HUMEDADES ¿COMO PUEDEN SURGIR?

HUMEDADES.

Una de las principales causas de insalubridad de las construcciones y al mismo tiempo de depreciación de las misma, obligando a los propietarios a costosas y frecuentes reparaciones, es la humedad que en mayor o menor intensidad se acumula sobre los materiales utilizados en la ejecución de las construcciones.

Dividimos en cuatro especies diferentes la humedad que nos podemos encontrar en las edificaciones.

1º humedad origina o propia de los materiales, tal como la que proviene del agua de la cantera, de la absorbida por los ladrillos, la empleada en la ejecución de los morteros etc, a la cual viene a añadirse la originada por las lluvias, nieblas o nieves ocurridas durante la época de la construcción.

2º la humedad de capilaridad que se produce desde el momento en que se coloca sobre el terreno la primera piedra .

3º la humedad de filtración., originada por diversas causas.

4º la humedad de condensación, que se origina en el interior de las edificaciones por la respiración pulmonar y cutánea de las personas por la calefacción y alumbrado, por los efectos de la condensación sobre la paredes impermeables debidos a las variaciones atmosféricas etc.

Es evidente que la importancia mayor o menor de las diferentes clases de humedad depende en gran parte de una cuantas propiedades físicas de los materiales de construcción, en relación al agua , tales como su capacidad hídrica, su poder capilar, su permeabilidad, su higroscopicidad y, finalmente , su facilidad mayor o menor de desecación.

Se entiende por capacidad hídrica de los materiales de construcción la relación entre el volumen aparente de una muestra de material que se ensaya y el volumen de agua que puede retener en sus poros.

En una casa de tres pisos en cuya construcción se hayan empleado 167.000 ladrillos, habrá aproximadamente 835.000 litros de agua. El metro cúbico de ladrillos contiene de 120 a 230 litros de agua. Esto teniendo en cuenta solamente el agua empleada en la construcción.

Esta humedad original debe evaporarse completamente para que la edificación higiénicamente considerada sea habitable.Además de la capilaridad, cuyos efectos se dejan sentir de abajo arriba., existe también lo que se llama capilaridad lateral , dirigida desde el exterior hacia el interior de los muros y que es debida a la atracción producida por la diferencia térmica entre dos puntos. Diferencia que es tanto mayor cuanto más espeso es el muro.

El volumen del aire que sale de los pulmones contiene una cantidad de vapor de agua que se calcula, como de término medio de 43 gr, por metro cubico de aire espirado al cual hay que añadir el de la transpiración cutánea, obteniéndose un total de 1 litro y medio por persona al día. A la humedad que proviene de las personas hay que añadir la producida por la calefacción y el alumbrado, así como también la que resulta del vapor de agua contenido en la atmósfera.

Manuel Álvarez

EL VINO BAJO EL TEJADO DE ZINC

Por Manuel Alvarez

BODEGAS Y VIÑEDOS ARTADI, PROTEGE SUS PRESTIGIOSOS CALDOS  CON CUBIERTAS DE ZINC.

Unas cubiertas de zinc para las que se planificó un sistema de soporte sin precedentes. Se estudiaron minuciosamente pros y contras de las cubriciones en todos los sentidos, para conseguir  un resultado espectacular.

una vista de bodegas y viñedos Artadi
BODEGAS ARTADI (LA GUARDIA)

En plena Rioja Alavesa, a unos 64  kilómetros de Vitoria, 17 de Logroño, se  sitúa la Ciudad de  de laguardia, un pueblo de singular belleza que vio nacer al fabulista Samaniego. Lugar plagado de historia en el que caso Don Sancho el Deseado con Doña Blanca de cuyo matri

una vista de bodegas y viñedos Artadi
            FABULISTA SAMANIEGO

monio nació Don Alfonso el vencedor de la Batalla de  las Navas de Tolosa. La ciudad se sitúa en un altozano rodeada por una muralla que conserva cinco puertas de acceso. Encierra la muralla un rico patrimonio histórico que invita a la admiración de sus  monumentos,  casas de fachadas ornamentadas  con amplios portones   y estrechas calles empedradas. Reza un cartel en una de sus entradas  que advierte a los centenares de  visitantes que acuden a diario,  de encontrarse en uno de los pueblos más bonitos de España .  Por su situación, la periferia de la Ciudad se presenta como una espléndida balconada, desde la que  se puede contemplar la  singular belleza de una extensión interminable  repleta de viñedos, en los que irrumpen algunas edificaciones singulares que destacan precisamente por sus cubiertas, tales como ysios,  o un poco más lejanas ,en  Elciego,  las de Marqués de Riscal.
A un Kilómetro escaso de una de las entradas de la Ciudad, con acceso directo  desde la carretera que comunica con Logroño o Vitoria, se encuentra BODEGAS Y VIÑEDOS ARTADI, un amplio espacio en el que se sitúan una serie de   edificaciones perfectamente armonizadas, que deleitan con su elegante vistosidad  a los más exigentes visitantes que  desde todo el mundo  acuden   a diario   a visitar las prestigiosas bodegas.

