CENTRO COMERCIAL PONTEVELLA

LIMPIEZA Y TRATAMIENTO DE LAS CUBIERTAS.

 

El centro comercial Pontevella, situado estratégicamente, colindante con una de las principales entradas  a la ciudad de Ourense (Rua Riveira Sacra),  se hace ser visto tanto a la entrada como a la salida, se accede a él desde la propia vía principal. En un trayecto obligatoriamente lento de unos 300 m. En ambos sentidos,  se puede contemplar la fascinante edificación adornada por sus cubiertas  inclinadas de cobre. Se mire desde donde se mire invita a la contemplación no solo por el espectacular colorido de sus cubiertas si no también por su espectacular edificación, La cubiertas  emiten la sensación de cuadros abstractos de colores mágicamente cambiantes, no arriesgamos diciendo que es imposible encontrar la misma imagen de un día a otro, de la mañana al atardecer. Da la sensación de estar viendo una naturaleza diariamente distinta., Se puede recomendar sin miedo a equivocación que  viendo las cubiertas a primera hora del día no va a coincidir con lo que podemos disfrutar ni a medio día ni al atardecer, pues siempre la vista va a encontrar algo diferente en sus cubiertas de cobre que atraen de forma diferente en las diversas horas del día, pues como por arte de magia,ofrecen diferentes coloridos . Sin duda, este edificio ofrece  un destacado atractivo  de los muchos con los que cuenta  la Histórica Ciudad.

En su afán de cumplir con las exigencias de imagen externa que requiere un centro comercial de las características de Pontevella, su Gerente, Comuneros y Jefe de mantenimiento, así como asesores técnicos , han confiado a Cumalsa, S.l,  la limpieza y tratamiento de las cubiertas de cobre.

Asumido el arriesgado encargo, hemos analizado hasta lo ínfimo todos los detalles. No se trataba únicamente de limpiar la cubierta, amén de ello propusimos su tratamiento para que el metal de cobre ofrezca su singular  belleza, que se pueda identificar fácilmente y que llene la vista de quien lo contemple. No fue fácil. Se han ido haciendo pruebas durante todo un año para determinar los productos a emplear, productos químicos lógicamente, siempre dentro de la más estricta seguridad para las personas y medio ambiente. Toda una compleja amalgama de potingues con los que impregnamos la chapa a fin de conseguir  provocar reacciones en la misma muy semejantes a las propias que se van originando con el paso del tiempo, asegurándonos de su bajísima, por no decir nula agresividad para el metal. Se consiguió así una atractiva e inigualable desarmonización de colores  verdes, de intensos a medios terminando de nulos a ocres, todo cambiante durante el día y que a modo de mesa de mezclas termina regulando  la propia meteorología. Al final, un verdadero espectáculo con el que nos pueden deleitar metales como el cobre . metal tan asociado a la riqueza desde siglos. Ofrece así Pontevella una imagen  y única al estilo de las más modernas edificaciones.

Manuel Álvarez