buscar una opción de cubierta ligera, aprovechado para aumentar en aislamientos añadiendo distinción a la edificación, es decir, un cambio radical con el mínimo coste posible.

Cubierta de chapa de zinc

Se planificó una cubierta de zinc sobre un nuevo soporte. Sin desmontar la cubierta original, se instalaron rastreles de madera con aislamiento rígido intermedio para seguir entarimando toda la superficie con tabla de pino separada y posteriormente la chapa  de zinc. La chapa de zinc natural de 0,65 mm de espesor , calidad “ELZINC” se perfiló en obra para su instalación por el sistema de junta alzada, empleando chapas cortas que se colocaron  directamente sobre  el entablado de madera. Conseguimos así  una cubierta singular que a parte de su funcionalidad da un llamativo toque de distinción a la vivienda, que la hace resaltar como única sobre todas las de su alrededor.

Ver imágenes

M. Álvarez

CAMBIO DE TONALIDAD EN LA CHAPA DE ZINC

UNA VERDADERA ODISEA , DECIDIRSE POR UN ACABADO U OTRO EN LA CHAPA DE ZINC

Hay que empezar por decir que los fabricantes nos tienen absolutamente confundidos con su interminable paleta de colores (acabados en la chapa de zinc). Es tal la propaganda de unos y otros que hasta hacen creer que la calidad del zinc va en sintonía con el nombre propagandístico, puro marketing, con el que identifican las tonalidades. Ejemplo: Muchos  creen que  en  el zinc al  cuarzo, otros en el zinc al grafito,  etc, etc, uno por ser de color gris y otro de color negro, ya no digamos de otros nombres, que no se entienden de donde pueden salir ni que significan, al final  todo una pantomima. Es preciso saber que   solo se trata de una tonalidad  superficial que dependiendo del pigmento se logra un color u otro. Sí, por muchas vueltas que les den, es una aplicación superficial aplicada una vez el zinc laminado, vamos que como si de pintar la chapa de un coche se tratase, aunque con otras características. Solo hay que preguntar si está garantizada la tonalidad del zinc en el tiempo, nos van a decir que si, pero no nos lo va a certificar, es que ni tan siquiera aseguran una igualdad de tonalidad si se piden partidas diferentes.

Nos hemos encontrado con casos en los que pasados unos, pocos años, zinc de color negro en origen se ha tornado en gris, con el de color gris no hay que decir nada  ya que el zinc natural va a adquirir ese color final, con otros coloridos ya lo explicamos en adelante.
Científicamente está  demostrado que el zinc, a la intemperie, torna a adquirir su tonalidad característica, es decir, la que adquiere si se utiliza chapa simple, el de siempre, sin ningún tipo de acabado superficial. El caso es que el zinc, se ponga como se ponga es zinc y la pintura lo único que hace es satisfacer la vista, bueno y hacer aflojar los bolsillos. No hay que perder de vista que el precio final del zinc, por eso de resultar más atractivo, resulta también mucho más caro por ir pintado. Un dato importante. la mayoría de nuestros peritajes surgen en cubiertas de zinc “pre patinado”, ¿por qué será?

Casi siempre que nos disponemos a realizar una cubierta de zinc, se nos hace   la misma pregunta. ¿cómo va a ir variando el color del zinc ?. ¿Cuánto tiempo va a durar ese color natural característico blanco agrisado con viso azulado y lustre metálico intenso?  Respuestas inconcretas pueden conducirnos a la elección de un zinc prepatinado para salvar esa transición obligada que va a ir sufriendo el zinc. Sin duda, el zinc “pre-patinado” ofrece una apariencia visual totalmente diferente, más homogénea. Llega a obra provisto de un film, que no con poco trabajo   una vez instalado se retira, ofreciendo un aspecto espectacular que casi justifica el elevado precio.
El que el zinc sea “pre-patinado” no garantiza la perpetuidad ni tan siquiera la homogeneidad del color, ni exime al metal de ulteriores reacciones por mucho que nos lo aseguren, pues los resultados que vamos viendo en nuestras investigaciones  nos confirman  las preocupantes alteraciones que podemos razonar. Pero el objetivo de este artículo es el explicar como se va tornando el color de la chapa en el tiempo, y.
 

HE AQUÍ LA RESPUESTA

Ese color brillante va a permanecer muy poco tiempo, en algunas atmósferas pude cambiar el color en  horas coincidiendo con la noche,  así se puede entender de que el proceso sea más o menos largo va a depender de la atmósfera reinante y de los contaminantes reactivos que porte, en cualquier caso es más cuestión de días,  que de meses o años como algunos aseveran.

