DIFERENTES PATOLOGÍAS EN LA HOJA DE ZINC

FENÓMENOS AMBIENTALES O ATMOSFÉRICOS PUEDEN LLEGAR A DESTRUIR LA CHAPA DE ZINC

Es lamentable tener que decir que seguimos viendo cubiertas de zinc con diferentes patologías muchas veces inexplicables.
Venimos hablando con frecuencia de las corrosiones que derivan principalmente de la incompatibilidad de la chapa de zinc con los soportes,  también de las corrosiones por tensión.
A medida que va pasando el tiempo, cada vez con más frecuencia verificamos cubiertas de zinc en mal estado y vamos viendo, al menos para nosotros, nuevas patologías que nos invitan a un estudio en profundidad sobre el comportamiento del metal.  Patologías que nada tienen que ver con los soporte y ni tan siquiera con un mal empleo del metal, pues aún cuidando meticulosamente la instalación, eligiendo la calidad que más nos convence, vemos resultados de muy difícil razonamiento científico, sin embargo son de tal calado que llevan la cubierta o partes de la misma a su total ruina.

Poco nos habíamos parado, por desconocidas, a hablar de las roturas que inexplicablemente se producen en las chapas cuando estas gozan de libertad de movimientos, roturas que surgen en cualquier parte de las chapa sin ninguna explicación y en muy cortos periodos de vida. Podemos aseverar  que en  un  año de vida se pueden presentar roturas irreparables en las chapas.
Estamos trabajando en la investigación de estas patologías extrañas. A priori si tenemos algún dato claro y es que;  antes de disponerse a hacer una cubierta hay que tener  bien en cuenta, su ubicación, la zona geográfica y la atmósfera reinante. Esto nos conducirá a planificar el sistema de instalación más adecuado, elegir el grosor más idóneo o sencillamente desechar la utilización del material.
Aunque ya habíamos visto con anterioridad roturas extrañas en algunas chapas,    siempre lo hemos asociado con tensiones. Sin embargo, en una inspección reciente, nos llamó poderosamente la atención lo dañadas que estaban algunas chapas con un año de vida en la cubierta. Una cubierta realizada con esmero que inexplicablemente acusa preocupantes roturas.
Aún no tenemos la certeza exacta  de cuales son los fenómenos que dan pie a algunas patologías, pero la realidad está ahí, por tanto,  algún fenómeno la provoca. Barajamos aún muchas incógnitas, si podemos adelantar que la chapa de  zinc no lo puede todo, fenómenos ambientales o atmosféricos pueden llegar a hacerla inservible.
M. Álvarez

Nota: Imágenes y texto protegidas por derechos de autor

 

REPARACIÓN DE CUBIERTAS DE PIZARRA

LA PARTE OSCURA DE LAS REPARACIONES DE CUBIERTAS.

Nuestro trabajo nos permite ir acumulando experiencia, aún no lo sabemos todo. Son unos cuantos años paseando por toda la geografía visitando, desmontando y realizando cubiertas de todas la variedades. En las que visitamos nos fijamos en su estado, en las que desmontamos analizamos minuciosamente las causas de su ruina y en las que realizamos ponemos en práctica los conocimientos adquiridos no descuidándonos de observarlas periódicamente.

En cualquier edificación la cubierta es parte fundamental y no se debería descuidar, requiere de revisiones periódicas y en muchos casos de algún mantenimiento. Hay algunos países en los que es de obligado cumplimiento el mantenimiento periódico de las cubiertas.
 Nos solemos acordar  de la cubierta cuando vemos humedades en el interior del edificio.  ( es como lo de santa Bárbara, nos acordamos de ella cuando truena y si no encontramos la cruz devocional nos sirve hacerla con los dedos con tal de que pare de tronar). Es entonces cuando a la desesperada buscamos a quien nos solucione el problema y casi siempre es  en esas circunstancias   cuando empieza el verdadero problema.  Existe un sector especializado en sacar provecho de la desesperación, que se atreven a todo lo que caiga, lo suelen resolver  todo a base de masillas, láminas asfálticas o lo que cuadre con tal   de tapar provisionalmente el agujero. Juegan además con la ventaja de  que  subir a la cubierta para comprobar el trabajo efectuado resulta  complicado y no todo mundo se atreve. El caso es que si las reparaciones no se hacen de forma definitiva y empleando los mismos materiales, la cubierta quedará condenada, así el daño se irá sucediendo hasta  terminar teniendo que retirar toda la cubierta que es lo que viene sucediendo.    

detalle de una reparación mal efectuada

VEAMOS DOS COMPORTAMIENTOS:

PRIMERO; a la vista de una gotera, humedad  o algún defecto que observamos en el  tejado,  lo ponemos en conocimiento de quien  que realizo el trabajo, si lo encontramos.

SEGUNDO; lo ponemos en conocimiento de otro profesional que no tenga nada que ver con el primero.

Las respuestas serán totalmente contrarias, en el primer caso el profesional autor,  buscará todas las justificaciones posibles para convencer al sufridor de que siga teniendo confianza y que solo se trata de algo casual. En el segundo caso ocurrirá todo lo contrario, el profesional aprovechando el momento de desesperación intentará desprestigiar al que realizó la cubierta para garantizarse él la confianza y que le terminen confiando la reparación, adornando su discurso con la exposición de otras intervenciones, promocionando productos mágicos todo inclinado a que a costa de lo que sea le dispensen confianza. Tienen algunos tal habilidad que nada se le opone, da lo mismo que la cubierta sea de pizarra, de zinc, de cobre, de teja, de plomo o de lo que sea. los  productos milagroso sirve para todo. Hemos visto auténticas barbaridades. ¿ cómo se puede reparar una cubierta de pizarra con telas asfálticas pegadas sobre las pizarras, una cubierta de cobre, de zinc o de plomo con masillas, con telas o pinturas milagrosas.? Esto significa no tener ni puñetera idea de lo que se está haciendo. Sin embargo seguimos viendo tejados mal reparados con estas artes. ¿ por qué será?  lo peor es que se le dice al sufridor que eso no está bien y te mira como diciendo que le quieres engañar cuando lo que tratas es de decirle cual es el verdadero alcance del problema. No es el primer caso en que se empieza por una minúscula gotera y se termina levantando toda la cubierta al paso de poco tiempo. Solo un detalle. ¿Cuándo se hace una reparación, alguien   garantizan el trabajo por algún tiempo o hay que volver al año siguiente,o antes, porque no hay forma de reparar definitivamente? .

