PUEDE UNA CUBIERTA DE ZINC RESULTAR INEFICAZ

¡CLARO QUE SÍ!

Hay que significar que la chapa de zinc, en principio, dado que se debe fabricar bajo unos parámetros específicos, presumiendo que así se hace,  cumple con   los requisitos que le permitirán  ofrecer una vida útil una vez  instalada profesionalmente.

La realidad, en numerosos casos que nos encontramos, es muy distinta. Pese a quienes les pese,   numerosas cubiertas de zinc acusan problemas. Entre otros, los que mayormente vemos son corrosiones en el metal, corrosiones de las que bien conocemos su origen.

Quienes hayan proyectado o  adquirido una cubierta de zinc, podrán recordar qué más que la recomendación, se impone la necesidad de poner una lámina intermedia   para que la chapa de zinc sea durable, se dice de esta lámina que favorece la ventilación, que elimina las condensaciones y a la vez es impermeable, es decir, que si hay alguna filtración de agua,  la lámina, como es impermeable la va a custodiar hasta su evaporación o la conducirá fuera de la zona de riesgo. Que majestuosidades tendrá la lámina que si o sí se debe de poner aún sobre un entablado de madera separado. Pero si la lámina sirve como elemento de ventilación y la “ventilación es necesaria” como si de un organismo viviente se tratase, eso dicen o dan a entender, ¿ no se logra mejor ventilación con un entablado separado  realizado con madera compatible con la chapa de zinc, que por si fuera poco, el entablado dista centímetros del soporte continuo?   Sencillamente no tienen sentido, pudiéndose calificar de aberrantes alguna  de  las recomendaciones.  Siendo conseguida  una cámara de aire generosa y fuera de dudas, con todo ello atreverse aún así a seguir recomendando   la lámina X, para ventilar. ( llamo x para no citar nombres comerciales)   Por si esto fuera poco, se la atribuyen también a la lámina otras prestaciones como la de favorecer la ventilación interior del zinc, dicen algunos que el zinc   necesita de una cámara de ventilación para su buen funcionamiento, es decir de una lámina alveolar, de nódulos, o como narices se la quiera llamar. Resulta que en la cara interior de la chapa se producen condensaciones, ellas pueden llegar a destruir el zinc y con la lámina no pasa nada, todo resuelto.  Una ligera explicación científica nos podría ilustrar de como se originan las condensaciones en las superficies ocultas de la cubierta que a ningún ilustrado de facultad se le puede escapar, a  modo de resumen, podríamos decir que las condensaciones se originan por la destilación del aire húmedo, vapor o gas que se concentra en los diferentes espacios bajo la chapa de zinc y ahí se te queda eso.
En cualquier caso, los recomendantes de esas especiales láminas tienen la alternativa de que no se les vaya abajo el negocio, ” chiringuito” siempre pueden recomendarlas como intermedias entre las posaderas o espalda en diferentes elementos de asiento o respaldo, que bien necesaria sería una cámara de are, no de ventilación, para no sufrir esos sudores que muchos conocemos cuando pasamos horas sentados en los sillones de nuestros despachos u otros.

Vamos a lo serio.: Nos podríamos plantear la siguiente pregunta. Si se siguen la recomendaciones, ¿porqué muchas cubiertas de zinc llegan a la ruina?  Y lo peor, que los perjudicados no se dan  cuenta hasta que el daño ya es irreversible, sí, muchas cubiertas están en estado ruinoso y sus propietarios no lo saben o se creen lo contrario. Precisamente, una de las fabulosas prestaciones de esas láminas recomendables es la de evitar la alarma cuando la cubierta permite filtraciones de agua. hay que resaltar, que las roturas o picaduras en la chapa de zinc comienzan siendo microscópicas, invisibles, ella vienen dadas por algo conocido como corrosión electrolítica en la mayoría de los casos. Tenemos casos, no pocos,  de quienes han entrado  en la desconfianza de su cubierta cuando han visto restos de zinc en el jardín. En esto, tienen ventaja los responsables ya que cuando de forma macroscópica,  se manifiestan las grietas y los afectados se dan cuenta, ya han prescrito las responsabilidades, aunque hay que decir que  Jueces Españoles  ya se han pronunciado en sentencias reconociendo   que el vicio de cubierta proviene de origen y “Ojo al dato” ya se pronuncian sobre la ineficacia de los directores facultativos(1)

Chapa de zinc impregnada de residuos de combustión de gasóleo después de 24 años

Es preciso poner un ejemplo real. Conocemos una cubierta de zinc que cuenta con 24 años de antigüedad, cubierta en la que este autor intervino en asesoramiento y ejecución. la dicha cubierta, de unos 2000 m/2 de superficie aproximada, está realizada desde una estructura de madera laminada, sobre un entablado de madera de pino sin más, sometida a una humedad constante aproximada del 75%. a temperatura de de unos 32 grados. Se han llegado a pudrir el clavazón, se han podrido vigas de madera laminada y  herrajes de las mismas, sin embargo la chapa de zinc sigue intacta, es más, una chimenea de calefacción vomita sobre la chapa y lo único que provocó fue su cambio de color.