Espacios en los que se elaboran los mundialmente reconocidos caldos bajo la dirección del peculiar enólogo JUAN CARLOS LOPEZ DE LA CALLE, el que con una mediana explicación es capaz de convencer al más profano de las excelencias de sus vinos. “Buenas uvas, limpieza y mucho cariño son los ingredientes principales “. Precisamente él fue quién  pensó en el zinc para cubrir las singulares edificaciones  destinadas a la conservación de sus vinos, él se puso en contacto con Cumalsa, S.l. para articular esa idea suya inicial de utilizar el zinc. Se hizo un estudio minucioso que duró varios meses, en el que se contemplaron todos los aspectos. la presencia del zinc en estas cubiertas es de suma importancia, pues no solo aporta vistosidad, cobijará de perpetuo hasta su consumo las diferentes añadas de los exclusivos  vinos que ARTADI  produce, saldrán de esos espacios de silencio sepulcral  con un paladar exquisito que obligan a encerrarse  en uno mismo para poder saborear de pleno sus excelencias.A propósito de crear una cubierta eficaz en todos los sentidos, se buscó la fórmula de que ella repercutiese en el espacio interior, contribuyendo con su soporte a crear una atmósfera interior envolvente, limpia,  de temperatura homogénea que sin duda contribuirá a las exigencias que requieren la  conservación de los vinos.

                                                                                                                  Estado de las cubiertas antes instalar el zinc

El soporte se compone de un embaldosado de piedra arenisca de 2 cm de espesor sobre el que, se pusieron rastreles de madera de pino perforados para que puedan permitir el paso de aire, sobre los rastreles entablado de madera de pino separada y ya sobre esto, sin más, la chapa de zinc. Se tuvo en cuenta que las maderas fuesen de Ph neutro, incluso de que estuviesen     ausentes de elementos químicos que  podrían dañar al vino, elementos  tales como en tricloroanisol.

El zinc también se eligió a conciencia, se tuvieron en cuenta una serie de características necesarias, por conocer estas características   terminamos eligiendo, como en todas nuestras obras, la marca ELZINC, de  la calidad natural . Se trata de una fabricación nacional, de la que desde nuestro departamento técnico conocemos de primera mano sus sofisticados procesos y sistemas  de fundición y laminado, que nos permiten confiar en su eficaz respuesta de comportamiento en el tiempo en respuesta a  nuestras exigencias.

Se emplearon 10 toneladas  de zinc natural de 0,65 mm en bobinas de 1000Kg. Perfilando en obra para su final instalación por el sistema de junta alzada.

Finalmente se logró lo inicialmente previsto, una cubierta funcional, armoniosa,  que invita a su contemplación en un lugar tan concurrido por gentes de los 5 continentes que a diario acuden a visitar tan singular zona; más que nada por la grandeza de sus vinos. Los más reconocidos,  ARTADI LA GUARDIA,  estarán permanentemente protegidos por cubiertas de chapa de zinc.

VER IMÁGENES.           TODAS LAS IMÁGENES

 

REPARACIÓN DE CUBIERTAS DE PIZARRA

LA PARTE OSCURA DE LAS REPARACIONES DE CUBIERTAS.

Nuestro trabajo nos permite ir acumulando experiencia, aún no lo sabemos todo. Son unos cuantos años paseando por toda la geografía visitando, desmontando y realizando cubiertas de todas la variedades. En las que visitamos nos fijamos en su estado, en las que desmontamos analizamos minuciosamente las causas de su ruina y en las que realizamos ponemos en práctica los conocimientos adquiridos no descuidándonos de observarlas periódicamente.

En cualquier edificación la cubierta es parte fundamental y no se debería descuidar, requiere de revisiones periódicas y en muchos casos de algún mantenimiento. Hay algunos países en los que es de obligado cumplimiento el mantenimiento periódico de algunas cubiertas.

En la mayoría de los casos nos acordamos de la cubierta cuando vemos humedades que directamente nos afectan.( es como lo de santa Bárbara, nos acordamos de ella cuando truena y si no encontramos la cruz devocional nos sirve hacerla con los dedos con tal de que pare de tronar) Es entonces cuando a la desesperada buscamos a quien nos solucione el problema y muchas veces es aquí cuando empieza el verdadero problema. Existe un sector especializado en sacar provecho de la desesperación que va yendo en aumento.

VEAMOS DOS COMPORTAMIENTOS:

El primero; a la vista de una gotera, humedad  o algún defecto que observamos en nuestro tejado.  lo ponemos en conocimiento del profesional que realizo el trabajo, si lo encontramos.

El segundo; lo ponemos en conocimiento de otro profesional que no tenga nada que ver con el primero.

