EL ZINC Y LA NATURALEZA

Un paraje natural extraordinario,  ARTIGA DE LIN , lleno de vegetación en el que impera un silencio sepulcral irrumpido únicamente por el armonioso sonido del viento, el canto de los pájaros, el rugir de las aguas coincidiendo con las múltiples cascadas. Allí se asienta un solitario refugio, nos han confiado participar en su construcción dejándonos hacer lo que nos gusta, con lo que disfrutamos y nos sentimos identificados en nuestro trabajo. Hemos realizado su envoltura cubriéndola con chapa   de zinc, no una calidad cualquiera sino zinc natural de fabricación nacional “elzinc”.

El refugio es sencillamente espectacular,  sorprende a la multitud de visitantes que a diario acuden al lugar. Imposible  pasar desapercibido, invita sin más a acercarse a él para contemplar o tocar su envoltura, dificil hacer una panorámica sin que aparezca la singular edificación. La chapa de zinc natural lo dignifica integrándose plenamente en el ambiente, ofreciendo una tonalidad  sorpresivamente  cambiante, resistiendo a la vez la climatología más extrema.

Una instalación realizada con el máximo esmero que complace la vista más exigente de cualquiera que se acerque al lugar.