En la misma ubicación y en aledaños de la citada instalación se realizó otra cubierta de chapa de zinc, esta cuenta con unos 6 años,

Corrosión en la chapa de zinc ( chapa instalada sobre tablero y lámina intermedia)

precisamente este mismo autor preciso que la instalación no era la adecuada, pues la chapa de zinc se instalo sobre un tablero hidrófugo con una lámina intermedia, el resultado, catastrófico, la mayoría de las chapas están inservibles. lo sabemos porque regularmente visitamos la cubierta, eso sí, de momento no pasa nada, está la lámina por debajo.

Una cubierta de zinc, bien planificada, realizada de la forma adecuada nos dará la satisfacción de disfrutarla contemplándola y una vida útil para  generaciones futuras.

Manuel  Álvarez

(1) contamos con sentencia de Audiencia que así lo confirma, en la que como perito asistió este autor.

GOTERAS EN LAS EDIFICACIONES

PUEDEN ACARREAR LA RUINA DEL EDIFICIO.

Se define como gotera como  la continuación de gotas de agua que caen en un edificio u otro espacio techado.

las goteras de los edificios no tienen solo el inconveniente de penetrar el agua en las habitaciones, si no que,  además, pueden llegar a pudrir incluso las armaduras estructurales, llegando a oxidar los elementos pudiendo ocasionar derrumbamientos parciales  incluso la destrucción del edificio.

El agua, al pasar gota a gota, va empapando los morteros o los elementos que encuentra a su paso extendiéndose en virtud de capilaridad y crea una atmósfera húmeda caliente que contribuye a los efectos mencionados.

las goteras se deben a varias causas siendo la principal la desorganización de los tejados .
Las goteras se conocen por aquellas grandes manchas que se presentan en los cielos rasos . los cuales, al secarse el agua se agrietan y al ocurrir nueva lluvia, penetra el agua en la habitación.

Cúpula protegida por plancha de plomo con un sinfín de goteras

Dicho todo lo anterior, las goteras, la entrada de humedad en las edificaciones traen de cabeza a sus moradores. No dejan de ser la goteras, con la destrucción que conllevan, un buen recurso para los oportunistas (alquimistas) que ofrecen remedios para todo, cuando  el verdadero remedio supone atajar el origen del daño de raíz, es decir, averiguando el origen y reparándolo de forma efectiva. El término reparar tiene un significado limpio que define perfectamente nuestro diccionario y es:  “Hacer los cambios necesarios a una cosa que está estropeada, rota o en mal estado para que deje de estarlo”.  Fácil es de entender que reparar significa volver algo desarreglado a su estado primitivo  o reemplazándolo a fin de conseguir la efectividad que se persigue.

En principio deberíamos respetar que en la actualidad, cualquier material de comercio, goza de las requeridas garantías para su aplicación, por lo tanto, el material fuera de sospecha. Pero si se manifiesta la disfuncionalidad, hay causa y, ¿ A quién se le inculpa ? ; Sin duda, hasta la fecha, en lo que incumbe en este artículo. Los materiales están a disposición, pero necesariamente se necesita la mano de obra, para su puesta en servicio.

Precisamente, del manejo y puesta en servicio de los materiales parte el origen de la de la disfuncionalidad. Los materiales se sirven y se disponen a la mano del profesional instalador para un ideal empleo. Desafortunadamente, la falta de profesionalidad y oficio acarrea instalaciones ineficaces que pueden terminar siendo ruinosas.

Resultado de una reparación, canalón resquebrajado

Ver humedad en el interior de una edificación es alarmante, produce inquietud,

Cubierta de zinc reparada con materiales sintéticos
Cubierta de zinc reparada con materiales sintéticos

máxime si se presenta exagerada. Conlleva eso a buscar remedio inmediato y no faltan quienes ofrezcan soluciones acorde con la  necesidad de resolver. Soluciones magistrales en la mayoría de los casos, soluciones inmediatas, pero sin garantías. Podríamos plantearnos una pregunta, ¿ Como alguien que no tiene ni puñetera idea de lo que es una cubierta de pizarra, de zinc, de cobre o de plomo, puede ofrecer productos diciendo que reparan definitivamente las imperfecciones de dichas cubiertas?  Ofrecen los oportunistas productos siempre sintéticos, láminas etc. Es de reconocer que las goteras se producen porque algún orifico permite la entrada de agua, es tan fácil como obstruir el agujero para conseguir la impermeabilidad. La manera más efectiva una amalgama o un producto que la porte.  Hay quienes se atreven a dar garantías de efectividad hasta de 30 años. Vamos, una coña.