Las respuestas serán totalmente contrarias, en el primer caso el profesional autor,  buscará todas las justificaciones posibles para convencer al sufridor de que siga teniendo confianza y que solo se trata de algo casual. En el segundo caso ocurrirá todo lo contrario, el profesional aprovechando el momento de desesperación intentará desprestigiar al que realizó la cubierta para garantizarse él la confianza y que le terminen confiando la reparación, adornando su discurso con la exposición de otras intervenciones, promocionando productos mágicos todo inclinado a que a costa de lo que sea le dispensen confianza. Tienen algunos tal habilidad que nada se le opone, da lo mismo que la cubierta sea de pizarra, de zinc, de cobre, de teja, de plomo o de lo que sea. El producto milagroso sirve para todo. Hemos visto auténticas barbaridades. ¿ cómo se puede reparar una cubierta de pizarra con telas asfálticas pegadas sobre las pizarras, una cubierta de cobre, de zinc o de plomo con masillas, con telas o pinturas milagrosas.? Esto significa no tener ni puñetera idea de lo que se está haciendo. Sin embargo seguimos viendo tejados mal reparados con estas artes. ¿ por qué será?  lo peor es que se le dice al sufridor que eso no está bien y te mira como diciendo que le quieres engañar cuando lo que tratas es de decirle cual es el verdadero alcance del problema. No es el primer caso en que se empieza por una minúscula gotera y se termina levantando toda la cubierta al paso de poco tiempo. Solo un detalle. ¿Cuándo se hace una reparación, alguien le garantizan el trabajo por algún tiempo o hay que volver al año siguiente,o antes, porque no hay forma de reparar definitivamente? .

Cayó no hace mucho en mis manos un artículo fascinante. Vengo defendiendo desde hace muchos años mis discrepancias sobre milagros que se le atribuyen a las espumas de poliuretano proyectado. Sí, a ese producto que se aplica en construcción de color amarillo, que va en unos bidones y creo que se le aplica una dosis de emulsionante y después se proyecta . Yo empecé a conocer este producto allá por el año 85 más o menos y a pesar de los escasos conocimientos ya me ofrecía varias sospechas. La primera y más principal: que no es impermeabilizante no, pero se vendió como tal además de ser aislante. Alguien con gran sentido del humor coincide con mi teoría. El caso es que aún se sigue vendiendo como material impermeabilizante y de hecho se sigue proyectando en el interior de algunas cubiertas incluso en el exterior, se acude a este remedio para rellenar huecos y así preservarlos de la humedad. Alguien ha dado en llamarles a los profesionales que utilizan este producto “alquimistas de las goteras” Hemos llegado a ver tejados de pizarra reparados con este material , incluso se ha empleado para sujetar pizarras sueltas.

Otro producto muy empleado y mágico, las famosas pinturas que una vez aplicadas terminan convertidas en casi caucho. llega el mago con el bote con  la brocha y ala aplicar que seque la pintura y todo solucionado, da lo mismo un canalón, que una bandeja de zinc, pizarra, cobre o lo que sea, sirve para todo, realmente fascinante. Sin duda que, si algún fabricante de estos productos viese este artículo se asombraría y nos haría muchas preguntas. Pero si llega a sus manos que nadie  se ofenda ya que  defendemos todos los productos como inmejorables, pues cada cual tiene sus características pero son para lo que son,  eso sí, como con los medicamentos, se debería leer primero el prospecto y aplicarlo donde proceda por sus características y no en cualquier parte en la que se nos antoje para salir de los apuros, además, para el buen empleo hay que seguir la pautas marcadas e incluso aplicando tratamientos previos al acabado. Estos productos junto con las láminas asfálticas, y siliconas, masillas y hasta incluso chicles  son los más empleados en las reparaciones de cubiertas y canalones,que por otra parte son los que las terminan arruinando. Pues estas no son reparaciones son eventuales que pareciendo efectivas se van sucediendo y llega un momento de tal aglomeración que ya no hay remedio que no sea la retirada

2014-03-20 11.57.16

 de la cubierta, que gracia. 

Nosotros vamos a la antigua usanza, somos de los que reparamos reemplazando los materiales inservibles por otros nuevos de las mismas características. Una pizarra rota no se puede reparar ya que se volverá a romper, hay que sustituirla por otra nueva y que sea de las mismas   dimensiones. Una perforación en una chapa de zinc no se puede cubrir con masilla o pintura, hay que estañar o sustituirla si es necesario, pasa lo mismo con una rotura o perforación en una chapa de cobre o plomo.

Hemos visto canalones interiores de zinc y de cobre a los que les han reventado las soldaduras y se han intentado reparar pegando una tela y al año siguiente otra y así sucesivamente. igualmente que hay multitud de cubiertas de chapa de zinc de cobre y de pizarra a las que le van poniendo capas de lámina asfáltica cada vez que aparecen humedades.

Las cubiertas tienen la gran desventaja de ser poco accesibles y ello juega a favor de los “alquimistas de las goteras” aunque si se les puede ver cuando bajan o suben a realizar los trabajos de reparación, esta observación casi nos llegaría para intuir lo que se estuvo haciendo. A un tejado de pizarra, disponiéndose a una reparación,  se sube con pizarra, martillo y clavos y se baja siempre con escombro y no poco. Al de zinc se sube con soplete, estaño y chapa de zinc, aquí siempre si hay desechos no se preocupen que se baja, la chatarra está muy bien pagada. Al de cobre y plomo se sube igualmente que al de zinc, cambiando los materiales claro. Posiblemente algún “profesional” pondrá pegas pero siempre habrá quien lo haga.