Entre muchas otras, tiene esa propiedad el zinc de que en contacto con el aire seco él  conserva su color y  brillo a la temperatura ordinaria; en el aire húmedo se cubre de una película gris, que preserva a las capas inferiores de ulterior oxidación. Esta película está formada por una mezcla de hidróxido y metal; al cavo de algún tiempo toma  color blanco por la acción del ácido carbónico, formándose carbonato bárico hidratado, este se adhiere bien pero es soluble en el agua que contenga anhídrido carbónico y amoniaco. La oxidación del zinc es tanto mayor cuanto  más grosera   es su estructura cristalina.

Como producto secundario se forma peróxido de hidrógeno. El aire en movimiento oxida más el zinc que el aire en reposo. Según la proporción de gas carbónico que contenga, el aire húmedo actúa con distinta intensidad; la acción es más enérgica en presencia de gas sulfuroso.

Curiosamente ya W.H. Seamón  investigo sobre este proceso de transformación dictaminando que el mismo zinc resulta protegido por la capa que en él se forma por la acción del aire, parece que esta capa hace al zinc muy resistente aún para el agua que contenga 0,5 gr. de anhídrido sulfuroso o de anhídrido carbónico por litro.

En atmósferas contaminadas, el hidróxido de zinc formado inicialmente reacciona con los contaminantes para formar sales básicas. Estas sales se van formando por zonas y aumentando progresivamente hasta unirse todas ellas dando lugar a esa capa protectora que protegerá la chapa.

En las dos imágenes anteriores vemos la primera que se corresponde a zinc natural, la siguiente a zinc pre-patinado.

Podemos deducir que el proceso de cambio de color en la chapa  es relativamente corto. En algunas zonas geográficas el cambio de tonalidad se puede producir en un par de días siempre que se coincida con la atmósfera adecuada. En cualquier caso el zinc natural  va a dejar su brillo en tiempo muy breve.

En las imágenes siguientes podemos ver, además de otros fenómenos, como cambia radicalmente el color de la chapa de zinc. La imagen de la derecha nos muestra una chapa que  en origen era de color negro, color que aún sigue conservando en su parte interior, todo lo contrario a la exterior que no se diferencia si en origen fue natural o de color negro. Resultado más llamativo vemos en la imagen de la izquierda, en este caso la chapa era de color rojo, de manera, a primera vista, inexplicable se va desprendiendo  del pigmento dejándose ver el color natural. Se da la circunstancia de que en la cubierta que se puso chapa con este acabado rojo o granate, se hizo una secuencia de coloridos diferentes con otras chapas de tonalidad gris, verde y alguna más. Curiosamente, todas las chapas presentan el mismo estado de decoloración y no solo eso, lo más lamentable, la cubierta requiere de su recogida.
Parece que este zinc nadie lo fabricó y ningún técnico da explicaciones de como pueden suceder tales cosas. Nosotros si sabemos y así lo hemos explicado, porqué hubo esas pérdidas de color y llega el zinc incluso a la corrosión. 

chapa de color negro, después de unos años, en origen era como vemos la parte interior

 

estado de chapa pigmentada pasando 10 años
Chapa que fue de color rojo, véase el estado después de 10 años

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Para evitar este proceso visual de cambio de tonalidad se suele acudir a la elección de chapa pre-patinada de nombres comerciales conocidos,  a priori no tienen más que  un color diferente desde el inicio, a parte del precio significativamente  mayor, el color ,similar al que la chapa de color natural va a adquirir en breve plazo de tiempo. Nos referimos siempre a pre-patinados que se asemejan al  color final del zinc natural, las demás ofertas de colores tienen otro comportamiento si bien la tendencia hasta ahora es la de ir perdiendo el pigmento, así lo podemos observar en la imagen siguiente.
Podemos observar otra imagen, un zinc pigmentado del que es difícil deducir el color  se intuye que fue de tono rojizo. Lo que   si sabemos que no es natural.
Han pasado a penas 10 años y  vemos claramente   como va desapareciendo  parcialmente  el pigmento dejándose ver el color natural  . De esta forma, el zinc empieza con su proceso natural e ira manifestando chorretones blancos sobre la chapa, terminando por presentar una tonalidad más bien desagradable, es decir,  no teniendo nada que ver con esa tonalidad perpetua que se le presumía cuando se instaló. Por otra parte, estas alteraciones pueden acarrear algunas consecuencias más graves que la simple perdida de color. En algún otro artículo hablamos de las patologías que pueden devenir a consecuencia de la pérdida deshomogeneizada del pigmento.

la siguiente imagen corresponde a la misma cubierta de la que se extrajo la muestra de la imagen anterior. En esta última se ve claramente la diferencia de tonalidades cuando va desapareciendo el pigmento. 

