LA PLANCHA DE PLOMO EN CUBRICIONES

PRECAUCIONES EN LA INSTALACIÓN DE LA PLANCHA DE PLOMO

El plomo laminado, un metal que por sus   características lo podemos considerar entre los mejores para diversos empleos en construcción, tal como pueden ser las cubriciones tanto   en obra nueva como en rehabilitaciones. Goza de una resistencia muy alta y es  altamente maleable, lo que le permite adaptarse a cualquier superficie por heterogénea que sea. En principio , a juzgar por su calidad, cabría su empleo en cualquier circunstancia con plenas garantías, pero eso no es más que un error. Su empleo sin más y en cualquier circunstancia puede acarrear serios problemas en muy corto plazo.
Se podría decir que el plomo se ha  empleado desde siempre en construcción como material para elemento de acoplamiento y reparto de cargas , aprovechando la fluencia del plomo a temperatura ambiente bajo cargas moderadas. El grado de fluencia del plomo bajo carga aumenta cuando esta lo hace, mientras que disminuye al hacerlo la relación entre el espesor de la plancha y la superficie de la misma.  El plomo tiende a comportarse, en teoría, como lo hacen otros materiales , en el sentido de que si una lámina es suficientemente delgada, resistirá una fuerza prácticamente infinita aplicada regularmente a sus dos caras. Resulta imposible que una lámina de plomo presionada entre dos superficies planas sufra una deformación importante , rebasando los límites de aquellas.
La lámina de plomo no disminuye su espesor en forma importante. la fluencia del plomo a temperatura ambiente varía con su composición.

la plancha de plomo acusa los fallos del soporte que es volvió inservible

Por eso de creer en su durabilidad se empleó para techar  edificaciones mayormente singulares, se empleó  también como adyacente de otros como puede ser la pizarra o la teja, también para la cubrición de linternas y ornamentaciones. Así podemos ver techos cubiertos totalmente con plancha de plomo, cubiertas de teja o pizarra con la rematería (limas etc) realizadas con plomo, de  la misma forma vemos cubriciones de muros y canalones realizados con plomo. A juzgar por la antigüedad de algunas obras, la plancha de plomo estaría fuera de toda duda y cabría su empleo en cualquier circunstancia. Pero no hemos de olvidar de que los oficios anteriores conocían perfectamente el material y su comportamiento que es lo que en la actualidad nos falta.
No son pocos los conocimientos necesarios para trabajar la plancha de plomo. En la mayoría de los casos, en la actualidad, se instala el plomo con absoluto desconocimiento, sin tener en cuenta una serie de factores que por adversos van a terminar anulando la funcionalidad de un material considerado entre los mejores.
El plomo, casi comparado al cobre, tiene una alta resistencia a la corrosión, por otro lado es altamente vulnerable ante algunos medios ácidos o básicos y muy dado a la rotura por tensión. Estos datos merecen de una explicación científica que no cabe en este artículo.
Una de las patologías más acusadas por la plancha de plomo son las roturas por tensión o resquebrajamientos, que se producen mayormente en los canalones, también pueden suceder en las planchas de cubierta.

Roturas en canalón de plomo

Es un error hacer canalones de plomo sin más, si no se tiene en cuenta una serie de factores, lo mismo puede suceder cuando nos disponemos a cubrir muros empleándolo a modo de albardilla. Instalar el plomo pensando en que es lo mejor y  que se adapta a cualquier superficie es el mayor  error que se puede cometer, pues hay que procurar de soportes adecuados y de una instalación exageradamente meticulosa, de lo contrario la ruina está asegurada.

imagen clara de como se llegan a producir las condensaciones que terminaran destruyendo la plancha de plomo , incluso la estructura portante de acero.

El simple contacto del plomo con algunos medios, como pueden ser morteros, maderas u otros metales, así como la obstaculización de sus movimientos de dilatación o contracción a los que está obligado serán suficientes para llevarlo a la ruina sin ninguna posibilidad de arreglo.

Cubierta de plomo destruida por corrosión sin ninguna posibilidad de arreglo.

Las soluciones diluidas de ácidos orgánicos desprendidas de maderas duras pueden corroer lentamente a plomo y se puede aumentar el efecto corrosivo de la condensación continua en la cara interior de las cubierta, fachadas u otros al absorber ácido orgánico de la madera dura   de la subestructura.

no olvidemos que el plomo es anfótero y puede actuar como ácido o como base. Consigue transformar sales de plomo en ácidos  y sales de tipo metálico.

A largo plazo, la condensación puede causar corrosión apreciable en el plomo convirtiéndolo lentamente en carbonato.

los hormigones y morteros de cemento contienen algo de cal libre que puede iniciar un lento ataque corrosivo sobre el plomo en medio húmedo, por lo tanto se debe de evitar el contacto directo entre el plomo y el hormigón cuando está fraguando y cuando la carbonatación de la cal libre por reacción con el dióxido de carbono de la atmósfera es lenta.

UN DOSSIER DE IMÁGENES INÉDITAS.

 

M. Álvarez