Este artículo se realiza en relación a las cubiertas de zinc,, cobre, plomo o pizarra que es de lo que este autor entiende.
Cualquier defecto que presente un cubierta, sea o no causa de goteras, tiene reparación, reparación que ha de efectuarse huyendo de materiales u elementos experimentables: No se debe permitir la reparación de una cubierta de zinc, cobre, plomo. pizarra  con telas, pinturas de caucho. Tajantemente, sin abundar en la infinidad de productos que hay en el mercado. Las cubiertas han de repararse con los mismos materiales de que se componen, todo lo demás es infructuoso. las reparaciones se han de efectuar por personas con oficio, ellas se atreverán a dar las mejores soluciones. la intervención de oportunistas suele traer consigo males que llegan a la ruina general de la cubierta. ¿Como una cubierta de zinc, cobre, plomo pizarra puede llegar a repararse a base de pinturas, láminas asfálticas u otros elementos que no tienen absolutamente nada que ver con los materiales originales? Por mucho que cueste aceptarlo, hacerlo, sencillamente es un acto de irresponsabilidad. Muchas son las cubiertas que hay que retirar a consecuencia de haberse realizado esas mágicas reparaciones que en la mayoría de los casos no superan el primer ciclo de servicio. Han de ser conscientes los reparadores de que en una cubierta de zinc o cobre por ejemplo, se alcanzan unas temperaturas muy elevadas y los materiales sintéticos no las soportan, los metales expuestos tienen un comportamiento dinámico al que no le acompañan en armonía lo adyacentes que usan para las reparaciones, esto conlleva nuevos agrietamientos y así se irán sucediendo las aplicaciones unas sobre otras en medida que se manifiestan las goteras, Finalmente, amen del gasto que hubo que asumir ya no hay posibilidades de hacer nuevas reparaciones, teniendo que definitivamente retirar íntegramente las cubiertas.

M. Álvarez

LA BELLEZA NATURAL DEL ZINC

EL ZINC OFRECE SU BELLEZA Y RESISTENCIA

¡¡El paso del tiempo no lo envejece, lo moderniza!! ¿qué más se le puede pedir a una chapa de zinc?.

Una instalación esmerada para una edificación  singular, con un resultado sencillamente espectacular.
Pabellón deportivo  del colegio Jesús Aramburu, situado en VAlDETORRES DEL JARAMA de la Comunidad de Madrid.

vista de la cubierta de zinc

Un fatídico día de octubre de 2020 aparece el temporal apodado “Filomena” Entre otros muchos desastres, arranca de cuajo la totalidad de la cubierta del pabellón deportivo del colegio Jesús Aramburu situado en Valdetorres del Jarama. Municipio que se encuentra a escasos 39 kilómetros de Madrid.
La cubierta primitiva del pabellón  estaba realizada con chapa anclada directamente a un tablero de los llamados Sándwich. El mal estado del tablero debilitó las fijaciones de la chapa que se rindió a la fuerza del viento dejándose arrancar en su totalidad.

Cumalsa, s.l. lleva interviniendo en algunas obras similares en la Comunidad de Madrid. En este caso le confiaron la instalación de una nueva cubierta en el edificio siniestrado pabellón deportivo del Jesús Aramburu. Teniendo en cuenta la singularidad del edificio, su situación, su aprovechamiento.  No tuvimos dudas en aconsejar el zinc como material más apropiado para la cubrición y se nos permitió.
El tablero Sándwich quedó muy dañado sin garantías de aprovechar como soporte directo, por ello, sin retirarlo, se hizo un nuevo soporte de rastreles y tabla de pino dependiendo directamente de la estructura de madera, quedando el sándwich con la prestación exclusiva de elemento decorativo. Directamente, sobre el entablado se instaló la chapa de zinc natural  macando líneas al tresbolillo que dan un toque de distinción a la superficie.
Después de un año instalado, los visitantes de diario se sorprenden de la espectacularidad de ver como la chapa va cambiando de tonalidades ofreciendo esa belleza tan natural que le atribuimos al zinc.

Manuel Álvarez

VER IMÁGENES

 

ANTIGUO ARCHIVO HISTÓRICO DE NAVARRA

UNA CUBIERTA DE ZINC PARA LA HISTORIA

Se trata de un edificio emblemático, construido entre los años 1986 y 1989(¹) en el mismo jardín de la Diputación, situado en el recinto del Palacio de Navarra.  

 En origen,  toda la cubierta de realizo con chapa de zinc, por motivos que desconocemos se cambió a chapa de fibrocemento. Hace unos años se proyecto su cambio volviendo a contemplarse la chapa de zinc como elemento de cobertura devolviéndolo así a su estado original.

Cumalsa, s.l. se encargó de la ingeniería de detalle para la instalación de la nueva cubierta, así como del suministro e instalación para lo que se siguió un riguroso sistema, supervisado en todo momento por la dirección facultativa, y dirección de la propiedad .  

Las obras de instalación se realizaron entre los meses de Diciembre de 2016 y principios de enero siguiente. Se construyo un soporte a base lámina rastreles sobre soporte de tablero, aislamiento entre rastreles y entablado de madera de pino separado, labor que corrió a cargo de la empresa principal. Se empleó chapa de zinc natural “elZinc”  de 0,65 mm. de espesor.

pamplona

La cubierta se compone de 9 faldones no superando ninguno de ellos los 4.50 metros de altura o ancho, desaguando todos ellos a canalones interiores,  rematándose los faldones laterales y frontales con pequeños voladizos también cubiertos con chapa de zinc.

 Se siguió el sistema de instalación por el método de junta alzada, realizando todas las transformaciones en obra, partiendo de bobinas de 1000 Kg. A consecuencia de las bajas temperaturas rodantes llegando a los – 5°, hubo que asistir con calefacción todo el proceso de perfilado, plegados  y engatillados a fin de asegurarse que no se produjesen roturas o resquebrajamientos.