 

Manuel Álvarez

TRANSFORMACIÓN DE COLOR EN LA CHAPA DE ZINC

Casi siempre que nos disponemos a realizar una cubierta de zinc, nos encontramos con la misma pregunta. ¿cómo va a ir variando el color del zinc ?. ¿Cuánto tiempo va a durar ese color natural característico blanco agrisado con viso azulado y lustre metálico intenso?

HE AQUÍ LA RESPUESTA.

Ese color brillante va a durar muy poco, que el proceso sea más o menos largo va a depender de la atmósfera reinante, en cualquier caso es más cuestión de días que de meses.

En contacto con el aire seco el zinc conserva su color y  brillo a la temperatura ordinaria; en el aire húmedo se cubre de una película gris, que preserva a las capas inferiores de ulterior oxidación. Esta película está formada por una mezcla de hidróxido y metal; al cavo de algún tiempo toma  color blanco por la acción del ácido carbónico, formándose carbonato bárico hidratado, este se adhiere bien pero es soluble en el agua que contenga anhídrido carbónico y amoniaco. La oxidación del zinc es tanto mayor cuanto  más grosera   es su estructura cristalina.

Como producto secundario se forma peróxido de hidrógeno. El aire en movimiento oxida más el zinc que el aire en reposo. Según la proporción de gas carbónico que contenga, el aire húmedo actúa con distinta intensidad; la acción es más enérgica en presencia de gas sulfuroso.

Curiosamente ya W.H. Seamón  investigo sobre este proceso de transformación dictaminando que el mismo zinc resulta protegido por la capa que en él se forma por la acción del aire, parece que esta capa hace al zinc muy resistente aún para el agua que contenga 0,5 gr. de anhídrido sulfuroso o de anhídrido carbónico por litro.

En atmósferas contaminadas, el hidróxido de zinc formado inicialmente reacciona con los contaminantes para formar sales básicas. Estas sales se van formando por zonas y aumentando progresivamente hasta unirse todas ellas dando lugar a esa capa protectora que protegerá la chapa.

En las dos imágenes anteriores vemos la primera que se corresponde a zinc natural, la siguiente a zinc pre-patinado.

Podemos deducir que el proceso de cambio de color en la chapa  es relativamente corto. En algunas zonas geográficas el cambio de tonalidad se puede producir en un par de días siempre que se coincida con la atmósfera adecuada. En cualquier caso el zinc natural  va a dejar su brillo en tiempo muy breve.

En la imagen siguiente podemos ver, además de otros fenómenos, como cambia radicalmente el color de la chapa de zinc. La chapa en origen era de color negro, color que aún sigue conservando en su parte interior, todo lo contrario a la exterior que no se diferencia si en origen fue natural o de color negro.

 

chapa de color negro, después de unos años, en origen era como vemos la parte interior
estado de chapa pigmentada pasando 10 años
Chapa que fue de color rojo, véase el estado después de 10 años

Para evitar este proceso visual de cambio de tonalidad se suele acudir a la elección de chapa pre-patinada de nombres comerciales conocidos,  a priori no tienen más que  un color diferente desde el inicio, a parte del precio significativamente  mayor, el color ,similar al que la chapa de color natural va a adquirir en breve plazo de tiempo. Nos referimos siempre a pre-patinados que se asemejan al  color final del zinc natural, las demás ofertas de colores tienen otro comportamiento si bien la tendencia hasta ahora es la de ir perdiendo el pigmento, así lo podemos observar en la imagen siguiente.
Podemos observar otra imagen, un zinc pigmentado del que es difícil deducir el color   se intuye que fue de tono rojizo. Lo que   si sabemos que no es natural.

 

Han pasado a penas 10 años y  vemos claramente   como va desapareciendo  parcialmente  el pigmento dejándose ver el color natural  . De esta forma, el zinc empieza con su proceso natural e ira manifestando chorretones blancos sobre la chapa, terminando por presentar una tonalidad más bien desagradable, es decir,  no teniendo nada que ver con esa tonalidad perpetua que se le presumía cuando se instaló. Por otra parte, estas alteraciones pueden acarrear algunas consecuencias más graves que la simple perdida de color. En algún otro artículo hablamos de las patologías que pueden devenir a consecuencia de la pérdida deshomogeneizada del pigmento.
la siguiente imagen corresponde a la misma cubierta de la que se extrajo la muestra de la imagen anterior. En esta última se ve claramente la diferencia de tonalidades cuando va desapareciendo el pigmento. 

 Nota: todos los artículos y publicaciones que se hacen en la Página Web de Cumalsa, S.l. proceden de sus propias investigaciones tanto de campo como de informaciones recopiladas de diferentes textos asociados con la materia. Por lo que están amparadas por derechos de autor.  Se prohíbe  el copiado o la difusión por otro cualquier medio sin permiso expreso del autor.