Cayó no hace mucho en mis manos un artículo fascinante. Vengo defendiendo desde hace muchos años mis discrepancias sobre milagros que se le atribuyen a las espumas de poliuretano proyectado. Sí, a ese producto que se aplica en construcción de color amarillo, que va en unos bidones y creo que se le aplica una dosis de emulsionante y después se proyecta . Yo empecé a conocer este producto allá por el año 85 más o menos y a pesar de los escasos conocimientos ya me ofrecía varias sospechas. La primera y más principal: que no es impermeabilizante no, pero se vendió como tal además de ser aislante. Alguien con gran sentido del humor coincide con mi teoría. El caso es que aún se sigue vendiendo como material impermeabilizante y de hecho se sigue proyectando en el interior de algunas cubiertas incluso en el exterior, se acude a este remedio para rellenar huecos y así preservarlos de la humedad. Alguien ha dado en llamarles a los profesionales que utilizan este producto “alquimistas de las goteras” Hemos llegado a ver tejados de pizarra reparados con este material , incluso se ha empleado para sujetar pizarras sueltas.

Otro producto muy empleado y mágico, las famosas pinturas que una vez aplicadas terminan convertidas en casi caucho. llega el mago con el bote con  la brocha y ala aplicar que seque la pintura y todo solucionado, da lo mismo un canalón, que una bandeja de zinc, pizarra, cobre o lo que sea, sirve para todo, realmente fascinante. Sin duda que, si algún fabricante de estos productos viese este artículo se asombraría y nos haría muchas preguntas. Pero si llega a sus manos que nadie  se ofenda ya que  defendemos todos los productos como inmejorables, pues cada cual tiene sus características pero son para lo que son,  eso sí, como con los medicamentos, se debería leer primero el prospecto y aplicarlo donde proceda por sus características y no en cualquier parte en la que se nos antoje para salir de los apuros, además, para el buen empleo hay que seguir la pautas marcadas e incluso aplicando tratamientos previos al acabado. Estos productos junto con las láminas asfálticas, y siliconas, masillas y hasta incluso chicles  son los más empleados en las reparaciones de cubiertas y canalones,que por otra parte son los que las terminan arruinando. Pues estas no son reparaciones,  son eventuales que pareciendo efectivas se van sucediendo y llega un momento de tal aglomeración que ya no hay remedio que no sea la retirada de la cubierta ¡que gracia¡.

reparación mal efectuada

Nosotros vamos a la antigua usanza, somos de los que reparamos reemplazando los materiales inservibles por otros nuevos de las mismas características. Una pizarra rota no se puede reparar ya que se volverá a romper, hay que sustituirla por otra nueva y que sea de las mismas   dimensiones. Una perforación en una chapa de zinc no se puede cubrir con masilla o pintura, hay que estañar o sustituirla si es necesario, pasa lo mismo con una rotura o perforación en una chapa de cobre o plomo.

Hemos visto canalones interiores de zinc y de cobre a los que les han reventado las soldaduras y se han intentado reparar pegando una tela y al año siguiente, o antes,  otra vez y así sucesivamente. igualmente que hay multitud de cubiertas de chapa de zinc de cobre y de pizarra a las que le van poniendo capas de lámina asfáltica cada vez que aparecen humedades.

Las cubiertas tienen la gran desventaja de ser poco accesibles y ello juega a favor de los “alquimistas de las goteras” aunque si se les puede ver cuando bajan o suben a realizar los trabajos de reparación, esta observación casi nos llegaría para intuir lo que se estuvo haciendo. A un tejado de pizarra, disponiéndose a una reparación,  se sube con pizarra, martillo y clavos y se baja siempre con escombro y no poco. Al de zinc se sube con soplete, estaño y chapa de zinc, aquí siempre si hay desechos no se preocupen que se baja, la chatarra está muy bien pagada. Al de cobre y plomo se sube igualmente que al de zinc, cambiando los materiales claro. Posiblemente algún “profesional” pondrá pegas pero siempre habrá quien lo haga.

Manuel Álvarez

LA PLANCHA DE PLOMO EN CUBRICIONES

PRECAUCIONES EN LA INSTALACIÓN DE LA PLANCHA DE PLOMO

El plomo laminado, un metal que por sus   características lo podemos considerar entre los mejores para diversos empleos en construcción, tal como pueden ser las cubriciones tanto   en obra nueva como en rehabilitaciones. Goza de una resistencia muy alta y es  altamente maleable, lo que le permite adaptarse a cualquier superficie por heterogénea que sea. En principio , a juzgar por su calidad, cabría su empleo en cualquier circunstancia con plenas garantías, pero eso no es más que un error. Su empleo sin más y en cualquier circunstancia puede acarrear serios problemas en muy corto plazo.
Se podría decir que el plomo se ha  empleado desde siempre en construcción como material para elemento de acoplamiento y reparto de cargas , aprovechando la fluencia del plomo a temperatura ambiente bajo cargas moderadas. El grado de fluencia del plomo bajo carga aumenta cuando esta lo hace, mientras que disminuye al hacerlo la relación entre el espesor de la plancha y la superficie de la misma.  El plomo tiende a comportarse, en teoría, como lo hacen otros materiales , en el sentido de que si una lámina es suficientemente delgada, resistirá una fuerza prácticamente infinita aplicada regularmente a sus dos caras. Resulta imposible que una lámina de plomo presionada entre dos superficies planas sufra una deformación importante , rebasando los límites de aquellas.
La lámina de plomo no disminuye su espesor en forma importante. la fluencia del plomo a temperatura ambiente varía con su composición.