 Nota: todos los artículos y publicaciones que se hacen en la Página Web de Cumalsa, S.l. proceden de sus propias investigaciones tanto de campo como de informaciones recopiladas de diferentes textos asociados con la materia. Por lo que están amparadas por derechos de autor.  Se prohíbe  el copiado o la difusión por otro cualquier medio sin permiso expreso del autor.

M. Álvarez

LA PLANCHA DE PLOMO EN CUBRICIONES

PRECAUCIONES EN LA INSTALACIÓN DE LA PLANCHA DE PLOMO

El plomo laminado, un metal que por sus   características lo podemos considerar entre los mejores para diversos empleos en construcción, tal como pueden ser las cubriciones tanto   en obra nueva como en rehabilitaciones. Goza de una resistencia muy alta y es  altamente maleable, lo que le permite adaptarse a cualquier superficie por heterogénea que sea. En principio , a juzgar por su calidad, cabría su empleo en cualquier circunstancia con plenas garantías, pero eso no eso de la plena confianza puede llevarnos a un error. Su empleo sin tener en cuenta algunas consideraciones puede acarrear serios problemas en muy corto plazo.
Se podría decir que el plomo se ha  empleado desde muy antiguo en construcción como material para elemento de acoplamiento y reparto de cargas , aprovechando la fluencia del plomo a temperatura ambiente bajo cargas moderadas. El grado de fluencia del plomo bajo carga aumenta cuando esta lo hace, mientras que disminuye al hacerlo la relación entre el espesor de la plancha y la superficie de la misma.

El plomo tiende a comportarse, en teoría, como lo hacen otros materiales , en el sentido de que si una lámina es suficientemente delgada, resistirá una fuerza prácticamente infinita aplicada regularmente a sus dos caras. Resulta imposible que una lámina de plomo presionada entre dos superficies planas sufra una deformación importante , rebasando los límites de aquellas.
La lámina de plomo no disminuye su espesor en forma importante. la fluencia del plomo a temperatura ambiente varía con su composición.

la plancha de plomo acusa los fallos del soporte que se volvió inservible

Por eso de creer en su durabilidad se empleó para techar  edificaciones mayormente singulares, se empleó  también como adyacente de otros como puede ser la pizarra o la teja, también para la cubrición de linternas y ornamentaciones. Así podemos ver techos cubiertos totalmente con plancha de plomo, cubiertas de teja o pizarra con la rematería (limas etc) realizadas con plomo, de  la misma forma vemos cubriciones de muros y canalones realizados con plomo.

A juzgar por la antigüedad de algunas obras, la plancha de plomo estaría fuera de toda duda y cabría su empleo en cualquier circunstancia. Pero, no hemos de olvidar de que los oficios anteriores conocían perfectamente el material y su comportamiento, que es lo que en la actualidad nos falta.


No son pocos los conocimientos necesarios para trabajar la plancha de plomo. En la mayoría de los casos, en la actualidad, se instala el plomo con absoluto desconocimiento, sin tener en cuenta una serie de factores que por adversos van a terminar anulando la funcionalidad de un material considerado entre los mejores. Pongamos por ejemplo el atrevimiento a realizar cualquier cubrición utilizando como soporte tableros aglomerados y sobre ellos una lámina separadora. Nuestras investigaciones, llevadas al raciocinio, demuestran que esa práctica es una aberración. Igualmente aberrante es utilizar masillas para sellar uniones en los canalones u otras rematerías. Cuando se ejercen estas prácticas, simplemente se denota que hay ayuno de oficio para trabajar un metal con magníficas prestaciones.
Curiosamente, el plomo, por su nomenclatura permite la limpieza y admite el estañado de perpetuo a menos que esté corroído, solo hay que saber hacerlo. 
El plomo, casi comparado al cobre, tiene una alta resistencia a la corrosión, por otro lado es altamente vulnerable ante algunos medios ácidos o básicos y muy dado a las deformaciones y  roturas por tensión. Estos datos merecen de una explicación científica que no cabe en este artículo.
Una de las deformaciones más acusadas por la plancha de plomo son las roturas por tensión o resquebrajamientos, que se producen mayormente en los canalones, también pueden suceder en las planchas de cubierta.

Roturas en canalón de plomo

Es un error hacer canalones de plomo si no se tiene en cuenta una serie de factores, lo mismo puede suceder cuando nos disponemos a cubrir muros empleándolo a modo de albardilla. Instalar el plomo pensando en que es lo mejor ya  que se adapta a cualquier superficie es el mayor  error que se puede cometer, pues hay que procurar de soportes adecuados y de una instalación exageradamente meticulosa, de lo contrario la ruina está asegurada.

imagen clara de como se llegan a producir las condensaciones que terminaran destruyendo la plancha de plomo , incluso la estructura portante de acero.