M. Álvarez

PIZARRA DE TECHAR, EL ARTE DE SU FABRICACIÓN

 LA PIZARRA, INDISCUTIBLEMENTE  NATURAL 

Desde siempre, el ser humano necesita proteger  de forma eficaz  sus edificaciones. Remontándonos en la historia, nos daremos cuenta que se han ido buscando los materiales más duraderos y distinguidos para cubrir cualquier tipo de edificación. Desde  las más antiguas cabañas a los más modernos edificios, la pizarra permanece inalterable junto a majestuosas construcciones de piedra protegiéndolas y contribuyendo a la vez a su singular belleza.

Cuando se ha querido dar un toque de singularidad a sobrias edificaciones, se acudió principalmente a la pizarra para coronarlas cubriendo torreones, cúpulas o partes prácticamente inaccesibles que a la vez destacan a modo de sello de identidad en iglesias, palacios, monasterios y edificios singulares de  cualquier ciudad o pueblo no solo de nuestra geografía,  en cualquier parte del mundo, en los lugares más inverosímiles se pueden  contemplar cubiertas de pizarra.

El hombre, tardo poco en descubrir la generosidad y durabilidad de la piedra  para emplearla en las construcciones más robustas. De poco le serviría, si no encontrarse la forma de proteger de forma eficaz y duradera lo que con tanto empeño y esfuerzo  a través de los tiempos fue construyendo. Encontró también en la piedra llamada pizarra el material más idóneo para garantizar la protección de las edificaciones y así va permaneciendo por siglos, codeándose con las materiales más duraderos, 

Como todo, la elaboración de pizarra ha ido evolucionando singularmente adaptándola cada vez más a las necesidades que se van presentando. Se ha evolucionado desde la extracción hasta la instalación. Como idea genérica, la pizarra se extrae bruta en una cantera, se transporta a naves  en donde se manipula hasta darle el último formato quedando lista para  su instalación.

Mucho dista desde las primeras explotaciones hasta la fecha. Se empezó extrayendo la pizarra manualmente para su empleo en las construcciones más próximas a los yacimientos, se podían sacar piezas definitivas en forma de lajas  de formatos totalmente irregulares y grosores muy abundantes, se encargaban de colocarla los propios canteros que intervenían en la construcción. Las lajas de pizarra entrelazadas, vertiendo unas sobre otras, con abundantes solapes  garantizaban que el agua no retrocediese.   las losas se sujetaban por  su propio peso sobre estructuras rudimentarias de madera con posterior enlatado  también de madera generalmente de muy poca pendiente. En medida que la pendiente hiciese dudar y la pizarra corriese riesgo de deslizarse, se fijaban las piezas al enlatado con “espigos” de madera a modo de clavos, para ello se hacia un agujero en una parte que quedaría oculta de la pizarra sin riesgo de que recibiese agua, se taladraba la madera y se metía el espigo, así nos hemos encontrado algunas cubiertas.  Este tipo de cubiertas requería de estructuras muy sólidas y resistentes por el peso que suponía la propia pizarra. Avanzando se empezaron a fabricar  piezas de menos grosor, ellas, más generosas dejándose trabajar, permitían hacer cubriciones sin límites de inclinación. Para fijar las piezas, se empezaron empleando clavos de forja y ya se iban dando formas a las pizarras para hacer más atractivas las cubiertas. El crecimiento de la demanda, motivado por la confianza que ofrece la pizarra,  obligó a tomarse en  serio las explotaciones, buscando  yacimientos duraderos de donde extraer pizarra en abundancia, para cubrir en principio la demanda nacional.  Se empezó a emplear maquinaría pesada para la extracción en la que se empleaban explosivos para romper las rocas, una vez tareadas en grandes bloques  se transportaban a naves para allí convertirlos en la definitivas piezas de pizarra. La excelencia de nuestra pizarra, pronto se hizo conocer en los cinco continentes, esto supuso las exigencias de nuevas adaptaciones, exigencias de calidades, formatos, características, etc,etc, obligan  a una industrialización de pro. Las empresas de fabricación se ponen al día con sus propios equipos  de investigación y control que se familiarizan con la pizarra desde que se descubre el yacimiento hasta que se paletizan las piezas, empleando los últimos avances tecnológicos tanto para la extracción como para la elaboración. Se paso de utilizar el conocimiento empírico a los fiables ensayos de laboratorio,  Lo más importante de la pizarra está en el yacimiento, los avanzados conocimientos de ingeniería en esta materia, permiten localizar los filones  conociendo a ciencia cierta su calidad y el entramado que concierne a una explotación minera a cielo abierto en su mayoría, todo ello va a permitir obtener una pizarra con identidad propia.