la plancha de plomo acusa los fallos del soporte que es volvió inservible

Por eso de creer en su durabilidad se empleó para techar  edificaciones mayormente singulares, se empleó  también como adyacente de otros como puede ser la pizarra o la teja, también para la cubrición de linternas y ornamentaciones. Así podemos ver techos cubiertos totalmente con plancha de plomo, cubiertas de teja o pizarra con la rematería (limas etc) realizadas con plomo, de  la misma forma vemos cubriciones de muros y canalones realizados con plomo. A juzgar por la antigüedad de algunas obras, la plancha de plomo estaría fuera de toda duda y cabría su empleo en cualquier circunstancia. Pero no hemos de olvidar de que los oficios anteriores conocían perfectamente el material y su comportamiento que es lo que en la actualidad nos falta.
No son pocos los conocimientos necesarios para trabajar la plancha de plomo. En la mayoría de los casos, en la actualidad, se instala el plomo con absoluto desconocimiento, sin tener en cuenta una serie de factores que por adversos van a terminar anulando la funcionalidad de un material considerado entre los mejores.
El plomo, casi comparado al cobre, tiene una alta resistencia a la corrosión, por otro lado es altamente vulnerable ante algunos medios ácidos o básicos y muy dado a la rotura por tensión. Estos datos merecen de una explicación científica que no cabe en este artículo.
Una de las patologías más acusadas por la plancha de plomo son las roturas por tensión o resquebrajamientos, que se producen mayormente en los canalones, también pueden suceder en las planchas de cubierta.

Roturas en canalón de plomo

Es un error hacer canalones de plomo sin más, si no se tiene en cuenta una serie de factores, lo mismo puede suceder cuando nos disponemos a cubrir muros empleándolo a modo de albardilla. Instalar el plomo pensando en que es lo mejor y  que se adapta a cualquier superficie es el mayor  error que se puede cometer, pues hay que procurar de soportes adecuados y de una instalación exageradamente meticulosa, de lo contrario la ruina está asegurada.

imagen clara de como se llegan a producir las condensaciones que terminaran destruyendo la plancha de plomo , incluso la estructura portante de acero.

El simple contacto del plomo con algunos medios, como pueden ser morteros, maderas u otros metales, así como la obstaculización de sus movimientos de dilatación o contracción a los que está obligado serán suficientes para llevarlo a la ruina sin ninguna posibilidad de arreglo.

Cubierta de plomo destruida por corrosión sin ninguna posibilidad de arreglo.

Las soluciones diluidas de ácidos orgánicos desprendidas de maderas duras pueden corroer lentamente a plomo y se puede aumentar el efecto corrosivo de la condensación continua en la cara interior de las cubierta, fachadas u otros al absorber ácido orgánico de la madera dura   de la subestructura.

no olvidemos que el plomo es anfótero y puede actuar como ácido o como base. Consigue transformar sales de plomo en ácidos  y sales de tipo metálico.

A largo plazo, la condensación puede causar corrosión apreciable en el plomo convirtiéndolo lentamente en carbonato.

los hormigones y morteros de cemento contienen algo de cal libre que puede iniciar un lento ataque corrosivo sobre el plomo en medio húmedo, por lo tanto se debe de evitar el contacto directo entre el plomo y el hormigón cuando está fraguando y cuando la carbonatación de la cal libre por reacción con el dióxido de carbono de la atmósfera es lenta.

UN DOSSIER DE IMÁGENES INÉDITAS.

 

M. Álvarez

 

IMÁGENES INÉDITAS

Corrosiones en la chapa de zinc a consecuencia del soporte:
En este caso se trata de una cubierta de chapa de zinc natural, puesta la chapa directamente sobre una lámina.  Como se puede observar fue la lámina la principal causante de la corrosión de la chapa de zinc, lo que ocurrió en muy corto periodo de tiempo.
La cubierta se volvió a realizar con chapa de zinc, para ello se utilizó un soporte de tabla de pino separada, sobre ella se colocó directamente la chapa de zinc.

CURSO SUPERIOR DE ESPECIALIZACIÓN EN GESTIÓN DE OBRAS DE REHABILITACIÓN

GEGOR 2020

Un año más, la Fundación Laboral de la Construcción de Santiago de Compostela organizó el CURSO SUPERIOR DE ESPECIALIZACIÓN EN GESTIÓN DE OBRAS DE REHABILITACIÓN  (CEGOR 2020) . Sin duda una oportunidad única para conocer a fondo la utilización y funcionamiento de diversos materiales que se emplean en construcción. Como no  podía ser menos, sus organizadores también tuvieron en cuenta el zinc y el cobre. Dos metales muy empleados en cubriciones y que merecen de un amplio conocimiento para su empleo.
Los 25 alumnos y alumnas, presenciales y en remoto, pudieron adquirir nociones básicas sobre el zinc y el cobre, soportes para su instalación, instalación, resultados y reparaciones. Todo ello fundamental para planificar o dirigir una instalación.
Con frecuencia venimos dando cuenta del  nefasto resultado que están dando algunas cubriciones y decimos que  se podría evitar.
Desafortunadamente son muy pocos los conocimientos que hay sobre el comportamiento de los materiales ZINC, COBRE en cubriciones.  Por la importancia que tienen y por el tiempo que se llevan empleando,  por lo mucho que se promocionan, sobre todo el zinc,   deberían de estar suficientemente estudiados y ser conocedores los responsables de las obras. Por el contrario, se nota en muchos responsables ignorancia y ayuno casi absoluto.  Año tras año se repiten los mismos sistemas de instalación, no  acertamos a entender como a la presencia de resultados muy negativos se sigan repitiendo los mismos sistemas. En nuestras labores de investigación, nos hemos encontrado cubiertas que hubo que hacer por tercera vez en cortos periodos de tiempo, y eso solo puede obedecer a que se han realizado con  desconocimiento.
El diseño y coordinación académica de estos cursos corre a cargo del Arquitecto Don Ángel Panero Pardo, de la oficina tecnica del Consorcio de Santiago de Compostela. Quien muestra un empeño especial por que se imparta  la materia referente a cubiertas de Chapa de ZINC y COBRE.  Es de destacar el interés  mostrado por ELZINC, fabricante de referencia que tenemos en España que está muy al tanto del buen empleo del material que fabrica y pone a disposición todos los medios necesarios para que se impartan con eficacia jornadas técnicas.
Tenemos que repetirnos con lo dicho en jornadas anteriores y es que; siguiendo a este ritmo, terminaremos contando con los mejores profesionales y lo más importante, nos iremos librando de los resultados catastróficos que venimos observando.