El simple contacto del plomo con algunos medios, como pueden ser morteros, maderas u otros metales, así como la obstaculización de sus movimientos de dilatación o contracción a los que está obligado serán suficientes para llevarlo a la ruina sin ninguna posibilidad de arreglo.

Cubierta de plomo destruida por corrosión sin ninguna posibilidad de arreglo.

Las soluciones diluidas de ácidos orgánicos desprendidas de maderas duras pueden corroer lentamente a plomo y se puede aumentar el efecto corrosivo de la condensación continua en la cara interior de las cubierta, fachadas u otros al absorber ácido orgánico de la madera dura   de la subestructura.

no olvidemos que el plomo es anfótero y puede actuar como ácido o como base. Consigue transformar sales de plomo en ácidos  y sales de tipo metálico.

A largo plazo, la condensación puede causar corrosión apreciable en el plomo convirtiéndolo lentamente en carbonato.

los hormigones y morteros de cemento contienen algo de cal libre que puede iniciar un lento ataque corrosivo sobre el plomo en medio húmedo, por lo tanto se debe de evitar el contacto directo entre el plomo y el hormigón cuando está fraguando y cuando la carbonatación de la cal libre por reacción con el dióxido de carbono de la atmósfera es lenta.

UN DOSSIER DE IMÁGENES INÉDITAS.

(Las imágenes corresponden a un trabajo de investigación que hemos realizado en una cubierta con muy pocos años de vida, de ella hemos extraído datos inéditos realmente interesantes. A priori, la cubierta se hizo con todas las garantías, utilizando incluso madera de soporte, pero eso que se hizo con las mejores intenciones fue precisamente el camino que llevo la cubierta a la ruina total, llegando incluso a afectar a la estructura ).

Manuel Álvarez

 

SOLUCIÓN A UNA CUBIERTA DE ZINC EN MAL ESTADO

ANTES DE DISPONERSE A REPARAR EN UNA CUBIERTA DE ZINC, SEA DE LA GRAVEDAD QUE SEA,  HAY QUE ESTUDIAR RIGUROSAMENTE LA PATOLOGÍA QUE OBLIGA A LA REPARACIÓN Y PLANIFICAR UNA INTERVENCIÓN , SI ES QUE LA HAY, ACORDE CON LA NECESIDAD PRESENTE O FUTURA.

NUNCA, JAMÁS  SE DEBERÍA PREMITIR REPARAR UNA CUBIERTA DE CHAPA DE ZINC CON TELAS, MASILLAS O PINTURAS SEAN DE LA CALIDAD QUE SEAN.  CASI SIEMPRE ESTE ES EL PRINCIPIO DEL FIN DE LAS  CUBIERTAS DE ZINC.

Es cada vez más frecuente ver cubiertas de zinc que con pocos años de vida manifiesten degradaciones,  de las que nos damos cuenta cuando vemos humedad dentro de la edificación  o persisten humedades que presuntamente ya se habían controlado. Se dan casos  en los que se ven esparcidos por el suelo pequeños trozos de zinc . la primera pregunta sería ¿ por qué se degrada la cubierta ?  la segunda ,  ¿Tienen remedio, se pueden reparar las cubiertas de zinc de forma eficaz?.

El primer episodio es que nos salta la alarma   cuando vemos humedad en el interior del edificio, generalmente en los techos, humedad que se puede manifestar de formas muy diversas,  manchas amarillentas que se van tornando en marrones para pasar a negro. En las paredes se presentan en forma de lágrimas que se van extendiendo hacia el suelo,  todo acompañado de un olor desagradable a moho.
Muy diferente es cuando se produce la gotera, en este caso veríamos directamente una sucesión de gotas de agua que se  desprende del techo o chorretones que bajan por la pared.
A menos que se trate de una circunstancia extraordinaria, siempre precederá la mancha de humedad a la gotera. las manchas negras significan la descomposición o putrefacción de elementos de construcción, al principio,  se originan después de entradas de humedad cíclicas muy tenues  que,  quedando custodiadas por los materiales de fábrica los irán descomponiendo o corroyendo,  emergiendo  así como múltiples manchas de moho polvorientas una vez secas, en las habitaciones  suele reinar un olor característico a humedad y descomposición de vegetales. 

(Es de tener en cuenta las  consecuencias negativas para la salud que puede acarrear la humedad en las habitaciones)

En medida que las humedades van avanzando , si no se ha puesto remedio, la superficie de las manchas aumenta considerablemente, pudiendo llegar a cubrir buena parte de techos o paredes, incluso se puede manifestar en el suelo. Una vez cesan las filtraciones, aún produciéndose gotera, parte del agua, sino toda, quedará custodiada en los elementos de construcción, terminará vaporizándose lentamente y se condensará entre los  elementos, Al descomponerse los elementos se originan esas manchas del color característico ya citado.