Sin duda, el mejor avance fue la extracción por aserrado, dejando al margen  los explosivos en los tramos finales. Los  grandes bloques, con el aserrado , no sufren las consecuencias negativas que le pueden aportar las ondas expansivas y llegan con su solidez original a las naves de elaboración. En la naves sufren una minuciosa transformación, aquí , aserrando los grandes bloques (rachones), se convierten en pequeños bloques en forma de cubo, fácilmente manipulables de mediadas largo y ancho similares a las que finalmente tendrán las definitivas piezas. Operarios con singular destreza, convierten los pequeños bloques en finas piezas  (labrado) , esta labor artesanal, podemos compararla imaginándonos el ir extrayendo hojas de un libro, pensemos que las hojas están todas  pegadas unas a otras y valiéndonos de una espátula las vamos separando.

La pizarra tiene esta nobleza de dejarse separar en finas láminas sin alterarse, conservando íntegramente su textura y resistencia. Es la perfecta maquina del hombre quien a través de sus manos , ayudadas por una especie de cincel y martillo, a simple golpe con coordinados movimientos y rapidez admirable  van extrayendo pieza a pieza de grosores idénticos e integra. En esta labor , vista, oído y tacto se emplean al 100%, clasificando  las piezas que pasarán una a una por otro proceso que es el de corte, aquí se dan las medidas definitivas haciendo un corte biselado por los cuatro lados, terminado el corte, la pizarra está lista para su embalaje, un embalaje muy sólidos que no permite ningún movimiento de las piezas en su transporte. Así va a llegar la pizarra a la obra lista para su instalación.

Cubierta realizada hace más de 30 años
Cubierta realizada hace 35 años

Todos los procesos mencionados van acompañados de un minucioso control, del que se encargan técnicos educados para el seguimiento de las diferentes secuencias, finalmente podemos confiar en que la pizarra está identificada por las calidades de económica, tercera, segunda, primera y especial.

Bien instalada la pizarra,  nos permitirá disfrutar de su singular belleza con la tranquilidad de que permanecerá definitivamente inalterable su funcionalidad.

  Manuel Álvarez 

REFUGIO DE ARTIGA DE LIN

REFUGIO DE ARTIGA DE LIN.

 

Una mimada edificación plenamente integrada en el impresionante paisaje que configura la zona de ARTIGA DE LIN

Solo, codeándose con la hermosura natural que ofrecen praderas arboledas y agudizadas montañas, todo ello cubierto  por una inmensa alfombra de infinito colorido,  allí se encuentra el refugio. Una mimada y exquisita edificación plenamente integrada en el extenso cuadro de un hermoso paisaje. El clima extremo va a ser eternamente verdadero verdugo del singular  edificio. Para proteger la obra  frente a las más variadas  inclemencias meteorológicas, el proyectista eligió la chapa apostando por el  zinc. Un  riguroso sistema asistió la instalación de principio a fin, teniéndose en cuenta escrupulosamente todas las adversidades que puedan afectar en el tiempo al prestigioso metal. Los trabajos de instalación fueron confiados a Cumalsa, s.l. la que desarrollo toda la ingeniería de detalles, poniendo en práctica la constante de funcionalidad y estética. Entre todo  hemos tenido muy en cuenta la multitud de personas que a diario se acercan al lugar

bty

, pensando en ellos pusimos el máximo empeño para que puedan deleitarse en su contemplación.  Se empleó chapa de zinc natural de 0,7 mm. de la marca “ELZINC” toda la manufacturación de la chapa se llevo a cabo en la propia obra, realizando así “un traje de gala a medida para una obra tan significativa”. Se cubrieron faldones, un alzado y aleros. Toda la chapa fue instalada sobre entablado de madera de pino separada, fijada mediante grapas inoxidables, cuidándose hasta el extremo la absoluta libertad de las chapas para poder moverse sin el más mínimo obstáculo  en los ciclos de dilatación y contracción a los que permanentemente van a estar sometidas. Se han tenido en cuenta los alineados hasta el más mínimo detalle, haciendo coincidir la anchura de las chapas con las diversas líneas de ventanas, creándose así un armonioso simulacro de cuerdas de arpa enmarcado por el alineado envolvente de la fachada. En los faldones se instalaron las chapas al tresbolillo, resaltándose así un llamativo relieve. Los aleros se forraron con chapas armoniosamente cortadas. Todo ello   obligara al visitante a su contemplación que a buen seguro lo van a complacer distrayendolo  por momentos  de  de la circundante naturaleza.  Con seguridad podemos decir que el refugio es el único de estas características que hasta ahora hemos podido ver en un espacio de tal interés turístico. Sin duda,  el paisaje merece la pena, pero la singular edificación invita a  ser contemplada,  imposible  pasar desapercibida a cualquiera de los cientos de visitantes que a diario acuden al impresionante lugar. 

EL LUGAR.

No podíamos cerrar este artículo sin mencionar el interés que ofrece Artiga de Lin, un lugar al que acuden a diario cientos de amantes de la montaña.

Un paraje de impresionante belleza natural   que se sitúa a dentro del Valle de Aran.

El  esplendoroso lugar de impresionante belleza natural , se separa apenas 10 Km. Del pico de Aneto. Se accede desde el pueblo de ES BORDES, que dista 7 Km. De Viella en dirección Francia.