Los canalones, interiores, se asentaron sobre soporte igual al resto de la cubierta, tratando las uniones con estaño al 50% así como los escasos puntos críticos que se resolvieron con plegados reforzados con estaño, Se procuró en los canalones al igual que en el resto de la cubierta que las chapas quedasen liberadas y así poder trabajar libremente en el momento de producirse dilataciones y viceversa.

La cubrición de los aleros perimetrales se resolvió igualmente con chapa de zinc de la misma calidad que la de cubierta, en este caso la instalación se hizo por el sistema de junta plana, en chapas con anchura final de 59 cm., Cuidándose de que las fijaciones permitan libertad de movimientos.

Tanto para las cumbreras como para las diferentes limas, se cuido que las fijaciones, ocultas, permitan los seguros movimientos que se van a producir. Se remata así una obra a plena satisfacción de la que se espera un resultado duradero.

Manuel Álvarez

(¹)fuente: Navarra.es

 

PATOLOGÍA APLICADA A LA CHAPA DE ZINC

Podríamos denominar la PATOLOGÍA, en este caso, como ciencia que se propone estudiar los procesos morbosos de la chapa de zinc una vez instalada en una cubierta. Debe considerarse así, la patología, como ciencia por tener sujetos  y métodos propios de investigación que la caracterizan. Aplicando así la patología, la podemos entender como una ciencia autónoma en la que objeto consiste en el estudio del comportamiento del zinc por influencias internas o externas, físicas o químicas.
Los métodos patológicos  que en nuestros estudios mantenemos son la observación, la experimentación  y el raciocinio. la observación que es el resultado de aplicar atentamente los sentidos a los fenómenos que se desarrollan en el metal. la observación directa y seguida del material una vez instalado, pone de manifiesto la manera de producirse los fenómenos, como se desarrollan y modo de atajarlos, si cabe.
El raciocinio   es la filosofía de la observación y experimentación. los hechos recogidos y la anotación de los experimentos, de poco nos servirían si el raciocinio no formula un criterio apropiado para cada caso morboso.
la repetición de casos o sus analogías nos permiten erigir veraces doctrinas, teorías e hipótesis que vamos dando a conocer.

MUCHOS FENÓMENOS PODRÍAN SER EVITABLES.

Ese zinc que se vendió  como eterno, como inmejorable para las cubiertas, una  de las alteraciones  que mayormente  está acusando  son  corrosiones. Cubiertas con muy pocos años dejan ver  este fenómeno que termina llevándolas a la ruina total. Lo más sorprendente es que quienes tanto han promocionado la chapa de zinc “escondan la cabeza bajo el ala” y  no se pronuncien acorde con la realidad, con la realidad de lo que está sucediendo. Que nosotros sepamos,  no se están dan razonamientos concretos a cerca del comportamiento de la hoja de zinc que , en muchísimos casos se está viendo a lo largo de nuestra geografía. Los datos de cubiertas ruinosas que barajamos son tan suficientemente alarmantes que bien merece destinar tiempo a un estudio en profundidad a fin de dar con los fenómenos morbosos que alteran el metal,  y no seguir cayendo en el error de prescribir cubiertas con sistemas que sabemos que no funcionan. Es incomprensible ver como la demanda de la hoja de zinc  más que mantenerse  crece y se siguen utilizando los mismos sistemas de instalación que están conduciendo a la ruina a las ya realizadas. 

Imagen de chapa de zinc inservible a consecuencia de la corrosión (cubierta con pocos años de vida )

El ZINC, se viene utilizando a lo largo de la historia como elemento principal en cubiertas, antaño su presencia era mucho mayor en edificaciones representativas las que incluso se terminaban  coronando  con ricas  ornamentaciones de este material. En muchas de esas edificaciones aún se puede contemplar el zinc con el desgaste lógico del paso del tiempo, que además le aporta esa característica de color tan singular.

Lamentablemente tenemos que destacar en la actualidad lo evidente y es que con muy pocos años de vida, en ocasiones por debajo de los 5 años, el zinc se agota  acusando  patologías que no se dan así en las cubiertas más antiguas. Bien es cierto que hasta hace unos cuantos años, en nuestro país el empleo de la hoja de zinc en cubiertas era muy pequeño, se utilizaba en mayoría como complemento en otro tipo de cubiertas para resolver encuentros, para recogidas de agua, ornamentos etc, . Todo cambió y su utilización pronto  empezó a ocupar los primeros puestos, pasando muy por encima de los materiales tradicionales por nosotros empleados, pizarra, teja por ejemplo.

Es lógico pensar que nadie en aquellas épocas auguraba un  futuro ruinógeno, presente que estamos viviendo, ¿ o quizás sí ?. Sí o no, la realidad no deja lugar a dudas, son muchas demasiadas las cubiertas dispersas por toda nuestra geografía que traen de cabeza a sus propietarios o responsables, que empiezan dando escasa importancia a una pequeña humedad, pasando de reparar una pequeña gotera a finalmente   sentir verdadera impotencia, aquellos que les vendieron majestuosidades o no aparecen o se terminan culpando unos a otros o culpando a la atmósfera que lo puede todo. No nos circunscribimos  a construcciones ni a zonas  concretas, los fenómenos adversos se pueden dar en todo tipo de construcciones publicas o privadas, grandes y pequeñas, en el centro, en la montaña o en la costa, en la ciudad o en el rural, es decir, todas pueden ser   susceptibles de sufrir esos daños, la realidad así lo demuestra.