Se presenten como se presenten las manchas, lo cierto es que son de humedad y ella tienen que venir de algún sitio y es así cuando llegamos a darnos cuenta de que algo  puede estar  pasando en la cubierta.

Lo peor en una cubierta de zinc es cuando se empiezan a producir esas filtraciones   ínfimas, que ni vemos ni nos imaginamos. Aquí es cuando entra en juego la función de los complementos, las láminas, los tableros u otros elementos que se suelen poner para por si acaso. Bien, pues llegado el caso del por si acaso, resulta que los elementos son los que sufren, los que se degradan, los que ocultan y los que pueden terminar destruyendo la cubierta. 

Ya sabemos que se suelen recomendar láminas con una falsa seguridad. Pues si por algún motivo dejase de funcionar la cubierta, ahí está la lámina que, entre otras cosas va actuar como una “segunda cubierta”. Falso, todo falso, la lámina puede sacar de algún apuro pero nunca, nunca actuar como un cubierta de perpetuo.

Tenemos que quedarnos con este dato; si fuésemos capaces de ver cuando la cubierta permite filtraciones por el motivo que sea, el elemento impermeable existente sería perfecto ya que puede evacuar el agua ¿hasta donde?, el caso es que la desplazará del punto de origen hasta otro punto cualquiera. Lo de que cuando se producen filtraciones el agua llegue hasta los canalones o fuera de zonas de riesgo, se antoja casi imposible, Claro que puede servir de remedio en tanto no se acomete la reparación.  pero el inconveniente está en que no sabemos si hay filtraciones ya que las láminas reciben esos pequeñas cantidades de agua que nos hacen creer que la conducen hasta los canalones y no es cierto.  Son, al principio, cantidades muy pequeñas que se pueden quedar en la periferia del punto de entrada.  Cuando se produce un desajuste en la cubierta, el inicio puede llegar a ser microscópico e irá avanzando a lo macroscópico, las entradas de agua serán cada vez más caudalosas y transitando por las láminas, antes de llegar a los canalones, desembocaran en multitud de puntos en los que las láminas están perforadas por las grapas de fijación y es ahí en sonde se empieza a producir la oculta ruina que   la veremos cuando nos salte la alarma de ver las humedades en el interior. 

la triquiñuela está en que,  las láminas bajo la chapa de zinc nos van a privar de conocer que la cubierta da problemas hasta que ellas mismas los den o los haya originado   y esto hay que explicarlo bien. 

 Una cubierta de chapa de zinc es fiable, por tanto sobran los complementos  impermeabilizantes.  la chapa de zinc unida a una instalación eficaz  tiene que rendir. Eso de poner algo “por si acaso” ya genera alguna duda, se está concibiendo  de antemano que el zinc puede  fallar.  Es como si nos compramos una gabardina  de última moda,  y como complemento nos ponemos un impermeable antes de la gabardina  por si cala esta última, no tiene sentido. Tampoco estamos en contra de que se ponga algún complemento, eso sí, ¡Ojo con lo que se hace! ya que esos complementos pueden ser  los que destruyan el zinc.

Está comprobado y sentenciado,  que en muchos casos, por no decir la inmensa mayoría,   los complementos son los que arruinan la chapa de  zinc.

Muy importante; Veamos: generalmente, cuando  la chapa de zinc permite la filtración es más bien por leves roturas, por algún desajuste o por picaduras localizadas.  Cuando por cualquier de estas causas  se inician  filtraciones , empiezan siendo muy ínfimas, se traducen en leves gotas de agua que muchas veces ni se separan de la cara interior de la  chapa, evaporándose contra la misma dejando un pequeño residuo de hidróxido. Claro, es imposible que esto se sepa, ya que no hay ninguna alarma que nos los indique ni ningún indicio de dominio profano por el que se pueda  deducir que algo está pasando. (Me paro aquí para decir que; cuando se producen roturas,  o picaduras, suele ser mayormente porque la cubierta ya nació viciada, y está interaccionando desde el primer día con elementos incompatibles, por tanto, me permito decir que es muy recomendable que un experto en cubiertas audite la cubierta no más allá de pasados los dos primeros años de vida, el experto, por su ciencia empírica ha de saber si la cubierta presenta algún síntoma )

Reparaciones con masillas que dan lugar a la corrosión de la chapa
Chapas destruidas a causa de la corrosión (Instalación y reparación deficientes)

Precisamente, esas pequeñas grietas, o picaduras que comienzan siendo casi microscópicas van a ir aumentando a consecuencia de las corrosiones que en ellas mismas van a ir generando,   esos pequeños residuos de hidróxido que he mencionado,  van aumentando y quedando atrapados entre la cara interior del zinc y las láminas, empezándose  generar una masa de carbonato que ella misma interacciona de forma electrolítica con la chapa llevándola a la destrucción total hasta el punto de hacerla desaparecer.