Una pista forestal de elevada pendiente, asfaltada, separa 9 Km. El pueblo de la explanada de Artiga. Se puede acceder perfectamente en coche hasta un aparcamiento próximo. El transitar por esta pista ya merece la pena, dese el principio va obligando de  de lleno al visitante en la contemplación de la impresionante vegetación toda ella de colores frescos, con innumerables variedades de frondosos árboles   que se elevan durante todo el recorrido.  Durante el trayecto se pueden encontrar , bien acondicionadas, zonas de descanso con sus mesas y barbacoas. Igualmente se pueden encontrar un par de restaurantes de montaña que ofrecen suculentas comidas. A penas 2 Km. Antes de la llegada al refugio hay un holgado aparcamiento y la caseta de información. A unos 100 m. se sitúa una Ermita, desde la que salen frecuentes trenillos abiertos que pueden utilizarse para llegar hasta el refugio.

(ver imágenes)

M. Álvarez

DIFERENTES SOPORTES PARA CUBIERTA DE ZINC

 

Dos representaciones de soporte. En la primera vemos la losa  de hormigón, rastreles, tablero aglomerado y una lámina superpuesta sobre el tablero. Representamos unas nubecillas  de vapor en la losa, ese vapor asciende hasta la cámara (espacio que queda entre la losa y el tablero ) el vapor, al no tener salida se irá depositando en la parte inferior del tablero, la humedad lo irá degradando y cada vez sera mayor su higroscopicidad. Toda esa humedad que se concentre en el tablero terminará descomponiéndolo, seguirá su camino ascendente y se irá depositando entre la lámina y el propio tablero y aquí se seguirán produciendo condensaciones, quedando así atacado el tablero por su parte inferior y superior. Así lo podemos ver en la siguiente imagen.

Vista del tablero bajo la lámina “Delta”

Caso contrario es la segunda representación:

Aquí vemos que la cámara de aire que se encuentra entre la tabla y la losa esta liberada por los huecos que quedan entre las tablas, nunca se producirán concentraciones de vapor en ese espacio, por tanto la tabla no acusara degradaciones y a la hora de recibir el calórico en ese espacio no se generarán fuertes presiones pudiendo ellas disiparse por todo el espacio.
Hay que apuntar que algunos tableros, por sus componentes, portan un pH  muy  ácido Muy por debajo

tirafondos corroidos
Tirafondos corroidos

de 5 y va a ser captor de electrones de los átomos del zinc. Si la chapa se pone en contacto con el  tablero por algún medio acuoso o humectado este medio servirá de electrolito formándose la pila entre los dos elementos chapa y tablero, cediendo electrones el átomo de zinc al medio ácido quedando el primero con carga positiva derivándose de ahí la corrosión. (corrosión electrolítica) TENGAMOS PRESENTE QUE LA CHAPA SIEMPRE VA A ESTAR COMUNICADA CON EL TABLERO POR MULTITUD DE FIJACIONES LAS CUALES SON PROPENSAS A LA HUMECTACIÓN.

En el caso de entablado de madera, portando esta un pH de entre 5-7., neutro o cercano, en esta situación los átomos de zinc estarán estables. Si hay que cuidarse de que la tabla no lleve tratamientos ácidos, mejor trabaja la tabla sin tratar. El sistema de entablado permite instalar la hoja de zinc directamente sobre el entablado, nunca se producirán fuertes presiones entre la chapa y el soporte precisamente por la separación de las tablas y la cámara generada entre ellas y la losa.

Nota: Texto e imágenes  están protegidas por derechos de autor, no se autoriza el copiado ni la divulgación por ningún medio sin el permiso por escrito del propio autor.

M. Álvarez

INTERACCIÓN DE LA CHAPA DE ZINC CON MEDIOS ÁCIDOS

Manuel Álvarez

interacción del cinc con el tablero
Interacción del zinc con el tablero

Desde el punto de vista electroquímico, la corrosión es un fenómeno basado en la transferencia de electrones que precisa para su inicio de un metal cuyo potencial sea diferente al de los iones catódicos de la solución con la cual está en contacto. Los iones catódicos encontrados en la mayoría de las soluciones corrosivas naturales son de hidrógeno, de ahí que la tendencia, generalmente de un metal a la corrosión se mida por su potencial con respecto al hidrógeno.

La mayor parte de  los principales metales comerciales son de potencial negativo con respecto al hidrógeno, es decir que tienen tendencia a ceder electrones. Mientras que el cobre es el único de ellos con potencial positivo, o sea, que presenta tendencia a admitir electrones. Esta propiedad hace que el cobre (Cu) junto a la plata (Ag), mercurio (Hg) oro (Av) y platino (Pt) los denominados  metales nobles, debido a su gran estabilidad y poca tendencia a la corrosión.