Sería de gran utilidad  que los  que,   alardeando de que llevan años en el sector se consideran expertos dando consejos por doquier, estudiasen, analizasen o simplemente leyesen para terminar  reflexionando   sobre esto del funcionamiento de las cubiertas de zinc.
Muchas cubiertas se arruinan hasta el punto de deshacerse totalmente la chapa  y los autollamados “expertos” las conocen ¿cómo es posible que no sepan dar un diagnóstico razonando a lo que sucede con aquello que han aconsejado con tanta firmeza ? como son los soportes de tableros , las láminas “de ventilación” los adyacentes fabricados a propósito para las ventilaciones tales como  lagrimeros, beatas, cumbreras, laterales  etc etc. Todos estos adyacentes, complementos o como se les quiera llamar, a juicio de este autor, sirven más que nada para engrosar el presupuesto y obtener pingües beneficios económicos. O de lo contrario, ¿porque realizadas las cubiertas con tanto adorno se corroen? Lo peor de todo es que nadie sabe o no quiere decir cual es la causa que por otra parte es evidente. Si la chapa se corroe partiendo de la cara oculta es muy sencillo deducir que algo la está atacando, pues hasta ahora, que sepamos, el zinc tiene que ser ayudado por algún otro elemento para que despierte el fenómeno de la corrosión, esos elementos se utilizaron  en la instalación y se vendieron con todas las garantías, es más, sin ellos, a priori, no se garantizaría la durabilidad de la chapa. Claro, reconocer que los adyacentes son los que conducen a la destrucción significa apechugar con la culpa teniendo que asumir la recogida de lo que se hizo. Al final nadie se aclara, en la mayoría de los casos se termina dirimi
endo en foros judiciales.  

Convendría que los  fabricantes o sus filiales dedicasen tiempo al estudio de campo,  para así ver y llegar a conclusiones firmes   de porqué se producen de forma tan masiva ciertas alteraciones   y prescribiesen únicamente las conocidas  soluciones efectivas, a menos para que nuevas cubiertas que se realicen se hagan con sistemas que estén lejanos de la duda.  

Una de las patologías que más se repiten son las corrosiones electrolíticas, en menos medida las roturas por tensión. En cualesquiera de los casos, una vez realizada la cubierta,   corregir estos fenómenos es sino imposible muy difícil.

Rotura por tensión
Rotura por tensión

Sabido es que las corrosiones electrolíticas se producen dada la formación de un pila entre el zinc y elementos generalmente interiores masivos como pueden ser los tableros, también nos hemos encontrado este mismo fenómeno en ausencia de tableros instalado el zinc directamente sobre una lámina. (de este fenómeno hablamos en otro articulo). Se puede llegar a atajar el problema cuando la corrosión se presenta puntual y se llega a tiempo, aunque son mínimos los casos. Por otra parte, las roturas por tensión se producen a consecuencia de dilataciones y contracciones de la chapa de zinc, cuando sucede este fenómeno suele ser  a consecuencia de obstáculos que no permiten los libres movimientos, generalmente son defectos de instalación. las roturas se producen mayormente en

las juntas alzadas cuando están realizadas a doble pliegue y  las chapas son curvas o de longitudes considerables, vemos un ejemplo de rotura por tensión en la imagen anterior. En la misma imagen se puede ver como se intentó reparar la rotura con estaño sin embargo de nuevo se volvió a romper. La reparación se hizo con absoluto desconocimiento del fenómeno limitándose a cubrir la grieta con estaño  para evitar la entrada de agua. Puede ocurrir que las roturas se lleguen a producirse incluso en las fijaciones y no las veamos, no deja de ser este fenómeno menos grave, pues se queda la chapa libre ofreciendo mínima resistencia al viento.

Rotura por tensión en la grapa de fijación (grapa fija)

 

Asociaciones de techadores repartidas por el resto de Europa, no son ajenas a los  problemas que se están dando en las cubiertas, principalmente de zinc, cobre y plomo.  (  https://www.nfrc.co.uk/blog/nfrc-blog/2016/01/20/corrosion-of-fully-supported-metal-roofing-the-situation  ) y están dando instrucciones firmes  para que se planifiquen bien las instalaciones y así poder evitar resultados tan negativos.

(ver imágenes)

Manuel Álvarez

 

LA PLANCHA DE PLOMO EN CUBRICIONES

PRECAUCIONES EN LA INSTALACIÓN DE LA PLANCHA DE PLOMO

El plomo laminado, un metal que por sus   características lo podemos considerar entre los mejores para diversos empleos en construcción, tal como pueden ser las cubriciones tanto   en obra nueva como en rehabilitaciones. Goza de una resistencia muy alta y es  altamente maleable, lo que le permite adaptarse a cualquier superficie por heterogénea que sea. En principio , a juzgar por su calidad, cabría su empleo en cualquier circunstancia con plenas garantías, pero eso no es más que un error. Su empleo sin más y en cualquier circunstancia puede acarrear serios problemas en muy corto plazo.
Se podría decir que el plomo se ha  empleado desde muy antiguo en construcción como material para elemento de acoplamiento y reparto de cargas , aprovechando la fluencia del plomo a temperatura ambiente bajo cargas moderadas. El grado de fluencia del plomo bajo carga aumenta cuando esta lo hace, mientras que disminuye al hacerlo la relación entre el espesor de la plancha y la superficie de la misma.  El plomo tiende a comportarse, en teoría, como lo hacen otros materiales , en el sentido de que si una lámina es suficientemente delgada, resistirá una fuerza prácticamente infinita aplicada regularmente a sus dos caras. Resulta imposible que una lámina de plomo presionada entre dos superficies planas sufra una deformación importante , rebasando los límites de aquellas.
La lámina de plomo no disminuye su espesor en forma importante. la fluencia del plomo a temperatura ambiente varía con su composición.

