QUIERE UNA CUBIERTA DE ZINC O LA TIENE, LE PUEDE INTERESAR ESTE ARTÍCULO

  ¡ LÉALO ¡

Para empezar: Creemos en el zinc. Sabemos que el metal, salvo que investigaciones que estamos realizando sobre el material actual nos demuestren lo contrario, reúne condiciones suficientes para su empleo en cubiertas.
Cubiertas con más de 100 años están en perfecto estado de funcionalidad , con su exigente necesidad de control y mantenimiento, en la actualidad siguen ofreciendo su espectacular belleza.

¿Somos conscientes de que problemas muy  serios de disfuncionalidad están terminando con demasiadas  cubiertas de zinc? Principalmente, las corrosiones en la chapa están arruinando muchas cubiertas. Quiero decir con esto que muchas cubiertas de zinc están en estado crítico, inservibles y sus propietarios ni se lo imaginan.

Son ya muchos años y muchos artículos los que venimos publicando sobre el resultado de algunas cubiertas de hoja de zinc. Son cada vez más las personas que nos llaman desde diferentes puntos de nuestra geografía   para preguntarnos sobre rarezas que presentan sus cubiertas tanto de zinc como de cobre. (el comportamiento de las cubiertas de cobre merece de otro apartado diferente) Cubiertas que se pueden encontrar entre los 15 años de vida y que presentan  un  estado enfermo totalmente ruinoso. la pregunta de siempre ¿ Como el zinc, metal de toda confianza ,  termina pudriéndose ?. Lo más llamativo es que a pesar de ser de sobra conocidos  los  comportamientos adversos, nada puntuales, del zinc, nadie se pronuncie sobre ello y se sigan recomendando y realizando los mismos sistemas de instalación que presumiblemente llevan la chapa de zinc a la ruina, es decir, que muchas cubiertas nacen viciadas y no se estudia sobre ellas   para evitar lo evidente. ¿ o se sabe del origen del daño y no interesa atajarlo ? En CUMALSA, S.L. venimos estudiando el comportamiento físico, químico y mecánico  de las cubiertas metálicas desde hace unos 20 años, contamos con datos fiables y damos una información veraz  sobre los resultados que vamos obteniendo.

No nos pronunciamos en vano ya que algunas reclamaciones han llegado ya a los Tribunales. No deberían  pasar desapercibido en el sector de los techadores  Sentencias judiciales publicadas, en las que Tribunales, a pesar de no ser expertos en la materia, se esfuerzan en el estudio  y reconocen las periciales de este autor  haciendo valer datos científicos, pronunciándose     sobre el comportamiento del zinc definiendo  muy bien en términos jurídicos  y científicos  las causas de sus ruinas, es llamativo también que los fallos terminen culpando, recayendo en los instaladores, o tímidamente a los facultativos básicos. ( vaya por delante un reconocimiento a todos los techadores que día a día a día afrontan tantas inclemencias, frío, calor, lluvia y lo que venga dejándose llevar muchas veces por las recomendaciones de sus proveedores, los que finalmente y en caso de adversidad “levantan el ala y vuelan”).  Pues bien, a pesar de ello, siguiendo, creo yo, las recomendaciones de los proveedores, son a quienes les “encaloman el muerto” . los vendedores, entrenados para vender más que para dar soluciones técnicas,  los que lo promocionan, los que se hacen llamar fabricantes las esquivan todas, es decir, quedan impunes, cuando ellos deberían de ser, salvo incuria en la instalación,que no carece,en algunos casos , de ella,  quienes diesen las verdaderas razones de porque el zinc, su zinc, termina arruinado, con las consecuencias económicas, incluso emocionales que eso conlleva.No haría falta repetir, pero insisto que   en principio, la chapa de zinc es perfectamente apta para ese trabajo de impermeabilización que se le encomienda, además, está de sobra contrastada su longevidad útil. Pero hay que recalcar ¿ Porque se corroe el zinc, porqué no se habla de este fenómeno, que intereses hay para ocultar lo que es evidente? . Pero si es tan sencillo como realizar una cubierta en debidas condiciones para tener una cubierta como las de antes, digo como las realizadas unos 30 años atrás. ¿porqué no se hacen así y sigue el empeño en recomendar esos soportes que muchos de ellos son precisamente los que acaban con el zinc?
Catálogos por aquí y por allá surtidos de imágenes  adornadas de pura poesía. Que si las condensaciones, que si las láminas de “ventilación” varias marcas, varios tipos, que si cubiertas frías, cubiertas calientes y no sé si también templadas, es decir; que siendo de tanta calidad la chapa de zinc, por qué se  recomiendan adyacentes para que funcione y resulta que precisamente algunos de esos adyacentes son los que las destruyen ¿falta de conocimientos o interés económico a costa de lo que sea? ¿Porqué no se enseñan imágenes de cubiertas en mal estado y se reflexiona sobre ellas ? Estoy en condiciones de poder señalar alguna cubierta totalmente inservible,  realizada con lámina bajo el zinc, lamina   serigrafiada a conveniencia
y por tanto recomendada. También estoy en condiciones de defender que la ruina del zinc viene a causa de esa lámina que se utilizó.

Reparaciones preventivas previas a la ruina de la chapa

Algunos propietarios,  todos los que nos llaman, les ha pasado lo siguiente: algún día, por casualidad aparece una mancha en el techo, aunque empieza la inquietud, no se le da mucha importancia pero, cada vez que llueve la vista ya se dirige a ese punto y se ve que la mancha va a más, automáticamente se asocia con la cubierta y ya se pone en marcha el mecanismo de la reparación llamando a alguien, generalmente   de confianza. Generalmente el cercano o de confianza, con la mejor voluntad hace un apaño haciéndolo creer que es definitivo. De momento, se aletarga la inquietud, pero no tarda en sucumbir y se vuelve a ver la mancha con más intensidad y ya algunos se atreven a subir a la cubierta,   pasan de inmediato de lo que fue inquietud   a la desesperación, ven con sus propios ojos que las chapas están descompuestas, algunas ya ni existen. Ojo a este dato y vuelvo a las láminas. las láminas son muy prestativas, pues se suelen recomendar con el añadido de por si acaso, es decir, que además de todo eso de actuar como barreras de vapor, favorecer una cámara de ventilación y otras majestuosidades, si no funciona el zinc, no pasa nada, funciona la lámina. Pero claro, no sabemos que el zinc no funciona ya que la lámina es su escudo, lámina, este último elemento es preventivo y dejará también de funcionar, cuando ya no lo hace   la humedad aflora en el interior, ya, ya, este proceso dura unos años. al final, cuando la lámina ya no funciona, el zinc en muchos casos  ni existe, que es cuando puede aparecer el experto dictaminando que hay que retirar la cubierta, el propietario entra en desesperación y no le queda más remedio que apechugar con el daño ya que muchas veces ya han prescrito las responsabilidades, bueno o no. El caso que la lámina, o algunos de los soportes recomendados sirven también para enmascarar y pueden llegar a permitir evitar responsabilidades.

VER IMÁGENES RECIENTE5S.

Manuel Álvarez.

Este artículo está protegido por derechos de autor.. No se permite el copiado, el empleo ni su difusión sin permiso expreso y por escrito del autor.