En cumalsa, s.l. Uno de nuestros mayores logros ha sido el conseguir proveernos de buena suma de documentación, ella nos permite dar información veraz sobre los métodos más precisos para realizar una cubierta con garantías.
Cumalsa, S.l. lleva 11 años en el mercado, el principal técnico y fundador de la empresa (el que redacta) lleva 40 años dedicándose casi en exclusiva al fascinante mundo de las cubiertas. En toda esta trayectoria, empezando por que en nuestro país las cubiertas de zinc o cobre eran casi desconocidas, no tanto las de plomo; se empezó a comercializar el zinc para cubiertas de una forma agresiva, no lo mismo el cobre. La demanda crecía como la espuma, el negocio prometía prosperidad, cualquiera estaba capacitado para instalar una cubierta (me viene a la memoria la célebre frase del directivo de una asociación “con una tijera y un martillo cualquiera puede ser colocador de pizarra”). El paréntesis es a propósito, pues partimos del mundo de la pizarra y de la instalación del “oro negro”. Ser instalador de zinc era tan fácil como comprar el metal, una máquina o se alquilaba y una serie de complementos que el mismo vendedor de la chapa proporcionaba y a qué precio. Bueno, igual hasta impartían un cursillo de un par de días que más que nada servía para promocionar las herramientas. Se antoja que nadie podía ni tan siquiera intuir el ruinoso resultado final que en muchos casos las cubiertas están dando.
Hay que significar algo que no deja de resultar curioso. Toda la documentación que se puede encontrar sobre el zinc, el cobre o el plomo para su empleo en cubiertas, se reduce a infinidad de detalles técnicos, adornados con inconcusas parafernalias, al consejo de complementos o adyacentes; es decir, orientados a disuadir a priori o a llenar los ojos de que haciendo la cubierta con estos metales nos podemos sentir como de la realeza. Puntualizo, que no ha sido tanto la agresividad en la promoción del cobre como en el zinc, la del zinc ha sido desmesurada, por otra parte muy lícito en cualquier negocio.
El inexorable paso del tiempo termina poniendo a prueba cualesquiera de los elementos que se exponen a él.
A la vista de que no existe, o al menos nosotros no la conocemos, información nítida sobre el comportamiento en cubiertas de los metales que venimos hablando, uno sintió la curiosidad y ya hace mucho tiempo decidí destinar un tiempo al puro y duro estudio del los metales y su comportamiento. Las oportunidades de estudio surgen a diario, pues vamos viendo muchas precariedades, también trabajos exitosos, tanto unos como otros son objeto de minucioso estudio. Desafortunadamente, ya lo he dicho, no encontramos documentación relativa al comportamiento de metales en cubiertas, hay algunos referentes muy antiguos de los que podemos sacar débiles conclusiones que solo nos sirven para animarnos al estudio.
A la vista de la casi nula información que existe hemos decidido indagar por nuestra cuenta, aprovechamos todo lo que día a día , año tras año vamos recopilando, contamos con diferentes probetas que analizamos periódicamente, recurrimos a textos que nos puedan aportar algo, a personas entendidas en la física o en la química y así vamos llegando a conclusiones inéditas. LO QUE NOS PERMITE OFRECER EN CUMALSA, S.L. UN ASESORAMIENTO TÉCNICO VERAZ.
M. Alvarez