la plancha de plomo acusa los fallos del soporte que se volvió inservible

Por eso de creer en su durabilidad se empleó para techar  edificaciones mayormente singulares, se empleó  también como adyacente de otros como puede ser la pizarra o la teja, también para la cubrición de linternas y ornamentaciones. Así podemos ver techos cubiertos totalmente con plancha de plomo, cubiertas de teja o pizarra con la rematería (limas etc) realizadas con plomo, de  la misma forma vemos cubriciones de muros y canalones realizados con plomo. A juzgar por la antigüedad de algunas obras, la plancha de plomo estaría fuera de toda duda y cabría su empleo en cualquier circunstancia. Pero, no hemos de olvidar de que los oficios anteriores conocían perfectamente el material y su comportamiento que es lo que en la actualidad nos falta.
No son pocos los conocimientos necesarios para trabajar la plancha de plomo. En la mayoría de los casos, en la actualidad, se instala el plomo con absoluto desconocimiento, sin tener en cuenta una serie de factores que por adversos van a terminar anulando la funcionalidad de un material considerado entre los mejores. Pongamos por ejemplo el atrevimiento a realizar cualquier cubrición utilizando como soporte tableros aglomerados y sobre ellos una lámina separadora. Nuestras investigaciones, llevadas al raciocinio, demuestran que esa práctica es una aberración. En aberrante  también el que se utilicen masillas para sellar uniones en los canalones u otras rematerías. Cuando se ejercen estas prácticas, simplemente se denota que hay ayuno de oficio para trabajar un metal con magníficas prestaciones. Curiosamente, el plomo, por su nomenclatura permite la limpieza y admite el estañado de perpetuo a menos que esté corroído, solo hay que saber hacerlo. 
El plomo, casi comparado al cobre, tiene una alta resistencia a la corrosión, por otro lado es altamente vulnerable ante algunos medios ácidos o básicos y muy dado a las deformaciones y  roturas por tensión. Estos datos merecen de una explicación científica que no cabe en este artículo.
Una de las deformaciones más acusadas por la plancha de plomo son las roturas por tensión o resquebrajamientos, que se producen mayormente en los canalones, también pueden suceder en las planchas de cubierta.

Roturas en canalón de plomo

Es un error hacer canalones de plomo sin más, si no se tiene en cuenta una serie de factores, lo mismo puede suceder cuando nos disponemos a cubrir muros empleándolo a modo de albardilla. Instalar el plomo pensando en que es lo mejor ya  que se adapta a cualquier superficie es el mayor  error que se puede cometer, pues hay que procurar de soportes adecuados y de una instalación exageradamente meticulosa, de lo contrario la ruina está asegurada.

imagen clara de como se llegan a producir las condensaciones que terminaran destruyendo la plancha de plomo , incluso la estructura portante de acero.

El simple contacto del plomo con algunos medios, como pueden ser morteros, maderas u otros metales, así como la obstaculización de sus movimientos de dilatación o contracción a los que está obligado serán suficientes para llevarlo a la ruina sin ninguna posibilidad de arreglo.

Cubierta de plomo destruida por corrosión sin ninguna posibilidad de arreglo.

Las soluciones diluidas de ácidos orgánicos desprendidas de maderas duras pueden corroer lentamente a plomo y se puede aumentar el efecto corrosivo de la condensación continua en la cara interior de las cubierta, fachadas u otros al absorber ácido orgánico de la madera dura   de la subestructura.

no olvidemos que el plomo es anfótero y puede actuar como ácido o como base. Consigue transformar sales de plomo en ácidos  y sales de tipo metálico.

A largo plazo, la condensación puede causar corrosión apreciable en el plomo convirtiéndolo lentamente en carbonato.

los hormigones y morteros de cemento contienen algo de cal libre que puede iniciar un lento ataque corrosivo sobre el plomo en medio húmedo, por lo tanto se debe de evitar el contacto directo entre el plomo y el hormigón cuando está fraguando y cuando la carbonatación de la cal libre por reacción con el dióxido de carbono de la atmósfera es lenta.

UN DOSSIER DE IMÁGENES INÉDITAS.

(Las imágenes corresponden a un trabajo de investigación que hemos realizado en una cubierta con muy pocos años de vida, de ella hemos extraído datos inéditos realmente interesantes. A priori, la cubierta se hizo con todas las garantías, utilizando incluso madera de soporte, pero eso que se hizo con las mejores intenciones fue precisamente el camino que llevo la cubierta a la ruina total, llegando incluso a afectar a la estructura ).

