Cubiertas de zinc

 

En España, no es reciente el empleo de zinc en cubiertas, data de muchos años atrás, podemos ver edificios con partes cubiertas de zinc, mayormente en ciudades portuarias. Destaca también el zinc en ornamentos de edificios históricos o relevantes.


 El zinc, es metal de aspecto único y singular. Es generoso, se deja adaptar a cualquier superficie. Los facultativos que apuesten por el zinc para sus proyectos puede dar rienda suelta a su imaginación, el material no pone ningún impedimento a la hora de dejarse adaptar a cualquier superficie que un proyectista se pueda imaginar. Cuando hablamos de zinc para cubiertas , nos referimos a una chapa totalmente lisa de un grosor y longitud determinada, que hay que darle forma para que resulte funcional y a la vez atractiva. Generalmente, cuando el proyectista piensa en cubrir sus obras con zinc, no solo lo hace por la durabilidad que ya conoce del material , busca también darle resultado singular y único a su obra.

El zinc, como material, sin más, no serviría para su empleo en una cubierta, va a sufrir una serie de transformaciones una vez instalado que contribuirán necesariamente para su durabilidad. Tengamos en cuenta que en mayoría se emplea chapa de 0,65 mm. Si no se produjesen esas transformaciones químicas, en breve tiempo terminaría siendo inservible. Por tanto, el material a priori reúne todos los requisitos para su empleo.

Imprescindible la mano del hombre para su instalación, que requiere de un conocimiento amplio del material, buen oficio y destreza para que una cubierta termine dando el resultado esperado.

Asistimos cada vez con más frecuencia a la valoración de cubiertas con resultados lamentables, en mayoría ruinosas a causa del comportamiento del metal tales como rotura por fatiga y putrefacción del zinc. En primer caso los obstáculos para que el zinc se mueva en las dilataciones es la causa. El segundo es más complicado de descomponer. ( en nuestro apartado técnico puede encontrar datos sobre estos comportamientos)cubierta de zinc

El zinc, necesita de materiales adyacentes para su instalación y no todos ellos son compatibles. Muchas veces se acude a complementos que por desconocimiento van a traer fatales consecuencias. Bien nos han  mentalizado de que el zinc necesita de una cámara de ventilación interior pero con ello no tenemos todo conseguido, es más, esta demostrado que no es imprescindible tal cámara de ventilación.  
Cada cubierta necesita de un estudio previo y se han de tener en cuenta factores prioritarios como son zona de ubicación del edificio, (por la ulterior exposición a agentes externos contaminantes) Materiales adyacentes que se han de utilizar como soporte, complejidad de la cubierta, (de ello dependerán los diferentes remates que habrá que estudiar minuciosamente) , longitud y pendientes de los faldones (análisis exhaustivo de la longitud de las chapas y forma de resolver los encuentros trasversales. Teniendo todo esto en cuenta podemos relajarnos en la confianza absoluta.

Conviene tener en cuenta, que cuando el zinc es atacado por alguna contaminación interior o exterior o sufre roturas por fatiga, las perforaciones o roturas son prácticamente invisibles pero sin duda están transmitiendo humedad, por ello en el momento que se haga visibles cualquier humedad debe de revisarse minuciosamente la cubierta para ponerle remedio inmediato procurando actuar como si se empezase de nuevo y no acudiendo a complementos tales como siliconas, masillas u otros que al momento de hacer la instalación no se entendieron como funcionales ya que, si no servían antes, mal pueden resultar después. Es muy recomendable exigir a quien proceda a efectuar una reparación que informe debidamente de la causa, como se soluciona y que garantías ofrece.

Analizamos detalladamente cualquier anomalía que nos encontramos buscando la causa origen basándonos en el comportamiento físico y químico del material. Desgranar científicamente punto a punto el comportamiento de la chapa de zinc significaría el empleo de mucha literatura. Por eso preferimos dar datos en medida que al lector le puedan interesar. Sí quiere ampliar la información, solo tiene que ponerse en contacto con nosotros planteándonos su necesidad, o entrar en nuestro apartado técnico.

Cumalsa, s.l.