Seguimos animando a que se imparta formación, formación con información veraz  que sea de aplicación, lejana de la promoción de marcas y productos que es lo que más se estila.

Manuel Álvarez

VENTILACIÓN INTERIOR DE LA CUBIERTA DE ZINC

¿CÁMARA DE VENTILACIÓN O CÁMARA DE AIRE ?.

Con frecuencia venimos publicando datos sobre los diferentes comportamientos de la chapa de zinc instalada en cubiertas  y de la necesidad de tener en cuenta una serie factores que creemos indispensables para su  durabilidad. Diversas fuentes señalan uno como primordial    procurar una mal llamada cámara de ventilación entre la chapa de zinc y el soporte. Nosotros discrepamos de esa necesidad, diversas probetas nos van confirmando que no es tan necesaria la cámara de aire si se parte de un soporte compatible.

lámina destruida
Lámina totalmente descompuesta
corrosión 15
Chapa de zinc corroída, lleva lámina intermedia
Imagen recogida después de 17 años instalada la chapa de zinc sobre entablado de madera de pino

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Algunas filiales de fabricantes conocidos aseveran rigurosas recomendaciones de materiales complementarios, entre ellos las famosas láminas  que ellos mismos comercializan  presentándolas cada cual como la mejor.  Nosotros, cuando nos referimos a estos complementos que por necesarios se deben de instalar intermedios para conseguir más que una cámara de aire, mal llamada de ventilación,  sirven para separar la chapa del soporte la mayoría de las veces incompatible con la hoja de zinc. Hemos decidido llamarle lámina alveolar, huimos de marcas comerciales o de tipologías, consideramos que una cámara de aire es suficiente se logre como se logre, eso sí, el material empleado ha de ser no solo compatible con el zinc a su vez ha de reunir garantías de estabilidad en el tiempo, pues podemos comprobar como muchas  láminas terminan destruyéndose. (así lo podemos comprobar en la imagen) En este caso se instaló chapa de zinc sobre una base de panel prelacado, separando la chapa del panel por medio de una lámina. no solo la lámina esta destruida , a la vez se va desintegrando  la protección de la chapa base (que configura el panel)  de forma que se esta originando la llamada corrosión filiforme en la chapa, lo abunda  quedando la chapa del panel totalmente desprotegida con la consiguiente condena de corrosión que a la vez interactúa con la chapa de zinc.   Seguimos manteniendo que el principal cometido de estos adyacentes es separar la chapa del soporte incompatible. Por tanto, la lámina va a cumplir dos funciones, una separar absolutamente la chapa del soporte incompatible y otra asegurar la minúscula  cámara de aire. Estas recomendaciones de que si unas u otras son mejores, están creando una gran confusión en el consumidor. Se da la circunstancia de que en el zinc se rinde muy rápidamente ante lo que no acepta o le causa daño, no descuidemos que requiere de protección para conservarse a la intemperie, por otra parte  se trata de una chapa de poco grosor  en mayoría de 0,65 mm.  A mínima alteración en el grosor que no cuente con posterior protección se va a ir iniciando  la perforación.     Es curioso que se recomiende una cámara de ventilación casi como vital y se pase por alto la forma más efectiva que es el entablado de madera de pino que como añadido es compatible, por su PH ( entre 5 y 7 ) ,  con el zinc. ¿Qué pasa para no referirse a esta fórmula constructiva? ¿Problema de intereses?   Quizás echaría al traste  el negocio de las láminas mágicas.  Lo significativo es que cuando se escuchan las recomendaciones parecen milagrosas, cada cual parece ser que está fabricada con tanta precisión científica que no da lugar a dudas,  pero cuando se observan algunos resultados, si, cuando el zinc se corroe, o cuando la lámina se descompone,  la culpa nunca es ni del material ni de los complementos que vende el fabricante, que va, rápidamente sin buscar  el origen  se le endosa culpabilidad  al ambiente o al instalador, a este último depende, si compra mucho solo el ambiente es el culpable ahora si compra poco o no compra está condenado.

Podemos confirmar un dato: chapa de zinc sometida a una humedad constante que ronda el 74% en su parte interior, puesta directamente sobe tabla de pino,  la  chapa y tabla permanecen intactas después de varios años. Evidentemente que carece de cámara de ventilación y lo peor, la humedad es constante y esta conmutando la chapa con la tabla, sin embargo, después de años la chapa está funcionando correctamente. Bien conocemos el fenómeno de la corrosión, que se debe a la interacción de un metal con el medio que lo rodea, produciendo el deterioro en sus propiedades tanto físicas como químicas. (de ello hablamos mas extensivamente en nuestro apartado técnico).

Principalmente son tres los fenómenos que pueden terminar acusando las cubiertas de zinc, la corrosión, el resquebrajamiento y la rotura por fatiga o tensión. Los tres pueden ser igual de ruinosos. Analizados minuciosamente el más complicado  es la corrosión. No se conocen estudios encaminados a evitar la corrosión tanto exterior como interior en el zinc. En nuestro departamento técnico nos vamos valiendo de los datos que obtenemos en el día a día.

corrosión 2
la chapa esta sobre un tablero aglomerado

Deberían los suministradores, o los fabricantes dar  razonamientos precisos de cual es el motivo de que muchas cubiertas con escasos años de vida estén en estado ruinoso. 