Manuel Álvarez

 

CURSO SUPERIOR DE ESPECIALIZACIÓN EN GESTIÓN DE OBRAS DE REHABILITACIÓN

Un auténtico privilegio para quienes asisten a estos cursos. Sin duda, se adquieren  unos conocimientos que llegan directos desde personas que dominan los oficios que se tratan, que además tienen esa capacidad de poder explicar haciendo entendibles sus vivencias en los trabajos que desarrollan, resumir en horas el día a día de muchos años de trabajo.  Los alumnos pueden presumir de llevarse en mente un amplio conocimiento sin adornos, que se ciñe estrictamente al comportamiento de los materiales con la más absoluta veracidad.

El comportamiento real de los materiales observado en el tiempo, del que se van sacando datos indispensables para culminar obras con acierto.
A la hora de planificar una obra, lo que más vemos es carencia de conocimientos por parte de quienes tienen que dirigirla, esto hace que mellen las improvisaciones y se termine haciendo caso de quien más suele convencer, suele ser el oficio quien va dictando las secuencias a seguir muchas veces al amparo de “esto funciona porque lo hacemos siempre así”.

Son los directores de obra, los facultativos, los encargados quienes tienen que conocer a fondo la materia que dirigen. Desafortunadamente las Facultades no abrazan en profundidad ciertas materias vitales en la construcción como pueden ser las cubiertas, pero aún así terminan certificando estudios no conocimientos, conocimientos, amplios conocimientos son necesarios para dirigir ciertas instalaciones.

La fundación laboral de la Construcción de Santiago de Compostela, pionera en este tipo de formación, da la magnífica oportunidad de adquirir conocimientos y de ello pueden sentirse orgullosos todos los asistentes, pueden sentirse portadores de conocimientos muy necesarios para sus profesiones y muy difíciles de obtener ¡ felicidades para ellos !

M.Álvarez

CURSO SUPERIOR EN GESTIÓN DE OBRAS DE REHABILITACIÓN (CEGOR )

FORMACIÓN, ESENCIAL PARA DIRIGIR UNA CUBIERTA.

la Fundación Laboral de la Construcción de  Santiago de Compostela, por tercer año consecutivo,  organizó el Curso superior de Especialización en Gestión de obras de Rehabilitación. (CEGOR). Entre las diversas materias que se imparten han tenido en cuenta la teoría sobre el zinc y el cobre y su empleo en cubriciones. Nos parece un gran acierto POR PARTE DE LA FUNDACIÓN  el dar la oportunidad a los Facultativos de conocer teoría de unos materiales tan utilizados que juegan un papel vital en las edificaciones, no olvidemos que las cubren, las protegen y han de ofrecer una vida útil sin reservas. Esta materia de cubiertas, por la suma importancia que tiene, se debería abordar en las facultades. Se nota en la mayoría de los facultativos ayuno en el conocimiento de los metales , de cómo han de planificarse las instalaciones teniendo en cuenta el comportamiento físico- químico de los metales. Lo que obliga a tomar decisiones en base a nociones que pueden dar quienes más convencen. Los resultados de tales carencias de conocimientos, las decisiones desacertadas muchas veces, conducen a resultados catastróficos que con buenos conocimientos se podrían evitar.

la Fundación Laboral de la Construcción para tratar sobre el zinc y el cobre, cuyo Diseño y coordinación académica corre a cargo del prestigioso Arquitecto Don  Ángel Panero Pardo, de la  Oficina Técnica del Consorcio de Santiago, confió en  Manuel Álvarez Sandez, experto en cubiertas y estudioso de patologías del zinc, cobre y plomo en cubriciones.   Un nutrido grupo de alumnos y alumnas, podrán no saciarse, pero si adquirir nuevos conocimientos sobre los metales y su comportamiento en el tiempo, todo en base a una agenda que se compone de hablar de los materiales y su fabricación, de los soportes necesarios para la instalación, de la instalación, de los resultados y también de las reparaciones. Todo muy concentrado, aún así suficiente para disuadirles de que es necesario saber muchos más para terminar realizando los trabajos con garantía.
No podemos pasar por alto el interés mostrado por fabricantes  como ELZINC, que sumados a ese interés por que se utilice profesionalmente el zinc, prestan todo su apoyo aportando todo el material de enseñanza necesario. Siguiendo este ritmo, a corto plazo contaremos con los mejores profesionales y nos iremos librando de esos resultados tan catastróficos que en muchas cubiertas venimos observando.  

Con relativa frecuencia, desde Cumalsa, s.l., venimos publicando diferentes artículos a cerca del funcionamiento de la chapa de zinc y cobre en cubiertas, lo hacemos en medida que vamos obteniendo resultados propios de nuestras investigaciones. Sabemos de la escasez de conocimientos acerca del comportamiento del zinc y del cobre en cubriciones. Lo que más se da a  conocer son las excelencias de los metales, de los complementos que nos dicen obligados para un buen funcionamiento, pero también tienen su lado no tan bueno que se deja ver cuando los trabajos se hacen sin conocimientos,  mermados de planificación.