En zinc se sitúa en la escala e potenciales con -0,76, por tanto tendente a ceder electrones. Ocurre que los tableros, por su composición, portan un Ph muy ácido, la hoja de zinc, como se ha dicho es tendente a ceder electrones al medio ácido si entran en contacto ambos elementos, generalmente el elemento que los comunique termina formando un electrolito, formándose así la pila.

En la ilustración anterior vemos que la hoja de zinc esta separada del tablero por medio de una lámina, sin embargo vemos también los tirafondos que comunican directamente la hoja de zinc con el tablero a través de la grapa o “patilla” veamos si no la siguiente imagen.

Los tirafondos son susceptibles de humectación a causa de condensaciones que se producen en el entorno de su espacio. De esta manera el mismo tirafondo sirve como electrolito completando la pila entre la hoja de zinc y el elemento ácido que es el tablero, así se produce una cesión de electrones de la hoja al elemento ácido (tablero) quedándose así la hoja de zinc con carga positiva lo que la conlleva a la corrosión. La humectación de los tableros se ve más favorecida cuando el tablero adquiere humedad que puede provenir del vapor de agua que reciba de la parte interior o condensaciones que se producen entre la lámina de separación y el mismo.

Nota: Texto e imágenes  están protegidas por derechos de autor, no se autoriza el copiado ni la divulgación por ningún medio sin el permiso por escrito del propio autor.

M. Álvarez

¡¡ Formación!! Esencial para dirigir la instalación de una cubierta

FORMACIÓN.

la Fundación Laboral de la Construcción de  Santiago de Compostela, organizó el Curso superior de Especialización en Gestión de obras de Rehabilitación. (CEGOR). Entre las diversas materias que se imparten han tenido en cuenta la teoría sobre el zinc y el cobre y su empleo en cubriciones. Nos parece un gran acierto POR PARTE DE LA FUNDACIÓN  el dar la oportunidad a los profesionales de conocer teoría de unos materiales tan utilizados que juegan un papel vital en las edificaciones, no olvidemos que las cubren, las protegen y han de ofrecer una vida útil sin reservas. Esta materia de cubiertas, por la suma importancia que tiene, se debería abordar en las facultades. Se nota en la mayoría de los facultativos ayuno en el conocimiento de los metales zinc y cobre, de cómo han de planificarse las instalaciones teniendo en cuenta el comportamiento físico- químico de los metales. Lo que obliga a tomar decisiones en base a nociones que pueden dar quienes más convencen. Los resultados de tales carencias de conocimientos, las decisiones desacertadas muchas veces, conducen a resultados catastróficos que con buenos conocimientos se podrían evitar.

la Fundación Laboral de la Construcción,  para tratar sobre el zinc y el cobre, cuyo Diseño y coordinación académica corrió a cargo del prestigioso Arquitecto Don  Ángel Panero Pardo, de la  Oficina Técnica del Consorcio de Santiago, confió en  Manuel Álvarez Sandez, experto en cubiertas y estudioso de patologías del zinc, cobre y plomo en cubriciones.   Un nutrido grupo de alumnos y alumnas, durante más de 5 horas, sin pestañear  han  podido, no saciarse, pero si adquirir nuevos conocimientos sobre los metales y su comportamiento en el tiempo, todo en base a una agenda que se componía de hablar de los materiales y su fabricación, de los soportes necesarios para la instalación, de la instalación, de los resultados y también de las reparaciones. Todo muy concentrado, aún así suficiente para disuadirles de que es necesario saber muchos más para terminar realizando los trabajos con garantía.
No podemos pasar por alto el interés mostrado por frabricantes  como ELZINC, que sumados a ese interés por que se utilice profesionalmente el zinc, prestan todo su apoyo aportando todo el material de enseñanza necesario. Siguiendo este ritmo, a corto plazo contaremos con los mejores profesionales y nos iremos librando de esos resultados tan catastróficos que en muchas cubiertas venimos observando.  

Con relativa frecuencia, desde Cumalsa, s.l., venimos publicando diferentes artículos a cerca del funcionamiento de la chapa de zinc y cobre en cubiertas, lo hacemos en medida que vamos obteniendo resultados propios de nuestras investigaciones. Sabemos de la escasez de conocimientos acerca del comportamiento del zinc y del cobre en cubriciones. Lo que más se da a  conocer son las excelencias de los metales, de los complementos que nos dicen obligados para un buen funcionamiento, pero también tienen su lado no tan bueno que se deja ver cuando los trabajos se hacen sin conocimientos,  mermados de planificación.

En honor a nuestras publicaciones, bien conocemos las cada vez más visitas con las que cuenta nuestra humilde WEB que pretende más que nada ser lúdica,  lo que nos viene a indicar  la escasez de datos orientados a informar sobre algo tan importante como son las cubiertas.

Animamos a los Organismos a que sigan o se inicien en esa línea de la Formación ya que con ello dan la magnífica oportunidad a los profesionales de adquirir conocimientos muy necesarios para sus profesiones. EN ESTO, LA FUNDACIÓN LABORAL DE LA CONSTRUCCIÓN DE SANTIAGO DE COMPOSTELA, TODO UN EJEMPLO.