En Cumalsa, S.L. Desde las primeras cubiertas que hemos realizado, observamos el comportamiento del zinc con cierta regularidad y tratamos de analizar escrupulosamente cualquier deficiencia que nos encontramos, ello nos permite no seguir cayendo en el error o errores que causan deficiencias.  Todos los materiales se fabrican bajo un severo control, el zinc sin dudas nos consta que así es, pero ¿Por qué, hablando vulgarmente, se pudre el zinc, por qué se resquebraja o se rompe, cual es la causa, que fenómenos le atacan hasta el punto de que en breve tiempo una cubierta (por zonas de la misma) este inservible, se pudo prever esto a la hora de instalar el zinc?  Son muchas preguntas que sí tienen respuesta razonada. Desde CUMALSA, S.L.  Iremos dando esas respuestas  siempre según nuestro criterio que no es otro que el proveniente de irle dando forma a los datos veraces que tenemos, quizás erremos en alguna explicación científica, pero los  datos no son  fruto de nuestra imaginación, es la pura realidad que tan de cabeza trae a muchos consumidores que han confiado en un metal tan atractivo, funcional y duradero, sin embargo  se ven demasiados resultados nefastos.

Nota: todos los artículos y publicaciones que se hacen en la Página Web de Cumalsa, S.l. proceden de sus propias investigaciones tanto de campo como de informaciones recopiladas de diferentes textos asociados con la materia. Por lo que están amparadas por derechos de autor.  Se prohíbe  el copiado o la difusión por otro cualquier medio sin permiso expreso del autor.
madera de pino

EL SOPORTE, VITAL PARA EL BUEN FUNCIONAMIENTO DE LA CUBIERTA DE ZINC

El soporte, junto con  los cuidados a tener en cuenta en el momento de la instalación,  tiene una importancia vital para la ulterior vida del zinc. Se vienen manteniendo una serie de teorías respecto al comportamiento de la hoja de zinc por su cara oculta  (parte  inferior )  y se da como solución más fiable la de procurar una mal llamada cámara de ventilación, se suele aconsejar  lámina alveolar u otras ,   mal llamadas también  láminas de ventilación . Entenderíamos mejor si precisásemos diciendo por ejemplo que son  láminas de polietileno de nódulos intercalados ( erosiones)     que permiten, a duras penas, cierta circulación de aire entre la lámina y la chapa. No todas llevan como componente único el polietileno, eso si, el nombre comercial en muy importante, pues parece ser que no todas las láminas tienen las mismas prestaciones, algunas son algo así como mágicas. Ha surgido un gran dilema de  si unas son mejores que otras, todo a consecuencia de que se están manifestando corrosiones importantes en las hojas de zinc,  no falta algún alquimista que atribuye a las corrosiones, como causa, algunas marcas de la dichosa lámina, si bien tienen la solución  recomendando otras como majestuosas que para darle más ímpetu y credibilidad las etiquetan con unos precios desorbitados. El caso que los vendedores les atribuyen resultados magistrales a cada cual venden. Cuando surge  este tipo de debates, se llega a la conclusión de que algo de turbio hay,   si unas son mejores que otras y de ellas puede depender en cierto modo la durabilidad del zinc. Si entendemos la cubierta de zinc como duradera, que pasa con las que ya tienen puesta  esa lámina “mala ” o no tan buena . Los diversos estudios, las numerosas pruebas y ensayos, la numerosa información que llevo contrastando me van haciendo llegar a ciertas conclusiones que en otros textos voy desgranando,  como avance puedo decir que igual los que hablan de la lámina como posible elemento causante de las corrosiones, sin tener en cuenta lo que se entiende como corrosión polimérica, carecen de razón, aunque sí, algo puede tener que ver la lámina, pero no tanto como los ayunos creen. Si desgranamos teniendo  en cuenta diversos factores químicos y físicos muy complicados, que no son desconocidos,  puede que encontremos alguna reacción entre la lámina y el zinc, pero vamos a ser claros y decir que la verdadera misión  de la lámina es separar el zinc del soporte y eso es lo que debe mantener, mantenerse inalterable para conseguir en el tiempo un perpetuo  aislamiento entre los elementos madera, tableros u otros incompatibles y zinc.    En el contraste de información me he encontrado algunas empresas se atreven a promulgar que la cámara de ventilación es imprescindible sin dar el más mínimo  razonamiento, aportando como aval  científico el de la auto alabanza de decir que se llevan “x” años el sector.            

A sabiendas de que la ventilación se puede dividir en tres clases, natural, por diferencia de temperatura y mecánica. La primera es aquella en que la renovación del aire se efectúa por el poder difusivo de todo gas que que tiende a penetrar por cualquier orificio que encuentre mezclándose con el que encuentra inmediato,. la segunda es la que trata de encauzar  este movimiento de aire manteniendo una diferencia de temperatura que hace que el movimiento se efectúe de la zona más fría a la más caliente y la tercera, como su nombre indica, se vale de elementos mecánicosA mínimo que reflexionemos un poco sobre la teoría, nos daremos cuenta que la ventilación natural y por diferencia de temperatura son las que podrían ocurrir  en lo que nos ocupa, no puede ejercer su acción más que por aspiración y eso es tan escaso en una cubierta que podríamos concluir en que  de cámara de ventilación nada de nada, así de tajante, esto sin tener en cuenta que las erosiones de la dichosa lámina oponen resistencia incluso llegan a detener los ínfimos movimientos del aire .No tengo ningún reparo en decir que en un principio he aconsejado lo de que la cámara de ventilación era absolutamente necesaria, como igualmente era  absolutamente profano en el conocimiento del zinc, seguía las indicaciones de  la providencia divina alentada por las indicaciones de vendedores de reconocidas firmas, bien es cierto que siempre realice, inconscientemente, cubiertas sobre maderas que al final me he dado cuenta que son compatibles, eso sí, sin tener idea. Después de diversos estudios, prácticas y años de investigación, se llega a la conclusión de que los que aconsejaban no tenían ni puñetera idea y si la tenía la ocultaban. Era más importante adornar el producto zinc, del que la madre Marketing cada poco  paria una novedad más novedosa, asistiéndole de las infalibles herramientas, las máquinas y los adyacentes homologados, todo homologado y con ello se conseguiría una cubierta inigualable, Permítase una expresión  muy utilizada en las redes sociales, ” ja,ja y muchos jas” ¿ y cuando el zinc se corroe  que?, nadie se atreve a difundir conclusiones mínimamente concretas, puede que la lámina, agentes atmosféricos. instalaciones deficientes o algún espíritu toca narices.