En honor a nuestras publicaciones, bien conocemos las cada vez más visitas con las que cuenta nuestra humilde WEB que pretende más que nada ser lúdica,  lo que nos viene a indicar  la escasez de datos orientados a informar sobre algo tan importante como son las cubiertas.

Animamos a los Organismos a que sigan o se inicien en esa línea de la Formación ya que con ello dan la magnífica oportunidad a los profesionales de adquirir conocimientos muy necesarios para sus profesiones. EN ESTO, LA FUNDACIÓN LABORAL DE LA CONSTRUCCIÓN DE SANTIAGO DE COMPOSTELA, TODO UN EJEMPLO.

EL ZINC, 141 AÑOS PROTEGIENDO VILLA ANDREA


VILLA ANDREA O CASA DEL MARQUÉS

En pleno centro de la Ciudad de Sarria ( lugo ) se encuentra una histórica  edificación que destaca mayormente por la singularidad  de su cubierta  de zinc.
Curioso, Villa Adrea fue el  lugar en el que los vecinos de Sarria pudieron ver por primera vez la televisión allá por 1958. Los moradores de la casa en  aquella época pusieron la caja receptora en una de las galerías , así los vecinos espectadores pudieron ver una pantalla en blanco, acompañada de un ruido del que místicamente cada cual extraería lo que le convenía. La realidad era que solo en Madrid y en Barcelona se emitía la televisión y como no, también en Sarria nada menos que en Villa Andrea, allí bajo su magnífica cubierta de zinc.


Según nuestras referencias data del año 1880  (siglo XIX). A la fecha, alzados y cubiertas, estructuralmente,  siguen siendo las originales.

La edificación se podría identificar comúnmente como “casa de indianos”. Se diferencian estas edificaciones por su singularidad, por ser más portentosas que el resto  en el radio más amplio posible, suelen tener tintes constructivos de otras culturas y  muy ricas en ornamentaciones. las fachadas y cubiertas son lo  propicio para mostrar de perpetuo las diferencias y así las enriquecían con  rebuscados ornamentos. la cercanía del ferrocarril permitía a los adinerados poner a pie de obra los más exquisitos materiales como en este caso el zinc y los ornamentos singulares que venían de las lejanías, de algunos sobrantes de interior o zonas portuarias.

las cubiertas, siendo la parte final del edificio, las más visibles, eran las  indicadas para demostrar el poder económico, la diferencia. Así, algunas edificaciones, como es el caso, las cubrían con chapa de zinc. Algo muy difícil de alcanzar en la época a menos que se gozase de muy buena economía. Se hacían así las cubiertas muy llamativas, pero no bastaba solo la cubierta, había que darle más vistosidad surtiéndola de ornamentaciones también de zinc. Daban así mayor majestuosidad al edificio.

 

No nos hubiésemos parado a hablar de este edificio si no fuese por lo llamativo de su cubierta de zinc. Hemos tenido la  suerte de que desde el Consistorio Municipal su Alcalde D. Claudio Garrido junto con la Concejalía de Cultura   nos permitiesen estudiar la cubierta. Hemos realizado un riguroso estudio científico de la estructura, la chapa de zinc y su comportamiento. Hemos obtenido resultados sorprendentes que nos permiten seguir  hablando con mucho acierto sobre el comportamiento del zinc. No podemos olvidar que el zinc lleva instalado nada menos que 141 años, no le han hecho falta ni tableros, ni láminas, ni cumbreras o lagrimeros de ventilación ni “farrapos de gaita“,   ahí sigue resistiendo el zinc  vientos y tempestades sobre una estructura de madera con un entablado de madera que lo sostiene. Lógicamente, ante tantos años,  el zinc acusa un visible desgaste y como no algunas roturas propias por el paso del tiempo, pero sí no fuese por   infructuosas reparaciones no  podríamos ni aventurar  su final de vida útil.

Al estilo de la época, toda la chapa de zinc se apoya sobre un entablado de madera maciza de pino que perpendiculariza sobre cabios de madera. La instalación difiere mucho de los sistemas actuales y  es de lo más sencilla, sigue el sistema de junta contra listón ( que era el que se podía emplear en la época )  en chapas de dos metros de longitud siguiendo un riguroso orden para permitir cualquier movimiento que se produzca en las chapas. Interesa ver la escasez de soldaduras, prácticamente todos los remates y encuentros están resueltos con minuciosos pliegues, dando vida ellos mismos a las ornamentaciones que muchas de ellas esconden engorrosos encuentros resueltos con envidiable artesanía. Las mansardas están cubiertas con  chapas romboidales individuales (tipo teja) gozan de un meticuloso ensamblaje que las hace definitivamente impermeables, todas ellas van fijadas individualmente  al entablado de la forma más peculiar ( impensable en nuestro tiempo ) .  Nada menos que 11 buhardas sobresalen de las cuatro mansardas. Estas buhardillas están totalmente cubiertas de zinc ornamentado, son de una singular belleza, dan a entender que han sido realizadas a propósito para esta empresa, pues las hemos llegado a ver similares en troquelados pero no en fabricación artesanal. Igualmente destacan las cumbreras y otros apliques que sí son de serie, tal vez llegados de algún taller Belga a juzgar por otros similares que hemos encontrado. Como de Flandes posiblemente hayan venido los techadores encargados de realizar la cubierta.

M.  Álvarez