CORROSIONES EN LA PLANCHA DE PLOMO

PODRÍA SER ETERNO Y ASI LO DEMUESTRAN MUCHOS OBJETOS ENCONTRADOS.

 

No es la plancha de plomo un producto que en la actualidad se emplee ampliamente en cubiertas,  los metales más empleados son la chapa de zinc o plancha de cobre.

En la actualidad, el empleo del plomo, va más destinado a la rehabilitación de cubriciones realizadas de muy antiguo u otras cubriciones de edificios que por su singularidad lo requieren, bien para las propias cubiertas o para la protección de ornamentos cornisas u otros muy escogidos.

Siempre hemos entendido el plomo , por sus características, como  uno de los más duraderos, ello a juzgar por la longevidad que presentan la mayoría de las cubiertas realizadas con este metal.

Nuestra larga trayectoria, el movernos por infinidad de lugares  nos da  esa gratitud de poder ver de primera mano comportamientos en los metales de cubrición que en la lejanía nos podian parecer hasta imposibles. Mantenemos de siempre que   el mejor laboratorio de ensayos es el tiempo. Solo hace falta el paso del tiempo, inquietudes y buenos conocimientos para llegar en muchos casos a conclusiones firmes.  Poco o nada habíamos deparado en la investigación del plomo mas allá de conocer lo básico con datos muy vagos . A la vista de algunos resultados nos hemos dado cuenta de nuestro exagerado ayuno en el conocimiento y comportamiento del plomo en cubriciones.  en el catastrófico resultado que puede llegar a dar.    Lo he dicho antes, lo vemos como uno de los mejores. Vamos llegando a importantes conclusiones, en la mayoría de los casos, ocurre también en otro tipo de cubiertas, concluimos en que la causa principal que lleva a la ruina a los materiales es el desconocimiento absoluto a la hora de instalarlos.

 Nunca nos  hemos  atrevido a hablar del posible comportamiento negativo del plomo, pues los datos  que hemos  ido teniendo hasta la fecha han sido muy escasos y siempre que hicimos alguna intervención en este tipo de cubriciones, la impresión ha sido buena y no nos provoco a profundizar en el estudio.

Recientemente hemos realizado una intervención en cubierta de plomo que nos alarmó, pues la corrosión, lo que nunca imaginamos, fue  de tal gravedad que termino arruinando completamente la cubierta y afectando sustancialmente al soporte. Imaginémonos una cubrición con un soporte hecho a conciencia, podíamos decir que hasta exagerado, realizado con los mejores materiales, materiales que conocemos y los entendemos de alta calidad. Podríamos decir que el soporte sin más podría resolver la impermeabilización por muchos años, lo paradójico es que se instaló plancha de plomo para asegurar fielmente la cobertura. Tratándose de un espacio noble, que mejor que el plomo para cubrirlo de perpetuo . Lamentablemente el plomo, en pocos años se destruyo y de no haber acudido a tiempo hubiese terminado de destruir el magnífico soporte y hasta los elementos estructurales, a los que afecto gravemente. En este caso, el material que se consideraba tenía que llegar a viejo no paso ni la adolescencia.  Nació gravemente enfermo, pero eso nadie lo sabía. Apelamos mucho en nuestros articulos al término desconocimiento.     llamamos desconocimiento, a desarrollar sistemas constructivos sin tener contrastado su comportamiento. Hacer las cosas con la ceguera de que como los materiales son buenos sirven para todo no siempre da buen resultado.  

soporte descompuesto

El fenómeno no puedo ser  más interesante. Ello nos ha incitado a hacer una investigación a fondo de los elementos causantes. Hemos realizado un minucioso trabajo de investigación basandonos  en el comportamiento físico-químico del plomo en combinación con cada uno de los elementos que conformaban el soporte. A resultas de una combinación de elementos empleados de la máxima calidad de lo que a priori se podía entender com una cubrición eterna, con garántias absolutas de impermeabilidad, Nunca nos lo hubiesemos imaginado, lo  que puede ocurrir cuando se combinan algunos elementos metálicos y no metálicos, o se hace una instalación basándose en que al ser el material tan bueno, hágase como se haga va a rendir. El resultado es puramente imprevisible , ni  llegamos a pensar, ni acertamos a entender   como ciertos   fenómenos tan simples puede acabar destruyendo un metal del que se han encontrado restos de miles de años enterrados y en perfecto estado. Podemos poner el simple  el ejemplo visible de  los estanques de las fuentes en el Real sitio de la Granja o su empleo en el palacio de Carlos V en Granada  . La realidad, como siempre, nos termino mostrando la parte más negativa de algo que tenemos por muy bueno.pero no por él, no, provocado por los adyacentes.  Todas nuestras conclusiones nos hacen inclinar hacia lo mismo , no es el culpable de la ruina el material finalmente empleado, que va, es el desconocimiento a la hora de instalarlo.

El trabajo de estudio que hemos realizado se basa, como todos los que presentamos, en un minucioso estudio que concluye en deshilar los motivos reales por los que el plomo llega a corroerse hasta tales extremos que lo dejan totalmente inservible.

 Nota: Para la recopilación delos  datos que nos han llevado a esta publicación  se han tenido en cuenta varios trabajos en obras perfectamente identificadas.

Por la importancia que creemos que tienen nuestro trabajo de investigación realizado en este caso, tenemos un amplio reportaje a disposición de los interesados en nuestro departamento técnico.

CUMALSA, S.L.