Explicado por encima uno de los principales episodios que pueden ocurrir en una cubierta, llega la pregunta. ¿EXISTEN SOLUCIONES ?  Si se acude a tiempo, hay muchos casos en los que se puede dar solución. Aunque aquí también tengo que mencionar que muchas veces acudiendo a tiempo, más que solucionar se agrava el problema.

cuando se detecta algún problema en la cubierta de zinc, ha de ser un profesional quien estudie debidamente la solución y trabaje con los materiales adecuados, es decir ZINC Y ESTAÑO.

POR MUCHAS EXCELENCIAS QUE SE LE ATRIBUYAN AL ZINC, ES SUSCEPTIBLE DE ALTERACIONES COMO CUALQUIER OTRO ELEMENTO.  HEMOS DE SER CONSCIENTES QUE SE TRATA DE UN METAL Y POR TANTO SOMETIDO A REACCIONES PROPIAS CONOCIDAS. POR AÑADIDURA, LA CHAPA QUE SE EMPLEA ES DE POCO GROSOR, CUALQUIER MERMA QUE TENGA, SI NO ES RECOMPENSADA POR MATERIAS PROPIAS QUE GENERA EL ZINC, PUEDE GENERAR ALTERACIONES IRREVERSIBLES.

En aquellos casos que con un estudio minucioso se pudo planificar una solución ideal, acude el atrevido el alquimista con sus productos fantásticos ( telas, pinturas, amalgamas ) y a la porra la cubierta, lo peor es que se llevan una pasta por hacer un mal trabajo. (veamos unas imágenes en la que en un conjunto de cubiertas, dos se pueden mantener, sin embargo a una no se llego a tiempo, precisamente por haber utilizado productos inadecuados)

Una de las cubiertas exigía de su cambio total. Se planifico el soporte adecuado. las otras cubiertas se pueden mantener.
Cubierta realizada nuevamente con chapa de zinc sobre un entablado de madera de pino

Pese a quien le pese, Una cubierta de zinc no se puede reparar en ningún caso con telas, con pinturas ni con masillas. Una cubierta de zinc se repara con zinc y estaño. Bien se sabe que reparando con MATERIALES INADECUADOS  los problemas se van sucediendo años tras año, hasta que se llega a la desesperación y es entonces cuando el agraviado entra en desesperación y empieza a documentarse. En la mayoría de los casos, el único remedio es la retirada total de la cubierta asumiendo íntegramente los costes, con pocas posibilidades de reclamación.  

Manuel Álvarez

MANUEL ÁLVAREZ FORMA PARTE DEL PROFESORADO EN EL CEGOR

O mestre ferreiro Santiago Martínez Otero puxo o punto e final ao Curso de Especialización en Xestión de Obras de Rehabilitación

xoves, 23 Novembro, 2023

A quinta edición do Curso Superior de Especialización en Xestión de Obras de Rehabilitación (CEGOR), organizado pola Fundación Laboral da Construción de Galicia en colaboración co Consorcio de Santiago, puxo o seu punto e final coa formación en forxa por parte de Santiago Martínez Otero, mestre ferreiro compostelán que no 2021 recibiu o premio Richard H. Driehaus das artes de construción polo seu labor na empresa Forxa Chago.

 

Durante a sesión puideron aprender como son os diferentes materiais cos que se traballa na forxa, así como as técnicas ou segredos para atopar unha mellor calidade e durabilidade dos traballos.

 

No curso participaron 31 profesionais, todos eles persoal técnico ou xefes de obras de rehabilitación. Entre eles atópanse arquitectos e arquitectas de toda Galicia, arquitectos técnicos, restauradores e responsables de empresas construtoras.

 

Especialización única
Este ciclo formativo, no que xa se formaron 90 persoas desde o ano 2019, impartiuse os venres e sábados entre os meses de maio e novembro no Centro de Formación de Santiago en Pontepedriña de Arriba e representa unha especialización única en Galicia nun dos campos máis en auxe hoxe en día na construción: a rehabilitación. Destaca o grao de satisfacción dos profesionais que xa o cursaron que destacan como sobresaliente.

 

Baixo a coordinación do arquitecto da Oficina Técnica do Consorcio Ángel Panero, o CEGOR aporta unha visión integral da xestión dunha obra de rehabilitación, comezando pola súa xestión administrativa e legal, pasando pola súa xestión económica, polo coñecemento de materiais e técnicas así como as instalacións e eficiencia enerxética.