Lo de que el zinc es un material apto para cubiertas jamás lo vamos a poner en duda, ni vamos a entrar en este apartado en el organismo del mismo para destripar todos sus componentes,  aburrirían sabiendo que estamos ante un metal de calidad y eso encierra suficiente como para fiarse de él. Claro, si se ven resultados negativos hay que averiguar el porqué y dignamente informar, pese lo que pese y a quien le pese.  Igual si los fabricantes se dedicasen a vender zinc informando debidamente y dejarse de aconsejar hasta casi imponer complementos mágicos sin contrastar en el tiempo, quien sabe, posiblemente los resultados podían ser otros.   Ya desde 1805  en que Jean–Jacques Dony Daniel, estableció el sistema belga de producción,  investigadores de prestigio dan como óptima la hoja de zinc para su empleo en cubiertas advirtiendo que no debía  sujetarse con clavos a las maderas pues resultaría pronto corroído por los ácidos de esta última. si bien daban como buenas las pináceas. No eran muy claros a la hora de dar detalles, sabido es cómo se lleva esto de las investigaciones y cómo actúa cada investigador a la hora de dar a conocer sus tesis,  pero no estaban  ayunos de razón ya que es verídica la repercusión negativa de algunas maderas hacia el zinc. Por otra parte, podemos asegurar que lo de ser imprescindible la cámara de ventilación en sentido genérico es  rigurosamente falso, pues tenemos probetas  de cubiertas sometidas a humedad constante durante años suficientes para poder asegurar que no a tenido la más mínima repercusión negativa, sin embargo si tenemos datos que con la majestuosa lámina de ventilación en corto periodo de tiempo el zinc terminó corroído en diversas zonas.    Por el simple hecho de dotar la parte interior de esta lámina parece ser que queda todo resuelto, pero la realidad es, en muchos casos, bien distinta, pues vamos encontrando cubiertas con corrosiones importantes y en su mayoría están dotadas de este sistema de lámina intermedia. Nuestra opinión es que estas láminas sirven únicamente para separar la chapa del soporte que generalmente suele ser tablero aglomerado. Pues es bien sabido que la mayoría de los tableros portan un PH muy alto en acidez muy por debajo  por debajo de 5 y ello termina repercutiendo en la chapa si hay algún tipo de comunicación acuosa, pues ella terminará haciendo de electrolito y se formara una pila entre el tablero y la chapa, cediendo electrones el zinc y quedando con carga positiva, a la postre corrosión garantizada.  Si atendemos a las indicaciones de antiguos investigadores, no hay conclusión definitiva si de no existir solución acuosa puede incluso repercutir la negatividad. 

Resaltar, alguna firma de prestigio reconoce lo de los soportes incompatibles cuando aseveran  que la lámina, que ellos fabrican claro, ” permitir” así “realizar cubiertas sobre soportes tradicionalmente incompatibles” Es decir que la lámina no neutraliza el elemento incompatible, solo lo aísla ¿Y si deja de funcionar? ahí queda la pregunta

Nuestras recomendación es procurar un soporte a base de tablas de madera de pino, sabido es, por estar así demostrado, que la madera de pino está con un PH entre 5 y 7, por ello es perfectamente compatible y se puede poner el zinc directamente sobre ella, si conviene que la tabla  este un poco separada para favorecer el paso de aire. Se está observando que aunque se produzcan condensaciones no afectan negativamente al zinc. Sin duda que el soporte de tabla puede resultar un poco más costoso que el tablero, pero el resultado justifica con creces la diferencia de precio que pueda haber. La formula más recomendable es instalar rastreles de madera en el mimo sentido de las pendientes, estos rastreles de 40 x 30 mm.  fijados al soporte estructural, bien sea hormigón, o incluso tableros tipo sándwich, llevarán una separación entre 35 y 50 cm. Posteriormente y en sentido perpendicular se realizará el entablado con tablas de no más de 17 cm. de ancho por 22 mm. de grueso, clavadas convenientemente de tal forma que las cabezas de las puntas queden incrustadas  y separadas las tablas entre si  no más de 20 mm. De esta forma quedara garantida una cámara de aire. Se debe de tener en cuenta, que el zinc no debe de estar en contacto con otros metales, ejemplo el hierro y a ser posible se debe de evitar que reciba aguas procedentes de otros metales, pues ellas pueden transportar iones (aniones o cationes)   y repercutir negativamente en la chapa.

M. Alvarez

CORROSIONES EN LA PLANCHA DE PLOMO

Por Manuel Álvarez 

PODRÍA SER ETERNO Y ASÍ LO DEMUESTRAN MUCHOS OBJETOS ENCONTRADOS.

No es la plancha de plomo un producto que en la actualidad se emplee ampliamente en cubiertas,  los metales más empleados son la chapa de zinc o plancha de cobre.

 El empleo de la plancha  del plomo, va más destinado a la rehabilitación de cubriciones realizadas de muy antiguo u otras   que por su singularidad lo requieren, bien para las propias cubiertas o para la protección de ornamentos cornisas u otros remates muy escogidos.

Siempre hemos entendido el plomo , por sus características, como  uno de los metales más duraderos, ello a juzgar por la longevidad que presentan la mayoría de las cubiertas realizadas con este metal.

Nuestra larga trayectoria, el movernos por infinidad de lugares  nos da  esa gratitud de poder ver de primera mano comportamientos en los metales de cubrición que en la lejanía nos podían parecer hasta imposibles. Mantenemos de siempre que   el mejor laboratorio de ensayos es el tiempo.

Solo hace falta el paso del tiempo, inquietudes y buenos conocimientos para llegar en muchos casos a conclusiones firmes.  Poco o nada habíamos deparado en la investigación del plomo mas allá de conocer lo básico con datos muy vagos . A la vista de algunos resultados nos hemos dado cuenta de nuestro exagerado ayuno en el conocimiento y comportamiento del plomo en cubriciones,  en el catastrófico resultado que puede llegar a dar.    Lo he dicho antes, lo vemos como uno de los mejores. Vamos llegando a importantes conclusiones, en la mayoría de los casos, ocurre también en otro tipo de cubiertas, concluimos en que la causa principal que lleva a la ruina a los materiales es el desconocimiento absoluto de su comportamiento en el tiempo.

 Nunca nos  hemos  atrevido a hablar del posible comportamiento negativo del plomo, pues los datos  que hemos  ido teniendo hasta la fecha han sido muy escasos,  siempre que hicimos alguna intervención en este tipo de cubriciones la impresión ha sido buena y no nos provoco a profundizar en el estudio.

Recientemente hemos realizado una intervención en cubierta de plomo que nos alarmó, pues la corrosión, lo que nunca imaginamos, fue  de tal gravedad que termino arruinando completamente la cubierta y afectando sustancialmente al soporte. Imaginémonos una cubrición con un soporte hecho a conciencia, podíamos decir que hasta exagerado, realizado con los mejores materiales, materiales que conocemos y los entendemos de alta calidad. Podríamos decir que el soporte sin más podría resolver la impermeabilización por muchos años, lo paradójico es que se instaló plancha de plomo para asegurar fielmente la cobertura. Tratándose de un espacio noble, que mejor que el plomo para cubrirlo de perpetuo . Lamentablemente el plomo, en pocos años se destruyo y de no haber acudido a tiempo hubiese terminado de destruir el magnífico soporte y hasta los elementos estructurales, a los que afecto gravemente. En este caso, el material que se consideraba tenía que llegar a viejo no paso ni la adolescencia.  Nació gravemente enfermo, pero eso nadie lo sabía. Apelamos mucho en nuestros artículos al término desconocimiento.     llamamos desconocimiento, a desarrollar sistemas constructivos sin tener contrastado su comportamiento. Hacer las cosas con la ceguera de que como los materiales son buenos, sirven para todo y no siempre dan
tan  buen resultado.  

soporte de cubierta descompuesto

El fenómeno que hemos visto no puedo ser  más interesante. Ello nos ha incitado a hacer una investigación a fondo de los elementos causantes. Hemos realizado un minucioso trabajo de investigación basándonos  en el comportamiento físico-químico del plomo en combinación con cada uno de los elementos que conformaban el soporte. A resultas de una combinación de elementos empleados de la máxima calidad de lo que a priori se podía entender como una cubrición eterna, con garantías absolutas de impermeabilidad, nunca nos lo hubiésemos imaginado, lo  que puede ocurrir cuando se combinan algunos elementos metálicos y no metálicos, o se hace una instalación basándose en que al ser el material tan bueno, hágase como se haga va a rendir. El resultado es puramente imprevisible , ni  llegamos a pensar, ni acertamos a entender   como ciertos   fenómenos tan simples puede acabar destruyendo un metal del que se han encontrado restos de miles de años enterrados y en perfecto estado. Podemos poner el simple  ejemplo visible de  los estanques de las fuentes en el Real sitio de la Granja o su empleo en el palacio de Carlos V en Granada  . La realidad, como siempre, nos terminó mostrando la parte más negativa de algo que tenemos por muy bueno.pero no por él, no, provocado por los adyacentes.  Todas nuestras conclusiones nos hacen inclinar hacia lo mismo , no es el culpable de la ruina el material finalmente empleado, que va, es el desconocimiento a la hora de planificar la instalación.

Nos encontramos en la actualidad con proyectos escasamente definidos, con exclusivamente datos de instalación genéricos,  a poco que se hurgue en la física y aun siento profanos se llega a entender que van a fallar. Cuando esto sucede, cuando no se definen bien los sistemas obligatoriamente quedan al albedrío del que tenga más “labia” para convencer de lo que más que nada a él le interesa y de ahí  pueden derivar los males. Es inconcebible que un material como es el plomo llegue a corroerse hasta el punto de quedar inservible en muy pocos años y haya   que atribuirle la culpa a  instalación deficiente.

El trabajo de análisis  que hemos realizado se basa, como todos los que presentamos, en un minucioso estudio que concluye en deshilar los motivos reales por los que el plomo llega a corroerse hasta tales extremos que lo dejan sin ninguna posibilidad de reparación .

 Nota: Para la recopilación de los  datos que nos han llevado a esta publicación  se han tenido en cuenta varios trabajos en obras perfectamente identificadas.

Por la importancia que creemos que tienen nuestro trabajo de investigación realizado en este caso, tenemos un amplio reportaje a disposición de los interesados en nuestro departamento técnico.

CUMALSA, S.L.

 

Ventilación de la chapa de zinc en cubiertas

VENTILACIÓN. Se designa con este nombre la renovación del aire  contenido en un espacio determinado con objeto de sustituirlo por otro cuya composición sea apropiada al fin propuesto. ¿y el designio anterior tiene algo que ver con la necesidad o no de ventilar por su parte interior  las cubiertas de chapa de zinc?

Con frecuencia venimos publicando datos sobre los diferentes comportamientos de la chapa de zinc instalada en cubiertas  y de la necesidad de tener en cuenta una serie factores que creemos indispensables para su  durabilidad, diversas fuentes señalan uno como primordial     procurar una cámara de ventilación entre la chapa de zinc y el soporte, otros aseveran que es imprescindible para el zinc una cámara de ventilación interior. 

