PANELES SOLARES SOBRE CUBIERTAS METÁLICAS

PANELES SOLARES SOBRE CUBIERTAS DE COBRE O ZINC

Thank you for reading this post, don't forget to subscribe!

Nuestra recomendación es que,   antes de disponerse a instalar paneles u otros elementos sobre la cubierta se haga un estudio y se diseñen debidamente  los soportes sobre los finalmente irán anclados , se evitarán así sorpresas y gastos  de lo que al final nadie se quiere hacer responsable.

Es cada vez más frecuente la instalación de paneles en las edificaciones. En la mayoría de los casos  se utilizan las cubiertas para su perpetuo descanso.  Sin duda que tales elementos van a significar un aprovechamiento real de energía limpia, es decir, van a ser rentables o no tanto si tenemos en cuenta las consecuencias indirectas que pueden acarrear. No  vamos a hablar de si son eficaces o no, no va este artículo encaminado a eso. Nosotros nos dedicamos instalar cubiertas y también a estudiar el comportamiento de las mismas. Con demasiada frecuencia, auditamos cubiertas para analizar sus patologías, que las conducen a la ruina total, patologías que vienen dadas desde los más inverosímiles orígenes que hasta se puede entender que se escapen al entendimiento o saber de la mayoría de los profesionales, que por cierto, poco se preocupan por documentarse  y ponerse al día.
Este artículo viene al caso de la instalación de paneles sobre cubiertas y las consecuencias destructivas que suelen acarrear. Como siempre, no hablamos  , desde la imaginación o desde vagos pareceres, no, hablamos desde la más pura realidad con absoluta veracidad en base a lo que vemos.
A menudo, cuando nos disponemos a instalar una cubierta de zinc o cobre, se nos habla de que se instalarán unos paneles sobre la misma. Nosotros siempre preguntamos ¿Y cómo se van a instalar? Siempre la misma respuesta  –Los que traen los paneles ya tiene la solución ¿y cual es la solución?  – pues nada, hacen unas perforaciones en la chapa, meten unos tornillos y a ellos fijan la estructura de los paneles. ¿ Y los agujeros? – los agujeros los sellan y ya está. Ahí se queda por una temporada hasta las lamentaciones cuando  aparece la gotera a consecuencia del agujero, pero tampoco pasa nada, un poco de masilla u otros ungüentos, apósitos o lo que sea, que durarán otra temporadita y así hasta que ya no hay remedio. Lo más llamativo ,que no deja de ser índignante,  es que viene el instalador de los paneles y lo cuenta con toda la naturalidad, agujero, taladro, masilla y listo.  hay quienes, para evitar el agujero, atornillan directamente sobre la chapa, otros apoyan sin más el soporte de hierro contra la chapa de zinc o cobre. El caso es que los paneles queden puestos. Aún falta el primero que nos haya dicho de estudiar un soporte adecuado o se haya estrujado un poco la cabeza para buscar una solución idónea, eso si, cuando presentamos alguna solución, siempre es bienvenida.  Cualesquiera de los sistemas antes mencionados  suponen un auténtico fracaso , pues si los agujeros van a permitir la entrada de agua, el apoyar o triafondear sobre la chapa obstaculiza las dilataciones amén de ponerse el contacto del hierro con la chapa sabiendo lo que eso conlleva, que por cierto, al tirafondear también se hacen agujeros. 
Hay otros sistemas más sofisticados y también más y más aberrantes si cabe. Se han desarrollado, ya  hace unos cuantos años, unos sistemas de anclaje que van directamente a las juntas de la chapa presionando sobre ellas y eso es lo que sirve de soporte y así se pueden poner cientos de elementos sobre una cubierta, con estos sistemas, recomendados y creo que hasta los vendían antaño   los mismos que dicen que hay que tener muy en cuenta las dilataciones de la chapa a la hora de instalarla. Por un lado recomiendan grapas móviles para favorecer los movimientos y por otro recomiendan presillas para anclar los paneles, lo importante era vender. Para entendernos, las presillas van situadas en el mismo realce de las chapas en las que se encuentran las grapas móviles (tales presillas se sujetan mediante tornillos ejerciendo presión).   Ni que decir tiene que estos sistemas suponen una barrera a las dilataciones que además suelen ser de hierro comunicando así toda la estructura soporte haciendo par con el zinc o cobre.
Este tipo de soportes, puestos con el único criterio de soportar los paneles, es decir, sin la más mínima planificación, están llevando cubiertas a la ruina incluso dañando estructuras sin ninguna posibilidad de reparación.
las imágenes siguientes avalan la realidad de lo que hemos relatado. se trata de una cubierta de zinc de superficie considerable que está totalmente inservible a consecuencia de una pésima instalación de los paneles.

     

La Siguiente pregunta es ¿ Se pueden poner paneles sobre la cubierta sin riesgo de que terminen perjudicando? Pues claro que si, solo hay que hacer un diseño de apoyo con garantías que permita la instalación y retirada de los paneles en cualquier momento, que permita el mantenimiento de la cubierta llegado el caso y que no afecte en absoluto a la funcionalidad del zinc o cobre o cualquier otro elemento de que cubierta que se trate.
Las imágenes anteriores muestran una cubierta de considerable superficie y muy pos años de vida ( se sitúa entre los 15)
las imágenes siguientes muestra una cubierta de más de 25 años también con paneles y sin problemas hasta la fecha. Curiosamente las dos cubiertas cobijan espacios similares ( piscinas climatizadas )

En este segundo caso, se diseño un sistema de anclaje a propósito que está dando el resultado esperado.
 

Manuel Álvarez