 

Durante os sete meses de duración, o alumnado recibiu tamén clases de ata 40 persoas expertas recoñecidas do sector a través de formacións teóricas e obradoiros prácticos sobre as técnicas e oficios de rehabilitación como o estucado, a cantería, a forxa ou a madeira, incluíndo tamén leccións sobre xestión administrativa e económica das obras de rehabilitación. Ademais realizáronse visitas a empresas para coñecer distintos materiais construtivos.

 

Previamente impartiuse, entre outros, un taller práctico de morteiros a base de cal hidráulica e aérea por parte do mestre artesán Martín García, un de revocos e estucos levado a cabo polo mestre estucador Oriol García ou un sobre cubertas de cinc, cobre e chumbo a cargo de Manuel Álvarez. Tamén tiveron unha clase maxistral do profesor Manuel Guaita, catedrático de estruturas da USC, sobre estruturas de madeira.

 

Entre as visitas a empresas das que se dispuxeron destacaron Maderas Besteiro, o serradoiro de granito de Sograni en Porto do Son, ou centros de investigación como o laboratorio PEMADE da Universidade de Santiago e o edificio Impulso Verde de Lugo. Outras compañías que participaron foron Tejas Verea ou Schlüter.

LA FALSA TEORÍA DE LA CÁMARA DE VENTILACIÓN EN UNA CUBIERTA

VENTILACIÓN

Se designa con este nombre la renovación del aire contenido en un espacio determinado con objeto de sustituirlo por otro cuya composición sea apropiada al fin propuesto.
El aire contenido en un local en el que permanece durante algún tiempo un numero más o menos grande de personas o animales acaba por perder, al cabo de algún tiempo, sus condiciones de respirabilidad, contribuyendo a ello varias causas. ¿ alguien puede asociar lo dicho con un a cubierta de zinc? 

(Este artículo ayudará a entender que entre la chapa de zinc y soporte, se ponga lo que se ponga, no se consigue ninguna cámara de ventilación, tal vez sí una cámara de aire),

Se consiguen micro cámaras de aire cuando se apoya la chapa de zinc sobre láminas nodulares, alveolares o trenzadas, ni que decir tiene  que esto no sucederá si se ponen láminas totalmente lisas de polietileno, caucho o sintéticas  como se dan casos. En esta ultima situación ( zinc sobre láminas sintéticas lisas ) la destrucción está asegurada, no así cuando se trata de cartón embreado. o simple papel. Algunos estudios que hemos realizado  nos indican que la chapa de zinc sobre cartón de estraza no sufre alteraciones siempre que el soporte de fijación sea compatible  o no demasiado agresivo con la chapa de zinc.   Hemos encontrado  cubriciones de zinc realizadas sobre capa de yeso, separada la chapa del yeso por un papel de estraza permaneciendo funcional durante muchos años, lo mismo hemos podido ver cubiertas sobre cartón embreado y soporte de tabla que permanecen funcionales pasado más de 30 años.

Una generosa cámara de aire ( nunca de ventilación) se puede lograr planificando a lo clásico un soporte a base de rastreles y tabla separada, pero siempre será una cámara de aire, no de ventilación. Si es posible, la cámara de aire debería procurarse en cualquier cubierta ya que ella ayudará al rendimiento de los demás materiales.)

Téngase en cuenta que a esos espacios llamados cámaras de aire va a llegar vapor y  por ende, el vapor de agua puede concentrarse en el aire en dos formas: invisible o visible. Hasta llegar al punto de saturación o punto de rocío, es invisible el vapor de agua contenido en el aire, pero pasado ese punto se condensa y se hace visible depositándose en forma de finísimas gotas sobre los objetos. Cuando esto ocurre se dice que el aire está saturado de vapor de agua.

la cantidad que un volumen determinado de aire puede contener de vapor de agua gaseoso en el momento de llegar al punto de saturación y fija para cada temperatura, habiéndose observado que aumenta con esta.

Temperatura del aire saturado                   vapor de agua contenido
-20°  ……………………………………………………………1,0 Gr por m³
-15°   ……………………………………………………………1,5       “
-10°   ……………………………………………………………2,3      “
-5°     ……………………………………………………………3,4      “
-0°     ……………………………………………………………4,9      “
+5°     …………………………………………………………..6,8      “
+10°   …………………………………………………………..9,4      “
+15°   ………………………………………………………….12,8     “
+20°   …………………………………………………………17,2      “
+25°   …………………………………………………………22,9     “
+30°   …………………………………………………………30,2     “

Así tenemos que  1 m³ de aire saturado a la temperatura de 5° contendrá tan solo 6,8 gr de vapor de agua en estado gaseoso. Si hacemos llegar al recinto que lo contiene mayor cantidad de vapor de agua, este no se mezclará con el aire sino que se condensará depositándose en gotas sobre las paredes y sobre el fondo del recipiente.
las cifras de la tabla anterior sirven de base para definir lo que se entiende por grado de humedad del aire, que no es otra que el vapor de agua que contiene expresada en centésimas partes de la que contendría si estuviese saturado, así, por ejemplo. El problema de la ventilación es de orden muy complejo y la enumeración de todas las circunstancias a las que habrá que atender sobre una buena ventilación,  sobre la economía humana es muy difícil de realizar por cuya razón los investigadores que se han dedicado al estudio y práctica de instalaciones de ventilación se atienen a puntos de partida de origen práctico.