Así se encuentra la tabla después de 19 años

Cada cual hace recomendaciones de material complementario que comercializa presentándolo como el mejor.  Nosotros, cuando nos referimos a estos complementos que por necesarios se deben de instalar intermedios para conseguir   una cámara de aire  más que una cáma de ventilación, hemos decidido llamarle lámina alveolar, huimos de marcas comerciales o de tipologías, consideramos que una cámara de aire es suficiente se logre como se logre, eso sí, ha de ser de material  compatible con el zinc y  su vez separarlo del soporte que sea incompatible, es decir que ya va a cumplir dos funciones, una separar absolutamente la chapa del soporte incompatible y otra asegurar la cámara de aire. Estas recomendaciones de que si unas u otras son mejores, están creando una gran confusión en el consumidor. Se da la circunstancia de que en el zinc se rinde muy rápidamente ante lo que no acepta o le causa daño, no descuidemos que requiere de protección para conservarse a la intemperie, por otra parte  se trata de una chapa  fina en mayoría de 0,65 mm,  a mínima alteración en el grosor induce a la consiguiente  perforación que nace microscópica.  Es curioso que se recomiende una cámara de ventilación casi como vital y se pase por alto la más efectiva que es el entablado de madera de pino que como añadido es compatible con el zinc. ¿Qué pasa para no referirse a esta fórmula constructiva?  ¿Problema de intereses?   Quizá echaría al traste  el negocio de las láminas mágicas.  Lo significativo es que cuando se escuchan las recomendaciones parecen milagrosas, cada cual está fabricada con tanta precisión científica que no da lugar a dudas,  pero cuando se observan algunos resultados, si cuando el zinc se corroe,  la culpa nunca es ni del material ni de los complementos que vende el fabricante, que va, rápidamente se busca el origen y se le da la culpa al ambiente, a los meteoros  o al instalador, a este último depende, si compra mucho solo el ambiente y los meteoros pueden ser culpables,   ahora si compra poco está condenado.

Así se encuentra el tablero después de 6 años

Principalmente son dos los fenómenos que pueden terminar acusando las cubiertas de zinc, la corrosión, el resquebrajamiento y la rotura por fatiga. Los tres pueden ser igual de ruinosos. Analizados minuciosamente el más complicado en su análisis es la corrosión. No se conocen estudios encaminados a evitar la corrosión tanto exterior como interior en el zinc. En nuestro departamento técnico nos vamos valiendo de los datos que obtenemos en el día a día.

Desde las primeras cubiertas que hemos realizado, observamos  el comportamiento del zinc con cierta regularidad y tratamos de analizar escrupulosamente cualquier deficiencia que nos encontramos, ello nos permite no seguir cayendo en el error o errores que causaron las deficiencias.  Todos los materiales se fabrican bajo un severo control, el zinc sin dudas nos consta que así es, pero ¿Por qué se pudre el zinc, por qué se resquebraja o se rompe, cual es la causa, que fenómenos le atacan hasta el punto de que en breve tiempo una cubierta (por zonas de la misma) este inservible, se pudo prever esto a la hora de instalar el zinc ?  Son muchas preguntas que sí tienen respuesta razonada. Iremos dándolas siempre según nuestro criterio que no es otro que el proveniente de irle dando forma a los datos veraces que tenemos, quizás erremos en alguna explicación científica, pero el dato no es fruto de nuestra imaginación, es la pura realidad que tan de cabeza trae a muchos consumidores que han confiado en un metal tan noble y se ven con el nefasto resultado, el metal sigue siendo noble pero si se trata mal se cabrea.

Próximo art. La corrosión en el zinc.

Dpto. técnico.

 

Cumalsa, s.l.

HUMEDAD EN LAS EDIFICACIONES

HUMEDADES EN LAS EDIFICACIONES.

 

Una de las principales causas de insalubridad de las construcciones y al mismo tiempo de depreciación de las mismas, obligando a los propietarios a costosas y frecuentes reparaciones, es la humedad que en mayor o menor intensidad se acumula sobre los materiales utilizados en la ejecución de las construcciones.
Dividimos en cuatro especies diferentes la humedad que nos podemos encontrar en las edificaciones.

1º humedad original o propia de los materiales, tal como la que proviene del agua de la cantera, de la absorbida por los ladrillos, la empleada en la ejecución de los morteros etc, a la cual viene a añadirse la originada por las lluvias, nieblas o nieves ocurridas durante la época de la construcción.

2º la humedad de capilaridad que se produce desde el momento en que se coloca sobre el terreno la primera piedra .

3º la humedad de filtración., originada por diversas causas.

4º la humedad de condensación, que se origina en el interior de las edificaciones por la respiración pulmonar y cutánea de las personas por la calefacción y alumbrado, por los efectos de la condensación sobre la paredes impermeables debidos a las variaciones atmosféricas etc.

Es evidente que la importancia mayor o menor de las diferentes clases de humedad depende en gran parte de una cuantas propiedades físicas de los materiales de construcción, en relación al agua , tales como su capacidad hídrica, su poder capilar, su permeabilidad, su higroscopicidad y, finalmente , su facilidad mayor o menor de desecación.

Se entiende por capacidad hídrica de los materiales de construcción la relación entre el volumen aparente de una muestra de material que se ensaya y el volumen de agua que puede retener en sus poros.

En una casa de tres pisos en cuya construcción se hayan empleado 167.000 ladrillos, habrá aproximadamente 835.000 litros de agua. El metro cúbico de ladrillos contiene de 120 a 230 litros de agua. Esto teniendo en cuenta solamente el agua empleada en la construcción.
Esta humedad original debe evaporarse completamente para que la edificación higiénicamente considerada sea habitable.
Además de la capilaridad, cuyos efectos se dejan sentir de abajo arriba., existe también lo que se llama capilaridad lateral , dirigida desde el exterior hacia el interior de los muros y que es debida a la atracción producida por la diferencia térmica entre dos puntos. Diferencia que es tanto mayor cuanto más espeso es el muro.
El volumen del aire que sale de los pulmones contiene una cantidad de vapor de agua que se calcula, como de término medio de 43 gr, por metro cubico de aire espirado al cual hay que añadir el de la transpiración cutánea, obteniéndose un total de 1 litro y medio por persona al día. A la humedad que proviene de las personas hay que añadir la producida por la calefacción y el alumbrado, así como también la que resulta del vapor de agua contenido en la atmósfera.

Manuel Álvarez