EMPLEO DE LA CHAPA DE ZINC EN CUBIERTAS

 

Posiblemente dentro del grupo de las cubiertas metálicas, sin referirnos a las industriales, la más empleada sea la cubierta de chapa de zinc, algunos estadistas  lo han atribuido a su economía, atendiendo a la actualidad y en nuestra geografía, nos atrevemos a pensar en otra realidad muy diferente a la económica.

El investigador W.H. Seamon. Escueto en explicaciones, habló del zinc como material que se protege a sí mismo por la capa que en él se forma por la acción del aire, añadiendo que las cantidades de azufre, carbono, arsénico , antimonio, cadmio estaño y cobre que ordinariamente contiene el zinc, no le perjudican en su empleo. Pero es contundente al afirmar, también sin entrar en detalle, que la chapa no debe sujetarse con clavos de hierro a la madera ya que resulta pronto corroída por los ácidos de esta última, interviniendo en la acción la corriente eléctrica.  Entendemos con esto que se está refiriendo a maderas de PH ácido. Los ácidos orgánicos de la madera pueden ejercer sobre el zinc una acción destructora. Nosotros no  somos ajenos a este importante dato (que revelamos en nuestro apartado técnico),por eso insistimos en que las maderas han de ser de PH, entre 5 y siete y a la vez ir al menos 5 mm. separadas en su instalación, de esta forma se favorece la perfecta circulación de aire.dscn3896

Otras conclusiones sacamos de que el zinc no puede estar en contacto con el hierro ni con mamposterías frescas, debiendo aislarse convenientemente a base de capas aunque sea de papel. Así lo hemos podido comprobar en algunas instalaciones incluso sobre capas de yeso.

Ha de tenerse muy en cuenta la gran dilatación que el calor produce sobre el zinc, aproximadamente 1/330. Pudiendo atender a la siguiente escala:

A 19°- 70°-150°-250°, la dilatación por 100, en el mismo orden sería de 1,65-300-500-3.

Por calefacción, el zinc es el material más dilatable, algo más que el plomo y dos veces más que el hierro forjado. El coeficiente de dilatación lineal por el calor es de 0,00002905 y el cúbico entre 0 y 100° de 0,000089 para 1°.

Habida cuenta de estos detalles, ha de tenerse especial cuidado y destreza a la hora de proceder a la instalación de una cubierta de zinc.

Para la elección de la chapa, antaño se atendía a los números 10,11,12,13,14,15,16. Siendo los grosores por el mismo orden 0,5- 0,58- 0,66- 0,74- 0,82- 0,95 y 1,08, sus pesos por Kg de 3,5- 4,06- 5.62,- 5,18- 5,71- 6,65 y 7,56. En la actualidad se atiende más a los grosores 0,65- 0,7-0,8 y 1 mm. siendo el más empleado el de 0,65 y el más recomendable 0,7.

Entre los numerosos métodos de colocación, el más empleado es el de junta alzada, si bien se podría recomendar como más funcional el de junta de listón, aunque no entendemos bien lo poco extendida que está esta idea. En cualquier caso consideramos providencial en atender debidamente al soporte asegurándose de que este es compatible con la chapa de zinc, de lo contrario la corrosión, se asume el importante riesgo de que la chapa termine siendo inservible.

(MÁS DETALLES SOBRE LOS COMPORTAMIENTOS DE LA CHAPA SE PUEDEN VER EN NUESTRO APARTADO TÉCNICO)

Nota: todos los artículos y publicaciones que se hacen en la Página Web de Cumalsa, S.l. proceden de sus propias investigaciones tanto de campo como de informaciones recopiladas de diferentes textos asociados con la materia. Por lo que están amparadas por derechos de autor.  Se prohíbe  el copiado o la difusión por otro cualquier medio sin permiso expreso del autor.

M. Álvarez