Un local calentado en exceso necesita de mayor ventilación que otro que se mantenga a temperatura moderada.

Hay que conceder a toda precipitación atmosférica una acción higiénica favorable.

la ventilación puede ser natural,por diferencia de temperatura y mecánica.
Bajo una cubierta no cabe otra ventilación que no sea  otra que la ejercida por diferencia de temperatura, que se trata de encauzar el movimiento del aire manteniendo una diferencia de temperatura que hace que el movimiento se efectue del local más frío al más caliente.

Toda corriente gaseosa deja tras de si un vacío más o menos perfecto que es enseguida ocupado por las moléculas gaseosas inmediatas.

Al aumentar la temperatura se aleja el punto de saturación del aire y este está en condiciones de ábsorver mayor cantidad de vapor de agua.

  • El aire en movimiento por el interior de una canalización encuentra resistencias debidas a varias causas que se ve obligado a vencer  sino se ha de detener en su movimiento.
  • En una masa de aire en movimiento hay que distinguir la presión estática, la dinámica y la total.
  • presión  estática es la presión interior de un gas que se mueve en línea recta, la presión estática es también la que ejerce el aire sobre la pared de un canal al moverse paralelamente a ella
  • la presión dinámica es el exceso de presión ( sobre la anterior )

En la practica no existe nunca caso supuesto de que el aire no encuentre resistencia alguna en su camino, sino que siempre habrá una pérdida de energía mecánica , es decir, que la presión total disminuirá a lo largo del conducto en que se mueve el aire. Se aumenta esta pérdida mucho más cuando el aire tiene que hacer cambios bruscos de dirección y al variar la forma de sección trasversal, por ejemplo al pasar de una sección cuadrada a otra rectangular y viceversa. Por tanto se recomienda procurar evitar los cambios bruscos de dirección y toda alteración dela sección trasversal ( las láminas al huso están plagadas de obstáculos) 

Para la circulación regular u constante del aire en una canalización es preciso la intervención de un conjunto de fuerzas, unas veces positivas y otras negativas.

Para formarse a la idea de la influencia que la rugosidad de la superficie  ejerce en el rozamiento, basta considerar que las pequeñas deformaciones o irregularidades de aquellas originan alrededor de la envoltura una zona en la cual las partículas de aire, en lugar de pasar deslizándose simplemente, choca, perdiendo una parte de la fuerza viva.

Atendiendo a las anteriores especifificaciones, se puede entender la falsedad de quienes aseveran crear una cámara de ventilación bajo el material de cubierta, Es decir, pese a quien pese, no se llega a crear ninguna cámara de ventilación, si microcámaras de aire dependiendo de que láminas se utilicen o cámaras muy generosas si se trabaja con entablados de madera separada sobre enrastrelados.  Lo peor es cuando afirman   de que es necesaria o imprescindible la cámara de ventilación para que el metal este ventilado ya que así se eliminan las condensaciones y su repercusión en la chapa. Nos encontramos muchas  veces con radicales  incoherencias que se puede explicar finamente; se dan casos en los que no faltan ilustrados con recursos académicos  que gustan de obtener esa cámara de aire, que le siguen llamando erróneamente “cámara de ventilación” ¿ y cómo la proyectan?  ¡De película!; Solo hay que fijarse en la imagen siguiente: Sobre el soporte estructural, forjado u otro, presentan unos rastreles, muchas veces metálicos ( una aberración) las menos veces de madera, sobre ellos un tablero prefabricado, una lámina nodular y la chapa de zinc. ¿para que sirve la tal cámara, contribuye en algo para esa presumible necesidad de que el zinc se ventile. No tiene ni pies ni cabeza, pero hay quien se lo cree hasta que se desintegra el tablero, pero hay quienes van más allá, tienen tal fe en las láminas que incluso trabajando con entablados separados en los que se palpa la cámara de aire, aconsejan poner una lámina. No cabe otra explicación más allá del interés económico con la posterior ruina casi asegurada. 

 

En cualquier caso, si afirman  la necesidad de la ventilación y se demuestra  que no existe tal cámara ¿ cuales serían las consecuencias ?. 

Manuel Álvarez

Se prohíbe el copiado, la difusión total o parcial de este artículo aún citando la fuente, sin permiso por escrito el autor

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: